11. Marzo 2017 - 17:15 | Judit Florensa | Pruebas
Fotos: Pep Segalés

Noticia patrocinada por:

Accesorios,recambios,escapes y carbono para Ducati Scrambler.

Lo importante es el interior. Eso me enseñaron. Pero luego me pusieron la Scrambler Classic en los morros y se me olvidó de golpe. Lo de esta vintage es amor a primera vista. No le falta ni le sobra nada. Es sencilla, moderna y de inspiración clásica, de los años setenta.

Está repleta de detallitos que le aportan ese carácter y personalidad que la distinguen de cualquier otra. Llama mucho la atención el depósito con la placa plateada en forma de lágrima y el logo marca de la casa. También el faro redondo, el piloto trasero, el asiento de piel marrón como tapizado o esos neumáticos Pirelli MT 60 RS creados especialmente para este modelo. Por no hablar de las llantas de radios, los guardabarros de aluminio y el acertadísimo color amarillo Sunshine. Con esta especie de amarillo anaranjado han sacado todo el partido posible a su llamativa línea.

Es bonita, sí, pero también tiene corazón. Sus prestaciones te aseguran una conducción placentera por carreteras de curvas u otros tramos y tiene la chicha suficiente para apretar en un momento dado, pero siempre con una respuesta suave y tranquila. Este modelo entrega la potencia de forma lineal y tiene buen empuje desde muy bajas revoluciones.

Tengo que reconocer que cuando puse el culo encima de ella me sorprendió la anchura del manillar y lo bajo del asiento. Por lo segundo estoy encantada porque conducir cerca del asfalto te da un plus de confianza y el poder tocar con los pies en el suelo cómodamente, así como su peso reducido facilitan cualquier maniobra.

Esta bicilíndrica refrigerada por aire cubica 803 cc, tiene una potencia de 75 CV y un par de 68 Nm a los 5750 rpm. Consta de un chasis multitubular de tipo Trellis, una horquilla invertida Kayaba de 41 mm en la suspensión delantera y amortiguador ajustable en precarga y extensión para la trasera. En cuanto a los frenos, va sobrada.

Monta un disco delantero de 330 mm con pinza radial de 4 pistones y un trasero de 245 mm con pinza de un único pistón flotante. ¡Ah! Y también ABS de serie y control de tracción para garantizar la seguridad en esta biplaza que cumple con su misión de funcionalidad en el día a día.

EN CIUDAD: Tocas con ambos pies en el suelo, un punto muy positivo. El manillar es muy ancho para pasar entre coches. Tiene buen ángulo de giro.

EN CARRETERA: Es para este tipo de vías. Fina, potente, tranquila y cómoda, es ideal para cualquier carretera de curvas. Lo lleva en su ADN.

EN AUTOPISTA: Sin protección y con un asiento plano y algo resbaladizo, tu cuerpo recibirá toda la ventolada... ¡Agárrate fuerte!

A FAVOR: Esta bicilíndrica es capaz de cautivar tanto a jóvenes como a los más maduros y veteranos. Se hará imposible apartar la vista de los encantos de esta preciosidad.

EN CONTRA: Dispone de un único cuadro de instrumentos LCD en el que se echa de menos algo de información, como la cantidad instantánea de combustible o la marcha engranada.

Para gustos, colores


Hay una Scrambler para cada persona, cinco en concreto. Tienes la única 400 de la gama para iniciarte, la Sixty2 (7.790 €), de marcado espíritu juvenil. Si lo que te va es el off-road, puedes elegir la Urban Enduro (10.350 €). Cuentas también con la Icon (8.790 / 8.890 €), la versión base, y la Classic (10.350 €), de esta prueba, de estilo vintage.

En el caso de que la prefieras más racing, puedes optar por la Full Throttle (10.350 €) o la Flat Track Pro (11.190 €). Y en breve llegarán las novedades 2017, Desert Sledge y Café Racer.

Más información

Scrambler Ducati Desert Sled: ‘Get dirty’

23.01.2017 | Pruebas
La versión más endurera de la gama Scrambler ya está disponible. Si tienes debilidad por el Off-Road, no vas a poder evitar salir de la carretera…. Esta Ducati está para mimarla y admirarla, pero también para ensuciarla y aprovechar su faceta más canalla.
 

Probamos la Ducati Scrambler Flat Track Pro con Xavi Forés: ¡Derrapar bajo el sol!

03.12.2016 | Pruebas
En Ducati han roto esquemas al comercializar diferentes versiones de su Scrambler, y entre estas no podía faltar una inspirada en las carreras de flat track como la que probamos con Xavi Forés bajo un sol de justicia.
 

Comentarios de Facebook