4. Junio 2016 - 18:25 | Sergi Mejías | Pruebas

Hace no mucho tiempo, en una galaxia no muy lejana, Honda aparcó los modelos de ensueño para adaptarse a la coyuntura del mercado con motos prácticas que respondiesen a la realidad económica y también al nuevo escenario del escalado de los permisos de conducir. Así es como nació en 2012 la familia NC700, compuesta por la Integra y las ver­siones S (naked) y X (trail), una gama funcional y con todos los argumentos que se le puede pedir a un modelo de carácter utilitario, listo para la batalla diaria pero sin renunciar a su vertiente de ocio el fin de semana.

Después llegó la consiguiente actualización y se sube el motor hasta los 745 cc, entre otros aspectos, en 2014. Ahora Honda ha dado un nuevo impulso al introdu­cir una serie de mejoras como las luces led, una nueva horquilla, un cuadro de instrumentos de nuevo cuño personalizable y la última generación de la transmisión DCT como detalles más destacados, además de la actualización estética a través de una nueva paleta cromática.

Si hace unos años Honda apretó el acelerador con motos más lógicas y prácticas, ahora han retomado el camino de propuestas que invitan a soñar como la Africa Twin, pero sin olvidar aquellos modelos que le ayudaron a pasar momentos delicados y que actualmente siguen teniendo un peso específico en su catálogo. Así se entiende que den un nuevo impulso a la familia NC750 con una lista algo limitada pero acertadas novedades.

33.000 unidades
 

Sin hacer mucho ruido, Honda ha vendido ya 33.000 unidades de la X desde su aparición en 2012 y cada año ha estado en el top ten de la lista de ventas en Europa, mientras que otras 18.000 Integra matriculadas desde su lanzamiento atestiguan el éxito de ventas. En el mundo se han vendido hasta la fecha 130.000 NC por las 70.000 de Europa, cifras nada desdeñables que dan la razón a Honda del éxito de estos modelos. Y España no ha sido ajena al fenómeno de las NC.

Como son modelos que parten de una misma base de parte ciclo y mo­tor, ambos se benefician de las mismas mejoras excepto de los retoques específicos de cada modelo. En esta nueva entrega de la NC750X, Honda busca acentuar la sensación de aventura y también de confort. Como os podéis fijar en las fotos, los cambios estéticos introducidos con unas tapas laterales más discretas siguen el family feeling del resto de las crossover de la firma japonesa. Respecto al confort, han apostado por una pantalla derivabrisas 70 milímetros más alta, para mejorar el flujo del aire por encima del conductor, mientras que las ranuras laterales reducen el ruido del viento.

Otros detalles que se han revisado y mejorado son la capacidad de carga, ya que el área de almacenaje situada donde tradicionalmente va el depósito de gasolina ha ganado un litro de volumen hasta llegar a los 22 litros. La tapa presenta unos raíles externos para montar una bolsa sobredepósito y en el interior de la tapa han habilitado cuatro ganchos para fijar pulpos y ayudar a organizar el equipaje.

En común, la Integra y la NC750X comparten un cuadro de instrumentos de nuevo cuño, que incluye odómetro, parcial, posición del cambio, indica­dor de eficiencia y consumo de gasolina, además del modo del DTC. Aun­que lo realmente sorprendente es la posibilidad de programar un mensaje compuesto de tres palabras para que aparezca en el cuadro cada vez que le das a la llave de contacto, como “buenos días” o “Vive Solo Moto”. Y al igual que ya pasaba con la Vultus, puedes cambiar el color de la barra del cuentarrevoluciones y elegir entre nueve tonos.

Ya puestos, puedes progra­mar cambiar el color según la marcha seleccionada, el rango de rpm o el modo del cambio (en la versión con DCT). Sin dejar esta zona de la moto, señalar que ahora cuenta con la llave tipo wave, que incorpora el Sistema de Seguridad de Encendido Honda (HISS). La llave lleva un chip y si el código grabado no coincide con el de la ECU de la moto, no se pone en marcha.

Páginas

Más información

EICMA 2015: Honda Integra 750, más agresiva

16.11.2015 | Noticias
Con unos pequeños cambios de decoración, el nuevo faro led y el silencioso de escape más moderno, la Honda Integra 750 se actualiza y se pone al día.
 

Más par motor, mejores detalles... Nos subimos a la Honda NC 750 X

25.02.2014 | Pruebas
No son ni muchos ni muy importantes los cambios recibidos por la NC-X de Honda en ésta su segunda generación, pero sí los suficientes como para notar una moto más sólida y potente, con la que salir por carretera resulta más divertido que antes y moverse por ciudad es ahora más fácil.
 

Comentarios de Facebook