11. Septiembre 2017 - 17:34 | Sergi Mejías | Pruebas

Más rápida de lo que parece

La X-ADV es una creación que entra por los ojos. Si te gusta, solo tendrás que probarla para acabarte de convencer. Claro que tiene un asiento algo alto y pesa 238 kilos en orden de marcha, pero una vez te pones en movimiento, te olvidas. Lo primero que vas a notar es que es cómoda de narices, y además puedes optar por circular con las piernas semiestiradas (scooter) o recogidas (moto).

Si quieres más protección, solo tendrás que subir la cúpula, aunque puede resultar algo estrecha y, dependiendo de tu altura, notarás el aire en los hombros. El manillar transmite una gran sensación de seguridad y la respuesta del motor te lo pone fácil desde el principio, más todavía con la transmisión DCT. Sinceramente, no nos acordamos de cómo iba de fino el DCT del Integra, aunque tuvimos la suerte de contar con la presencia de un compañero que tiene una y nos dijo que la mejora era notable, ya no solo por la reprogramación de los modos, sino porque funciona más suave todavía.

Rodando por Cerdeña, la X-ADV nos dejó clara su facilidad de conducción gracias a un motor con una buena respuesta a bajo y medio régimen y una parte ciclo homogénea. Buena prueba fue que al entrar en las curvas no notas la clásica transferencia de pesos cuando sueltas los frenos y que puede generar una moto con unos recorridos largos de suspensión.

Durante un buen rato rodamos más allá de lo que presumiblemente hará su propietario, buscándole las cosquillas, como siempre, y nos sorprendió lo rápido que puedes ir sin darte cuenta. Además, el consumo medio no fue más allá de los 4,4 litros cada 100 kilómetros. Al contrario, te tiene que gustar el funcionamiento de este bicilíndrico, un motor que siempre ha sido algo “soso” porque corta cuando la mayoría empieza a empujar.

La posibilidad de dejar atrás el asfalto es otro de sus grandes atractivos. Para adoptar una posición de conducción al uso y rodar de pie, se ofrecen como opción los estribos de off-road firmados por Rizoma. El X-ADV se desenvuelve con soltura por pistas en buen estado y el DCT te lo pone más fácil. A la hora de frenar, echaremos en falta un depósito donde apoyar las piernas para evitar irnos hacia delante.

Rojo, plata, plata satinado y tricolor es la paleta cromática disponible de la Honda X-ADV que cuesta 11.500 euros. Sí, es más caro que el Integra, si lo quieres comparar así, pero llega mucho mejor equipado (horquilla invertida, doble disco delantero, pinzas radiales…) y es más exclusivo. La guantera, el control de tracción y el ABS desconectable podrían formar parte del equipamiento de la próxima generación si el cliente realmente lo demanda, porque ahora parece que no sepamos conducir sin control de tracción y que para dar un paseo por una pista tengamos que poder desconectar el ABS.

Páginas

Honda X-ADVHonda

Más información

Honda SH 125i: Evolución sin fin

27.08.2017 | Pruebas
Desde que apareciera en 2001, el SH 125 no ha parado de evolucionar, siempre, cumpliendo con los estándares más elevados del momento y, en la mayoría de las ocasiones, explorando nuevas soluciones y avanzándose a la competencia. El nuevo SH 125i vuelve para afianzar su posición de dominio, como siempre, basándose en tres pilares muy concretos: calidad, tecnología y buen funcionamiento.
 

El lado artístico de la Honda X-ADV

30.04.2017 | Noticias
Cinco artistas europeos se han inspirado en la nueva Honda X-ADV para retratar su filosofía en distintas obras.
 

Comparativa: Ducati Multistrada 950, Honda Africa Twin DCT, KTM 1090 Adventure, Suzuki V-Strom 1000 XT

08.09.2017 | Comparativas
A medio camino entre los pesos pesados de la categoría existe un reducido grupo de maxitrails de gran cilindrada que parecen haber dado con la clave del éxito. ¿El truco? Renunciar a la exclusividad y mantenerse un paso por detrás de sus caras y elitistas hermanas de cilindrada.
 

Comentarios de Facebook