6. Diciembre 2017 - 19:31 | Jordi Hernández | Pruebas

Harley-Davidson, una de las firmas más longevas de nuestro mercado, está de enhorabuena. La firma estadounidense llega a los 115 años de historia y no está dispuesta a que este hecho pase desapercibido.

Hay que celebrarlo como se merece, y, para ello, ha decidido dar un nuevo aire a su gama incluyendo una enorme cantidad de novedades a su catálogo, como los nuevos motores V-twin MilwaukeeEight 107 y 114, montados sobre ocho novedosas softail desarrolladas en torno a la innovadora plataforma cruiser Big Twin, cinco nuevas touring –algunas de ellas bajo el auspicio de la exclusiva familia CVO– y, no podían faltar, diversos modelos con la decoración especial del 115 aniversario.

De entre todo ello, hace poco pudimos probar cuatro de las integrantes pertenecientes a la familia Softail; en concreto, la Street Bob, la Breakout, la Fat Bob y la Heritage Classic. La Motor Company planificó para la prensa especializada un entretenido fin de semana en el que pudimos vivir, saborear y disfrutar de unas auténticas jornadas custom. Aunque solo catamos la mitad de la familia, los modelos seleccionados nos sirvieron para hacernos una idea muy clara de por dónde van a ir, a partir de ahora, los pasos del gigante americano.

Una misma base

El nuevo proyecto Softail se aposenta sobre dos pilares muy concretos; por un lado, el nuevo bastidor y, por el otro, las nuevas motorizaciones Milwaukee-Eight. Con ambas, Harley ha dado con una excelente base que, con pocos cambios, puede dar lugar a motocicletas tan distintas como las que componen la familia Softail.

El primero es una robusta estructura en forma de doble cuna cerrada más robusta que la de sus predecesores; de hecho, según Harley, el nuevo chasis es un 65 % más rígido y también mucho más ligero, y es que gracias a los recursos de ingeniería utilizados en su diseño, se ha podido ahorrar un 50 % de las piezas utilizadas y emplear hasta un 20 % menos de soldaduras en su fabricación.

En lo que respecta a los basculantes, sucede algo muy parecido; habrá dos versiones, uno para los neumáticos traseros estrechos, que es un 20 % más ligero (se ahorra 8,16 kg,) y otro para los más anchos, como el utilizado en la Breakout, que es 5,89 kg ligero que antes, es decir, de un 15 % menos de peso.

Pero a todas luces, sobre todo si lo valoramos desde un punto de vista funcional, es el nuevo sistema de anclaje del amortiguador posterior el detalle de mayor relevancia. Puede que, como antes, conserve la imagen del sistema hardtail primigenio, pero el amortiguador ahora va anclado en la parte superior/trasera, justo al final de la espina superior, una localización donde trabaja con más eficiencia, lo que mejora la conducción y la tracción. Al mismo tiempo, esta recolocación también facilita el reglaje de la precarga del muelle; en algunos modelos, de forma muy fácil, simplemente girando un pomo y, en el resto, con solo levantar el sillín, con ayuda de una llave.

Mientras, en lo que respecta al eje anterior, encontramos las horquillas de alto rendimiento de doble válvula ya vistas el año pasado; eso sí, dependiendo del modelo en el que vayan montadas, variará su geometría al poder Harley cambiar el lanzamiento y el avance de las mismas muy fácilmente.

Nuevos motores

Junto con la parte ciclo, las Softail también reciben la nueva generación de motores denominados Milwaukee-Eight, disponibles en las versiones de 107 y 114 pulgadas cúbicas; y es que dependiendo del modelo escogido, podremos elegir montar entre uno y otro propulsor.

Estos, exteriormente, mantienen intacto el estilo clásico de la firma americana; además, por supuesto, de su característico diseño en V a 45º. El 107 tiene un diámetro por carrera de 100 x 111,1 mm, lo que da una cilindrada de 1.745 c.c.; mientras que en el 114 es de 102 por 114,3 mm, que alcanza en su caso una cilindrada de 1.868 c.c.

Uno de sus avances más significativos es disponer de un doble eje de balance, lo que suprime las vibraciones molestas y mantiene el carácter y personalidad, típicos, de los propulsores norteamericanos. Eso sí, lo más impresionante de estas bestias continúa siendo su bestial entrega de par, que puede alcanzar hasta los 149 Nm en el primero y los 161 Nm en el segundo.

Páginas

Más información

Harley-Davidson Softail 2018, cambio total

24.08.2017 | Noticias
Si eres un fan de la familia Softail de Harley estás de enhorabuena, porque en La Company han elaborado ocho nuevos modelos, totalmente renovados, más ligeros y ágiles, con nuevo motor, chasis, basculante, suspensiones... Un cambio total.
 

Comentarios de Facebook