25. Diciembre 2017 - 18:36 | Alex Medina | Pruebas

La marca italiana fabricó motos de off-road entre 1971 y mediados de los años ochenta. El enduro fue su especialidad más representativa, pero el piloto francés Gilles Burgat ganó el Mundial de Trial (1981) y en España SWM se hizo muy popular cuando la importaba Gas Gas, antes de convertirse en fabricantes. Joan Riudalbás ganó el Nacional de enduro y fue el primer piloto de la historia en conseguirlo sobre una moto no española cuando nuestras fábricas estaban agonizando.

La realidad del presente es muy diferente. Ampelio Macchi, un ingeniero que desarrolló desde inicios de los ochenta cargos de relevancia en Cagiva, Husqvarna y Aprilia, tuvo la idea de reflotar la desaparecida SWM. Para ello contó con la financiación del potente grupo chino Shineray, que estaba muy interesado en disponer de tecnología europea.

Llegaron a un acuerdo para revitalizar SWM y, en marzo de 2014, se iniciaron las negociaciones para adquirir la fábrica y material que fuera de Husqvarna, situada en Varese y que adquirió en su día BMW Motorrad. Los alemanes decidieron vender Husqvarna a KTM y, cuando los austríacos se quedaron con la firma sueca que en su momento adquirió BMW, decidieron llevarse la producción de la ex-Husqvarna a Austria, cerraron esta fábrica y abandonaron los modelos que entonces hacía BMW como Husqvarna… Macchi se fue a KTM y dijo que quería comprar el proyecto Husqvarna con la idea de resucitar SWM. Dicho y hecho.

Se retomó el proyecto del motor que originalmente era de Husqvarna y, cuando se llegó a la fase de negociaciones para adquirir los motores, se planteó la posibilidad de comprar la fábrica de Varese. En septiembre compraron SWM. No querían una marca demasiado antigua y no fue difícil arrancar el proyecto porque el equipo estaba formado por gente conocida y con prestigio en el sector.

La gama SWM

Las motos de off-road y Supermoto montan los motores originales ex-Husqvarna, de 300 y 500 c.c., en un chasis mejorado. Son modelos que están dando buenos resultados y sobre los que oiremos hablar, puesto que ya brillan en competición. Pero en la actualidad, en SWM parecen más centrados en las motos de carretera con las clásicas de 440 c.c.: Silver Vase, Gran Milano y Gran Turismo.

Como modelo mixto, la Super Dual es una muy buena alternativa como trail de cilindrada media y, por último, que no es poco, están fabricando dos modelos de 125 con un motor actualizado. La planta de Varese tiene un aspecto impecable. Hasta aquí llegan los componentes de todo el mundo, China incluida, y las motos se ensamblan en la que antiguamente fuera la fábrica de Husqvarna y que ahora está completamente reformada.

Con sesenta empleados, actualmente tienen dos líneas de montaje bien diferenciadas y una capacidad de producción de veinte unidades diarias de la Dual, que requiere más dedicación que el resto de los modelos, puesto que son capaces de producir treinta unidades del resto de la gama.

Disponen de tres bancos de pruebas, y entre los modelos con motor propio se hacen tests de duración de hasta 200 horas; nosotros tuvimos la oportunidad de ver uno de estos ensayos de durabilidad en las pequeñas 125.

En su Departamento de Diseño observamos un prototipo de arcilla que puede acabar siendo la futura Nuda 400 y nos fuimos con la sensación de que el capital y la ambición del grupo Shineray, junto con el conocimiento del mercado de la moto y la industrialización del equipo capitaneado por Ampelio Macchi, pueden ser una asociación interesante.

De momento, su gama resulta sorprendente y nos causó una buena impresión. En este 2017 se esperan hacer 6.000 unidades y quieren llegar a 9.000 unidades en 2018. Concentran sus ventas en Europa y en Japón, hasta donde el Euro 4 no llegará hasta 2018, y en España comercializan directamente desde fábrica al concesionario, con la colaboración de Ramón Riudalbás, expiloto, comercial y hermano de aquel primer campeón de España de Enduro (superiores a 125, 1980) con una SWM.

Páginas

SWM

Más información

SWM RS 650 R: Vuelve una leyenda

01.05.2016 | Pruebas
Últimamente estamos asistiendo al renacimiento de antiguas marcas, desaparecidas por los avatares económicos de la industria, que retornan con la ilusión del primer día y con nuevas ideas, como el caso de la italiana SWM.
 

Comentarios de Facebook