29. Julio 2017 - 13:01 | solomoto.es | Pruebas
Laia Sanz / PSCom

Mi agenda está muy apretada, pero busqué un hueco para poder disfrutar pilotando, que es lo que más me gusta. Además, con una moto a la que no me había subido antes. Bien, de hecho, había probado la anterior, la 1190, pero muy de carretera, sin pisar ni un palmo de tierra… En esta ocasión quise comprobar cómo la nueva 1290 Super Adventure R se movía en un terreno por el que normalmente entreno con la KTM de Rally.

Evidentemente, no puedo meterme a comparar una y otra, porque son muy diferentes, empezando por el motor, pero sí que se parecen en el concepto de moto: Aventura. Y puedo confirmar que esta moto es la que me llevaré en mis vacaciones para disfrutar del mundo… En esta primera vez que me montaba, tuve que tomarme un tiempo para repasar los diferentes modos de conducción, ya que es importante poder conducir con los settings correctos para cada terreno. Antes de arrancar la moto me sorprendió la electrónica que incorpora esta moto, ya que tiene múltiples mapas para adaptar la respuesta de la moto (motor, control de tracción…) en diferentes condiciones… En la revirada carretera del Montseny es una gozada pilotarla. Con el modo Sport es espectacular cómo va… el comportamiento en asfalto es de fábula y no solo por la potencia que tiene, sino también por la estabilidad en la conducción; es muy noble en los cambios en zigzag y entra muy bien en las curvas. Y lo más importante: no he tenido ninguna sensación de que la moto se quedara corta. ¡Cómo va!...

Pero no quería quedarme con las ganas de ver cómo va la 1290 R en un tipo de terreno en el que creo que se pensó cuando los ingenieros desarrollaron esta moto. No hay ninguna duda de que la 1290 Super Adventure R se refleja en la moto aventurera por excelencia: la moto de rally. Y una vez metida donde más me gusta, he podido comprobar que la polivalencia es total: atravesando ríos y pisando fuerte por pistas de tierra, la moto se confirma como la moto ideal, y eso a pesar de no montar los neumáticos específicos para off-road… Aun así, me lo he pasado fantástico y he podido comprobar que, por lo grande que es la moto, es muy manejable y se mueve bien en todo terreno. La he metido por agua, tierra, piedras…y casi parecía tan fácil de llevar como la KTM 450 Rally del Dakar.

El programa off-road es perfecto para ajustar la respuesta de las suspensiones y, metiéndola por pistas bacheadas, no tienes ninguna sensación de sufrir ni de que vas a perder la moto en cualquier momento. Me ha gustado mucho, tanto por la estética que tiene, que es espectacular, como por el rendimiento que da en todo tipo de terreno. Evidentemente, no es como mi 450 Rally, pero tampoco está tan lejos en la evolución

Páginas

Más información

KTM 1290 Super Adventure R: sensaciones fuertes

13.05.2017 | Pruebas
Una maxitrail de 160 CV y sorprendentes prestaciones que sirve para viajar cómodamente, disfrutar entre curvas o adentrarse en el desierto, tiene que ser una KTM.
 

KTM 1290 Super Adventure S: Maxitrail Digital

26.03.2017 | Pruebas
Sí, todas las motos actuales están cargadas de electrónica. Pero como sucede en MotoGP, quien emplea la más depurada y sofisticada es quien produce la mejor máquina. Tras subirnos por vez primera a esta 1290, queda claro que la pauta de la sofisticación electrónica ahora la marca KTM...
 

Comentarios de Facebook