8. Enero 2017 - 17:05 | Alex Medina | Pruebas
Fotos: Kawasaki

Las motos verdes han logrado el Mundial de pilotos en el pasado 2013, con Tom Sykes, y también lo han logrado en estos dos últimos años con Jonathan Rea. No cabe duda de que la ZX-10R es una gran moto, pero, como todo, debe evolucionar.

Por ello, y por el interés de Kawasaki por el Mundial de Superbike y su adaptación a la nueva reglamentación, han dado como resultado esta sorprendente versión ZX-10RR. Recordemos que las limitaciones en cuanto al reglamento son ahora más estrictas que hace dos años, por lo que las motos deben ser más de serie que nunca. Hace un par de temporadas eran prototipos derivados de motos de serie. Ahora, no.

A Ducati no parece importarle que su moto de serie, sobre la que se basa la superbike, sea más costosa que las japonesas, ya que ello les permite tener una moto al más alto nivel. Eso no significa que las ZX-10R de Kawasaki no sean competitivas, pero su target es poder vender sus motos a un precio más razonable que el de las italianas.

La entrada en escena de esta nueva ZX-10RR –de la que únicamente se fabricarán 500 unidades a un precio aún no definido– ha permitido a los ingenieros de Kawasaki mejorar algunos aspectos de la versión base y, por tanto, estas mejoras se pueden incorporar en la moto del Mundial.

De este modo, con la ZX-10RR se homologa una especialísima moto para el Mundial de SBK, con más prestaciones que la de serie, más cara y más radical, más enfocada a circuito y… ¡a ganar carreras!

Una maniobra no solo inteligente sino que demuestra el interés de Kawasaki por el Mundial de motos derivadas de serie. Nunca hasta ahora habían sido capaces de reaccionar con tanta rapidez, pues en menos de un año han sacado un nuevo modelo, lo que sin ninguna duda me parece un importante cambio de mentalidad.

Si volvemos la vista atrás, a principios de los años noventa, Kawasaki presentó su ZX-R 750 en el circuito de Sha Alam, donde antes se disputaba el Mundial de Superbike. En aquella ocasión se presentaron dos versiones. Una limitada a 100 CV de potencia y otra denominada RR, como esta versión 2017. Con sus 120 CV marcaba la diferencia con respecto a la versión base.

Y no deja de ser curioso que 25 años más tarde, aunque sea por motivos y reglamentaciones diferentes, los de Kawasaki también se hayan visto obligados a fabricar dos versiones diferentes para tratar de seguir siendo más competitivos que sus rivales…

Evolución y reacción
 

Cuando llegó Jonathan Rea a Kawasaki se encontró con una moto que nació en 2011 y que se desarrolló y evolucionó hasta 2014, primero con Lascorz y luego (2012, 2013 y 2014) con Loris Baz y Sykes.

El año pasado, Rea tuvo una moto definida que funcionaba. Y eso facilitó su primer título, además de que llegó a Kawasaki con ganas de comerse el mundo y demostrar que con una moto competitiva, como así fue, era capaz de ser campeón. Pero este año la situación ha sido otra, porque la moto de serie se renovó por completo y, por tanto, la de Superbike, también.

En este campeonato, cuando empiezas la temporada con una moto nueva, como es el caso de la nueva versión de calle de la ZX-10R, pueden surgir dificultades, pues hay que entenderla y evolucionarla. No podemos olvidar que esto no es una MotoGP, en la que se puedan hacer grandes cambios, sino que en Superbike hay una limitación por reglamento.

Páginas

Más información

Probamos la Kawasaki ZX-10R de Rea, la moto ganadora del WorldSBK

25.12.2016 | Pruebas
En Kawasaki han estrenado la nueva versión de su Ninja de la mejor forma posible, es decir, ganando el Mundial de Superbike con Jonathan Rea; Sykes, subcampeón, y logrando el Mundial de constructores.
 

Kawasaki Z1000SX: Fiel a sus principios

04.12.2016 | Pruebas
La nueva Z1000SX 2017 mantiene su filosofía sport-turismo, aunque, eso sí, con importantes novedades en la electrónica y seguridad, y con profundas mejoras estéticas y ergonómicas, que la mantienen como una de las opciones más interesantes del segmento.
 

Comentarios de Facebook