8. Enero 2017 - 17:05 | Alex Medina | Pruebas
Fotos: Kawasaki

Con respecto a la versión base, el feeling de esta RR cambia por varios motivos. En primer lugar, la posición de conducción en el asiento racing y, por otra parte, al montar llantas Marchesini forjadas.

Pero lo que probablemente se acusa más y hace de esta RR una moto con sensaciones de moto de carreras, son los neumáticos Pirelli Supercorsa SC 1 y los reglajes de suspensión estándar más radicales, además de que el ángulo de la pipa de dirección es más cerrado.

Me sorprendió al inicio de la sesión que el tacto del freno delantero era algo esponjoso, pero antes de acabar mi primera vuelta desde que salí del box, ya me pareció correcto.

En este tipo de pruebas siempre hay una presión extra debido a su exclusividad, apenas una docena de periodistas de todo el mundo y, una vez más, el único representante de nuestro país.

La verdad es que una vez superado el miedo escénico, me encontré cómodo en la ZX-10RR. La posición de conducción es muy natural y en este sentido el propio Jonathan Rea me explicó que en la moto de serie se ha buscado una posición de conducción prácticamente idéntica a la suya y únicamente se ha tratado de conseguirla más universal para que pilotos de diferentes medidas se puedan sentir cómodos.

A mí, únicamente, me costó adaptarme un poco al cambio con quickshifter, que en esta moto funciona tanto subiendo como sacando marchas. No es recomendable usarlo por debajo de las 2.500 rpm y es muy sensible. Hay que poner atención en hacer los cambios al régimen apropiado y abrir el puño con decisión, sin duda, pues si no, la marcha no engrana con precisión.

La verdad es que la respuesta del motor es supercontundente, con unos medios extraordinarios. Sube de vueltas a la velocidad de la luz, respira a pleno pulmón y me dio la sensación de estar conduciendo una moto de circuito extremadamente ágil en cuanto a parte ciclo, con un tren delantero que transmite mucha confianza.

Los cambios de dirección se hacen con asombrosa facilidad y otro aspecto que me sorprendió es cómo en Kawasaki han sido capaces de hacer una moto muy manejable y que a su vez es extremadamente neutra y rígida en las curvas rápidas.

Empalmando marchas en el largo curvón de izquierdas de la parte alta de Motorland, esta Superbike para pilotos privados me pareció una delicia. Lógicamente siempre tuve la sensación de que me quedaba lejos, muy lejos, de sus posibilidades, pero me pareció un conjunto sumamente homogéneo, capaz de transmitir una gran confianza.

Me dio mucha rabia no poder disfrutar de todo su potencial por mi falta de adaptación al circuito, aunque por otra parte me sorprendió una doble personalidad. Potencia y tacto de motos de carreras en buena armonía, con una sobresaliente facilidad, rapidez a la hora de entrar en las curvas y su generosidad, incluso cometiendo errores de conducción.

El puño de gas tiene una milimétrica y precisa respuesta y fue realmente divertido tratar de gestionar sus 200 CV. La electrónica es en esta versión menos intrusiva que en la estándar y el antiwheelie no evita que la rueda delantera pierda el contacto con el suelo.

En definitiva, Kawasaki ha sido capaz de reaccionar muy rápidamente con la puesta en escena de esta versión RR, lo que les va a permitir poder tener una moto mejorada con respecto a la versión
 

Páginas

Más información

Probamos la Kawasaki ZX-10R de Rea, la moto ganadora del WorldSBK

25.12.2016 | Pruebas
En Kawasaki han estrenado la nueva versión de su Ninja de la mejor forma posible, es decir, ganando el Mundial de Superbike con Jonathan Rea; Sykes, subcampeón, y logrando el Mundial de constructores.
 

Kawasaki Z1000SX: Fiel a sus principios

04.12.2016 | Pruebas
La nueva Z1000SX 2017 mantiene su filosofía sport-turismo, aunque, eso sí, con importantes novedades en la electrónica y seguridad, y con profundas mejoras estéticas y ergonómicas, que la mantienen como una de las opciones más interesantes del segmento.
 

Comentarios de Facebook