13. Noviembre 2016 - 17:05 | Jordi Hernández | Pruebas
Fotos: Santi Díaz

Uno nunca dejará de sorprenderse ante lo rápido que cambia el mundo de la moto; en pocos años, hemos sido testigos de la aparición de  algunas cilindradas en favor, claro está, de otras nuevas. Sin duda, la llegada de los nuevos carnets ha sido la causa principal para esta revolución, que ha llevado al mercado a organizar las distintas categorías que lo componen ya no solo por su cilindrada, sino también por la potencia, que es uno de los principales factores que determina si una moto de gran cilindrada puede ser limitada o no. El carnet A2 manda.

Entre todo este movimiento hay algunas categorías que se han mantenido o bien inalteradas o bien con muy pocos cambios. Una de ellas es la formada por las naked medias, desde siempre, un grupo estratégico por ser el paso intermedio entre las pequeñas y manejables 125 o 250 c.c. y las motos de gran cilindrada a las que todos aspirábamos.

Con ellas, uno aprendía todo lo necesario para dar el salto, pero no de una forma sosa y aburrida, sino divirtiéndose de lo lindo con cada kilómetro recorrido. Eran chicas para todo, las utilizábamos para casi todo lo que uno puede imaginar y ellas siempre respondían. Esa esencia se ha mantenido inalterada hasta nuestros días, las tres japonesas de hoy serán todo lo que queramos, como buenas utilitarias no le dicen que no a nada.

Más competencia
 

Ya sea para aprender si eres usuario de A2, o para ir al trabajo, de excursión e incluso para un pequeño viaje, cualquiera de ellas tiene el éxito asegurado.

Nuestras invitadas representan un segmento en auge que hoy en día está casi dominado por los motores bicilíndricos –de todo tipo de configuraciones– en detrimento de los tetracilíndricos que antaño eran los reyes. Factores medioambientales, económicos e incluso en el plano de la funcionalidad han sido determinantes para tal evolución; eso sí, sin dejarse intimidar en lo referente a prestaciones como veremos más adelante.

La principal responsable de este nuevo comparativo ha sido la SV 650 de Suzuki, una moto seriamente revisada, aunque, todo sea dicho, hereda muchas cosas del modelo precedente; la Gladius 650. Ante ella, hemos enfrentado a dos de los modelos de referencia en el segmento; por un lado, la veterana Kawasaki ER-6n, sin duda una de las naked más equilibradas y polivalentes, y, por otro, la Yamaha MT-07, una moto que revolucionó esta categoría con un punto de vista más fresco y, por qué no, más transgresor.

El regreso de la SV significa un nuevo enfoque de la firma de Hamamatsu hacia esta categoría, deja de lado el enfoque casi exclusivamente urbano de su predecesora y nos propone una alternativa más versátil y cercana a sus rivales.

Acogedoras
 

Una de las principales características de nuestras invitadas es su tamaño compacto, destinado a facilitar las cosas a los conductores nobeles y, también muy importante, a simplificar su conducción en ciudad. Las tres son motos muy estrechas frontalmente, por lo que no debemos esperar una protección aerodinámica demasiado amplia; aunque no deja de sorprender lo que protege la minicúpula de ER-6n cuando vamos acoplados.

Todos los fabricantes han conseguido un buen punto medio para garantizar el mejor confort de marcha posible sin interferir en su movilidad y conducción. Las más espaciosas y cómodas son la Kawasaki y la Suzuki; no obstante, en global, la SV 650 podría haberse coronado como la más confortable de no ser porque su asiento es algo más incómodo que el de la ER-6n. Mientras, la MT-07 se rinde a su espíritu deportivo, su posición de conducción no es para nada radical –el manillar se ha colocado muy alto–, pero es la menos espaciosa y acogedora de las tres.

De hecho, una de las principales pruebas del poco espacio disponible es su limitadísimo espacio para el pasajero, ya que frente a la Suzuki y, sobre todo ante la Kawasaki –tiene el asiento mejor mullido y las mejores asas–, se muestra un poco menos capaz en este aspecto.

En contrapartida, la Yamaha es una de las más ágiles maniobrando, es la más ligera –169 kg en seco– y la más corta entre ejes –1.400 mm–, lo que sin duda le ayuda muchísimo cuando es necesario realizar un giro muy cerrado a poca velocidad. Esto también se nota en la Kawasaki con medidas similares a la MT-07, pero inferiores a la SV 650, que, aunque se nota un poco más pesada, resulta muy segura en las maniobras gracias a que su bajísima altura de asiento de 760 mm –805 mm en las otras dos–, nos permite apoyar más fácilmente los pies en parado.

Páginas

Más información

Suzuki SV 650: Retorno al origen

12.10.2016 | Pruebas
La SV 650 ha vuelto. Regresa para jubilar a la actual Gladius 650 que, aun siendo una muy buena naked todo uso, su criticado estilo nunca llegó a cuajar entre el público. Por ello, la SV 650 regresa más potente, suave y efectiva que nunca, un retorno a sus orígenes para recuperar la notoriedad de la firma japonesa en este segmento.
 

Yamaha MT-07 Yard Built Tracker, de Bunker Custom Motorcycles

28.04.2016 | Noticias
Desde Turquía nos llega esta espectacular transformación basada en la popular MT-07.
 

Comentarios de Facebook