5. Febrero 2017 - 17:05 | Alex Medina | Pruebas
Fotos: Santi Díaz

La Crosstourer siempre ha sido una moto un tanto especial. Con su estética de big trail, en realidad es una GT que tuve oportunidad de descubrir en su primera versión en 2012. Aquella presentación en tierras de Tarragona la recuerdo perfectamente, pues ya entonces tuve sensaciones contrastadas. Por una parte fue una moto que me encantó, entre otras cosas por su elevado nivel de tecnología gracias al DCT que, a lo largo de los últimos años, se ha ido perfeccionando.

Este sistema de doble embrague y el portentoso motor V4 del que me considero un verdadero fan contrastaba con algunos aspectos que no me acabaron de convencer. Básicamente en lo que se refiere al peso y al hecho de que se descuidaron ciertos aspectos como el confort en orden de marcha en lo que a la protección aerodinámica se refiere.

En cuanto a la parte ciclo me pareció excepcional a pesar de su altura, pero sí es cierto que no todo el mundo mide 1,79 m. Y que por tanto en este sentido ya manifesté que esta Crosstourer sería una moto con ciertas limitaciones, pues no es fácil mover casi 290 de kilogramos de peso a la hora de maniobrar.

Al margen de este aspecto, la novedad que supuso el DCT y el modo automático me dio la sensación de que abría un nuevo mundo dentro de las grandes trail, en un sistema que también ha podido disfrutar en la más exclusiva VFR 1200 F.

La puesta en escena del DCT levantó mucha expectación y el tiempo ha demostrado que la apuesta de Honda ha sido acertada, a pesar de que el motor V tenga un peso y volumen considerables.

El DCT ha sido y sigue siendo prioritario entre los usuarios de la Crosstourer y su mayor porcentaje de ventas se concentra en la versión DCT, lo que confirma que el nivel de equipamiento/ tecnología es uno de los elementos que puede inclinar la balanza a la hora de comprar uno u otro modelo. Será interesante ver cómo en un modelo tan esperado como la Africa Twin, el público se ha decantado tras su primer año en el mercado por una u otra versión, es decir, con cambio convencional o con el DCT.

Esta estética de big trail de la Crosstourer creo que ha creado cierta confusión entre los usuarios, pues equivocadamente en muchas ocasiones se ha comparado la Crosstourer con alguna de las grandes trail más exitosas, como la R 1200 GS de BMW como referencia, lo que es un error.

Cuando Honda ha decidido volver en este segmento en alza, lo ha hecho con la sorprendente Africa Twin. La Crosstourer es otra historia y en ningún momento hay que catalogarla como una big trail, ya que no está preparada para pisar polvo a pesar de que su posición de conducción lo dejen intuir.

La Crosstourer es una alternativa diferente entre las big on-off que se presenta con un chasis de doble viga en aluminio y un extraordinario motor V4 que ahora llega con una serie de mejoras que la hacen más atractiva a pesar de que sigue sin incorporar un sistema de regulación electrónica de las suspensiones o la opción de seleccionar diversas curvas de potencia.

La horquilla es invertida y ajustable, mientras que el amortiguador trasero es progresivo con bieletas (Pro-Link) y también ajustable con un reglaje estándar ahora mejor adaptado a las particularidades de esta atractiva GT.

Páginas

HondaHonda VFR 1200 X

Más información

KTM 1290 Super Duke R: Domando al diablo

28.01.2017 | Pruebas
Si la anterior Super Duke era ya una poderosa bestia, esta nueva versión no lo es menos, aunque la llegada del nuevo paquete de electrónica de estabilidad MSC camufla el diablo que lleva dentro…
 

Comparativo Trail Asfálticas: BMW vs. Kawasaki vs. Yamaha

29.01.2017 | Pruebas
Si buscas una moto asequible, tecnológicamente avanzada, extremadamente fácil de conducción y con la que poder hacer prácticamente de todo, quizás estés buscando una moto como nuestras invitadas. Su particular estilo, a medio camino entre una moto de carretera y una trail, las convierte en tres de las alternativas más versátiles de la cilindrada media.
 

Comentarios de Facebook