26. Febrero 2017 - 17:15 | Jordi Hernández | Pruebas
Fotos: Santi Díaz

Los principales carnets disponibles en el mundo del scooter son el A1 y el A2, ya que no suele ser frecuente que un mega scooter, por muy grande que sea, llegue a superar los 47,6 caballos de potencia máximos exigidos por el carnet A2. Y es que de ser así, en cierto modo limitaría muchísimo sus po­sibilidades de venta, pues no debemos olvidar que la mayor parte de los usuarios que compran un scooter, sea cual sea su cilindrada, dos de las principales cualidades que busca en ellos son, casi siempre, su funcionalidad y practicidad.

Dejando un poco de lado la categoría A1 limitada exclusiva­mente a modelos de hasta 125 c.c., es la A2 la que alberga las opciones más interesantes si ya somos usuarios con cierta experiencia y queremos un vehículo que no solo nos permita circular desahogadamente por ciudad. En el mundo scooter, las cilindradas amparadas por este carnet van desde los 200 c.c. hasta incluso los 600 c.c.; sin duda, un amplísimo abanico donde buscar y encontrar nuestro futuro scooter será una labor complicada

De todos los fabricantes que operan en esta categoría, Sym es una de las más y mejor representadas; de hecho, su oferta es tan extensa en algunos segmentos que incluso existe una cierta rivalidad entre sus propios modelos, lo que lleva a muchos usuarios a dudar sobre cuál de ellos com­prar. Hoy, en respuesta a las muchas consultas recibidas, os ofrecemos esta respuesta en forma de comparativo en la que vamos a enfrentar, por un lado, al Sym Joymax 300i ABS S&S Confort y, por el otro, a su hermano mayor y más veterano, el Sym Maxsym 400i ABS.

Y es que la aparición del carnet A2 y la evolución del merca­do ha dado lugar a este tipo de enfrentamientos fratricidas, por lo que es normal que muchos futuros compradores tengan serias dudas; comprar un modelo mayor y más apto para carretera o apostar por un tamaño más compacto con buen desempeño interurbano.

La firma taiwanesa tiene bien cubierto este segmento, los dos están muy bien considerados por el respetable, por lo que sea cual sea nuestra elección, podemos estar seguros de que, de una u otra manera, siempre acertaremos. Os dejamos con la video review de cada uno de ellos.

 

El primer punto en desacuerdo en el que nos vamos a fijar será en el tamaño, es cierto que la diferencia de cilindrada no es mucha, pero en el mundo del scooter esto no debe ser una referencia. El Maxsym es mucho más grande que el Joymax, de largo le saca unos 10 cm, mientras que de ancho poco más de seis. Sorprendentemente, el asiento del 400 c.c. está a solo 770 mm del suelo, mientras que en el 300 c.c. se eleva un poco hasta los 775 mm; las diferencias saltan a la vista.

Aunque el Joymax es un scooter comodísimo, su compa­ñero de gama cumple con un estándar ergonómicamente hablando muy superior, el tamaño del asiento con genero­sos respaldos para conductor –regulable en posición– y el acompañante, la distancia de este hasta la plataforma que nos permite estirar perfectamente las piernas y la coloca­ción y distancia del manillar nos aportan una mayor sensa­ción de espacio y habitabilidad en el Maxsym.

A pesar de ello, el Joymax es un scooter con un alto nivel de confort comparado con sus iguales, pero si ha de medir fuerzas con el espacioso 400, es lógico que encontremos alguna que otra estrechez más; lo que no tiene por qué ser precisamen­te un inconveniente, como veremos más adelante.

Sin miedo
 

Y es que, a pesar de esta diferencia de talla, no penséis que el Joymax se amedrenta frente a su hermano mayor; ser un poco más pequeño es un buen argumento para los usuarios de menor estatura o que buscan un vehículo más ligero, ya que, a pesar de tener un asiento unos milímetros más alto, no solo se encontrarán más confiados, sino que su capaci­dad y facilidad de maniobra también serán mucho mejores.

En ciudad no hay color, es cierto que el Joymax no es un ratonero scooter urbano y que sus retrovisores sobresalen demasiado al pasar entre las filas de coches atascados, pero a pesar de ello se las arregla para desenvolverse con mucha mayor soltura entre el caos urbano que el Maxsym. En este último, tener el asiento tan bajo ayuda en las maniobras en parado, pero el volumen y unos 15 kilos de diferencia que hay entre uno y otro se notan al maniobrar... y mucho.

A la hora de esgrimir su faceta más práctica para tomar el papel de scooter de diario, como bueno GT, nos pue­de obsequiar con un nivel de equipamiento simplemente brutal. Muchos ya sabréis que cuando se trata de valorar el equipamiento en un comparativo, raro es que un Sym no se encuentre entre los mejor dotados.

Páginas

Más información

Comparativo Naked Retro: Pasión por lo clásico

19.02.2017 | Pruebas
La exclusiva categoría que engloba a las mayores y más potentes naked retro del momento recibe una nueva invitada. Con la llegada de la nueva Thruxton R 1200 este segmento se revoluciona con un modelo de gran calidad y un talante muy deportivo. Veamos cómo afecta al resto su llegada.
 

Comparativo Trail Asfálticas: BMW vs. Kawasaki vs. Yamaha

29.01.2017 | Pruebas
Si buscas una moto asequible, tecnológicamente avanzada, extremadamente fácil de conducción y con la que poder hacer prácticamente de todo, quizás estés buscando una moto como nuestras invitadas. Su particular estilo, a medio camino entre una moto de carretera y una trail, las convierte en tres de las alternativas más versátiles de la cilindrada media.
 

Comentarios de Facebook