7. Enero 2017 - 17:05 | Alex Medina | Pruebas
Fotos: Ducati (Milagro)

En un sector en crecimiento, en Ducati no podían dejar pasar la oportunidad de poner su Monster al día y, para ello, no se han tenido que complicar mucho la vida, puesto que a la hora de recurrir a un propulsor musculoso han podido recurrir a la versión Testastretta. El bicilíndrico es parte estructural del chasis, y en él se ancla el basculante, así como las estriberas del conductor. Esta versión de refrigeración líquida y cuatro válvulas por cilindro monta un sistema de doble bujía y un acelerador electrónico (ride by wire) firmado por Mikuni que actúa sobre unos inyectores con un diámetro equivalente a 56 mm.

Me gusta cómo en Ducati han sabido montar el radiador curvo de forma disimulada y que no afecte demasiado ni a la estética ni a la posición de conducción. Para evitar que el escape nos queme la pierna derecha, se ha montado una doble cámara de protección. No sufrimos altas temperaturas como para poder valorar si esta nueva versión Euro 4 de la Monster es muy calurosa, pero sí que la posición de la pierna tiende a quedar ligeramente abierta. Nada grave.

Hemos de destacar la nueva IMU de Bosch que equipa, cuyo origen está en la Panigale. Gracias a ella, ahora añade Cornering ABS, un sistema que permite frenar inclinado, con la posibilidad de elegir entre ocho diferentes niveles de actuación, así como un antiwheelie DWC de nueve niveles. El DSP (Ducati Safety Pack) se monta tanto en la versión base como en esta versión S.

Las suspensiones en la S son Öhlins, con barras de 48 mm delante y un monoamortiguador, también de Öhlins, detrás. En la versión base, este conjunto de suspensiones pata negra se sustituye por una horquilla Kayaba con barras de 43 mm y un amortiguador Sachs ajustable, más sencillo que el de la versión S. También apreciamos diferencias en el sistema de frenos, puesto que en la S los discos de Brembo son de 330 mm (320 mm en la base) y las pinzas M50 (M 40.23 en la estándar).

Otros detalles diferenciales entre una y otra versión lo vemos en las llantas de tres palos en forma de Y que no son forjadas (S) pero sí más ligeras, además del guardabarros delantero en fibra de carbono.

Equilibrada
 

La verdad es que este propulsor le sienta muy buen a esta Monster inspirada en el pasado, que es más cortita (26 mm) y ágil que versiones anteriores. El nuevo depósito de combustible, el asiento que ahora es menos deslizante y el manillar ancho y plano le otorgan una posición de conducción en la que se tiene una gran sensación de control, con el cuerpo moderadamente erguido y las piernas flexionadas, pero sin exagerar.

En esta primera toma de contacto nos hartamos de hacer curvas y más curvas en dirección al Col de Bruis, en una ruta tal vez excesivamente revirada para una moto de 150 CV, pero la Monster mostró muy buenas maneras. En esta parte de Francia (también pisamos Italia…) son habituales los lacets, es decir, curvas de prácticamente 90º, donde pusimos a prueba el comportamiento de una moto que se mostró fácil de conducir. Entra en las curvas con solo insinuárselo y a la salida no tiene tendencia a irse hacia al exterior.

Páginas

Más información

Yamaha MT-07 Tracer: Mezcla explosiva

01.01.2017 | Noticias
Trasladar la filosofía “Masters of Torque” de la MT-09 a las cilindradas medias es una absoluta genialidad. La MT-07 Tracer combina de manera inteligente la versatilidad innata de las sport-turismo con el carácter transgresor de la familia, una mezcla explosiva que te lo hará pasar en grande.
 

Honda CB500F: Lógica, no simple

31.12.2016 | Pruebas
Muchas veces las motos lógicas, como la Honda CB500F son tachadas de simples y sin gracia… Nada más alejado de la realidad. La pequeña naked japonesa es un compendio de buenas virtudes, todas ellas relacionadas con cualidades como la funcionalidad, la diversión y el aprendizaje intrínsecas en una moto A2.
 

Comentarios de Facebook