7. Abril 2017 - 22:30 | Judit Florensa | Pruebas

La intensa jornada empezó pronto por la mañana con la 125 Duke, con la que nos adentramos por las repletas calles de Turín, donde la probamos en el que es su hábitat natural. A pesar de la lluvia, pudimos comprobar las prestaciones de esta monocilíndrica de 4T de 15 CV, que se puede conducir con el permiso A1. La naked más pequeña de la marca austriaca ha nacido para este entorno, y prueba de ello son sus características y prestaciones, como el hecho de pesar poco, tener una altura de asiento reducida y ser manejable. Todo ello ayuda al público objetivo que pretende satisfacer. Con este modelo, KTM dispara al mercado más joven, al que se inicia y quiere su primera moto, y también para nosotras. Tocas perfectamente con los pies al suelo, maniobras sin problema, tiene un tacto fino…

Con la 390 se abre un interesante abanico de posibilidades. También la pudimos probar en tramos de ciudad, donde se adapta bien por su ADN compacto y ligero, pero el plato fuerte vino después, cuando nos metimos en carreteras larguísimas de curvas en las que disfrutamos de los brutales paisajes de los Alpes a lomos de esta naked para el A2. Esta 390 ofrece un plus de potencia y prestaciones respecto a la del octavo de litro, y como está dotada del sistema ride by wire, ofrece una gran suavidad y precisión en la respuesta. Además, dispone de un embrague antirrebote que tan útil es cuando vas a ritmo considerable y hacer reducciones en consonancia.

Ambas conservan el aspecto que caracteriza la saga. Su parecido con la 1290 Super Duke R en la que se inspiran es más que evidente. Es como la modelo Cindy Crawford y su hija, que ha heredado toda su esencia pero en versión junior. Líneas deportivas y estilizadas, súper agresivas, puntiagudas… un estilo racing de lo más llamativo que hará que los transeúntes giren el cuello. Fisonomía parecida con toda la esencia de las mayores.

Y, cómo no, estas monocilíndricas cumplen con la normativa Euro4 sobre emisiones y sonido. También comparten instrumentación digital TFT a la última, ABS de serie (y desconectable), dotadas del característico chasis multitubular en acero entre otras muchas cuestiones. Puedes adquirir la urbanita 125 por un precio de 4.499 € y la polivalente 390 por 5.399 €. Ya sabes, si quieres conocer en profundidad los cambios y novedades que traen las recién presentadas, no te pierdas las respectivas pruebas para Solo Moto Sport & Young y Solo Moto 30.

Comentarios de Facebook