20. Noviembre 2016 - 17:05 | Jordi Hernández | Pruebas
Fotos: Santi Díaz

La Integra 750 es ya uno de esos vehículos que inconscientemente vinculamos a la idiosincrasia de Honda, tipo Goldwing 1800, VFR 750 o Africa Twin 1000 DCT, por citar tres modelos que están en liza. Es una motoscooter en cuyas tripas se encuentra gran parte del saber de la firma japonesa, que, lejos de conformarse con los convencionalismos, siempre va en busca de nuevos límites tecnológicos con los que ponerse a prueba.

La Integra es una de sus apuestas más firmes y ambiciosas, no solo disfruta de un nivel tecnológico altísimo, sino que, además, cumple de forma excelente con la compleja tarea de unir dos mundos muy relacionados, pero, al mismo tiempo, tan diferentes como el de la moto y el scooter.

Realmente Honda se ha vuelto muy buena en este trabajo, cada nueva versión supera a la anterior, sobre todo en lo que al funcionamiento del evolucionado cambio DCT se refiere. Y es que es él, como se diría vulgarmente, la madre del cordero, pues es principalmente gracias a él que la Integra 750 es tan práctica y funcional como un scooter y, a la par, tan divertida y rápida como una moto.

Todo en su sitio
 

He de reconocer que, pese a ser un gran defensor del scooter por su faceta funcional, nunca he sido un fan incondicional de la Integra, así que cuando Lluís Morales me dijo que me tocaba a mí hacer la prueba para Solo Moto Actual, pensé que sería curioso ver si las pocas pero mejoras anunciadas cambiaban su carácter.

Bajé al parking de pruebas pensando en mis cosas, sin darle muchas vueltas a que iba a probar la última versión de la que actualmente es la motoscooter más novedosa a la venta, así que me acerqué, metí la llave en el contacto y enseguida me llamó mucho la atención el cuadro de instrumentos –es básicamente el mismo de siempre– con su colorida, y, por qué no, un tanto discotequera apariencia con sus muchas posibilidades de iluminación.

Realmente pensé que si me iba a enfrentar a un nuevo restyling con cuatro cambios estéticos como unas fibras nuevas, coloraciones o más luces led, me esperaba una ardua tarea para llenar con solo eso las páginas destinadas a esta prueba.

Así que para no alargar más la espera –sabiendo que también se habían realizado cambios en la gestión del cambio DCT y las suspensiones– me lancé a la búsqueda de acción por un par de carreteras relativamente cercanas a la redacción que son bastante variadas y que tengo bien controladas.

Como de costumbre, para alejarme un poco de la ciudad tuve que realizar unos pocos kilómetros por autovía, una situación donde la Integra siempre se desenvuelve de forma impecable. En lo que se refiere a confort de marcha, es más moto que scooter, la forma plana y alargada del asiento y la postura del cuerpo que, si no fuera porque también nos permite estirar las piernas hacia delante como en los megascooters GT, bien podrían ser las de una sport-turismo. La posición me gusta mucho, vas cómodo pero no apoltronado; además, gozas de una buena protección, ya que el viento no impacta directamente más que en los hombros o la parte alta del casco.

En cuanto a su comportamiento, es como el de una moto, no es ligera, pero el peso ofrece una grata sensación de confianza, sobre todo al inclinar a gran velocidad, donde la Integra se siente extraordinariamente aplomada y segura. Las suspensiones son muy cómodas y aun así la sujetan como es debido; de hecho, no es nada radical en este sentido, por lo que, al superar líneas de dilatación o baches, prácticamente ni nos enteramos si no son exageradamente profundos.

Páginas

Más información

Vespa Polini Oro: Una auténtica joya

13.11.2016 | Noticias
En esta ocasión nos fijamos en un scooter que brilló con luz propia en el Salón de Milán de hace dos ediciones, la Vespa Oro 23 Quilates, realizada por el preparador italiano Polini Motori.
 

Comparativo naked medias: Maestras de la polivalencia

13.11.2016 | Pruebas
Quizás no sean ni las más potentes, ni las más rápidas, ni, por supuesto, las más deportivas, pero cualquiera de nuestras tres invitadas es igualmente capaz de sorprendernos. Sorprendernos por su versatilidad, facilidad de manejo, economía, funcionalidad, argumentos todos ellos dignos de una maestra de la polivalencia.
 

Comentarios de Facebook