12. Febrero 2017 - 17:15 | Jordi Hernández | Pruebas
Fotos: Nicki Martínez

Hacía tiempo que no tenía la suerte de probar una gran turismo como las que forman este compa­rativo. Con el paso del tiempo, se han ido viendo apartadas por las nuevas reinas de la ruta, las trail asfálticas, que, cómo no, de la mano de BMW y su todopoderosa R 1200 GS ha extendido sus tentáculos incluso hacia otras especialidades. Entre las versátiles trail y las sport-turismo, las grandes GT se han visto relegadas a un pequeño nicho del mercado (muy elitista, por cierto), que recibe muy pocas novedades.

Este año ha sido un poco diferente. Aparte de la BMW R 1200 RT que sigue una evolución continua y se mantiene al día (seguramente por eso sea la número uno en ventas), también hemos asistido a la presentación de la nueva Yamaha FJR 1300 que, en esta ocasión, participa con la interesantísima versión AS y su sorprendente conjunto de cambio y embrague automático denominado YCC-S.

La tercera en discordia, cómo no, tenía que ser la Kawasaki GTR 1400, concretamente la generosa versión gran turismo con todos los targets disponibles, un modelo de gran calidad que, pese a su veteranía, posee los argumentos necesarios para seguir dando guerra a la competencia.

Por último, muchos echaréis en falta la fábrica británica Triumph y, en concreto, su Trophy 1200, que, por falta de unidad de pruebas disponibles, no pudo estar presente en las fechas en que se realizó este comparativo.

Un tipo afortunado
 

Así se sentía un servidor el día que tenía que comenzar con las pruebas para este comparativo, ya que no siempre tienes la oportunidad de catar un producto tan completo y de la calidad de cualquiera de las tres invitadas. Son motos espec­taculares estéticamente. Nos gusten o no hay que reconocer que imponen, sobre todo cuando te subes a una de ellas y observas todo el despliegue de medios que tenemos ante nosotros.

En mayor o menor media, es el equipamiento de serie uno de sus puntos más impresionantes; pocas motos encontraremos con un manual de instrucciones tan extenso como un listín telefónico y tan repleto de gadgets como una navaja suiza. En este sentido, sorprende un poco que la BMW sea la menos generosa de serie y tenga que echar mano de diferentes paquetes (con el consecuente aumento de precio) para que pueda competir en igualdad de condiciones con las demás. De hecho, es tal el nivel de equipamiento implementado en nuestra R 1200 RT, que decidimos compararla con las demás como si todo ello fuera de fábrica; eso sí, siempre teniendo presente que, con todos los extras, su precio final ascendería hasta más allá de los 22.000 euros.

El lujo se nota en todas partes. Desde el puesto de mandos, la más espectacular es la RT, con su anchísimo carenado y llamativo cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 5,7 pulgadas. El resto son más discretas, menos ostentosas, lo que, en esta categoría, puede llegar a considerarse hasta un inconveniente, ya que, por norma general, para el tipo de usuarios que se comprará una moto como nuestras invitadas el dinero no suele ser un problema.

El conductor es lo primero, de ahí los esfuerzos hechos para que nos sintamos lo más a gusto que sea posible, por eso todos los conmutadores y piñas están muy a mano –accedemos prácticamente a todas las funciones desde ellas– o se utilizan carenados más grandes de lo habitual, asientos extremada­mente acogedores y amplias pantallas que, por supuesto, se pueden regular en altura eléctricamente. En conjunto, la mejor protección es la de la BMW; con la pantalla a máxima altitud, es la que más tapa, seguida de la Kawasaki y su ancho carenado y de la Yamaha, que deja las piernas un poco desprotegidas.

Tragamillas
 

Si en algo pueden competir con los modelos ruteros de otras categorías es, sin ninguna duda, en el confort de marcha. Además de una magnífica protección, posee una triangulación entre manillar, asiento y estriberas que dan lugar a unas posi­ciones de conducción espaciosas y acogedoras que, a pesar de la diferencias existentes entre las tres, por un detalle u otro todas acaban resultando excelentes para afrontar trayectos de largo recorrido.

En la FJR 1300 y GTR 1400, la posición es más parecida a una sport-turismo; el cuerpo se desplaza sensiblemente hacia el manillar y las estriberas quedan un poco retrasadas. Por su parte, en la R 1200 RT circularemos más erguidos; con la espalda recta, los brazos planos y los estribos más centrados. Como ya hemos dicho, las tres son cómodas, decantarse por una o por otra será más una cuestión de gusto que otra cosa, ya que en las tres el cansancio aparece muy tarde, si lo hace.

Muchos critican el comportamiento de este tipo de motos en carreteras cerradas, al relegar su uso casi exclusivamente a viajes por vías rápidas, amplias nacionales y alguna que otra comarcal. Pero nada más lejos de la realidad, pocas motos atesoran un equipamiento más conveniente para enfrentarse a pavimentos de todo tipo y estado, a carreteras sinuosas o puertos de montaña con grandes desniveles que nuestras invitadas, ya que, además de la calidad de sus partes ciclo y motores –todos ellos de alta cilindrada y con una potencia y par envidiables–, gozan de una electrónica simplemente espectacular.

En las tres tenemos a nuestra disposición varios mapas de inyección y unos eficientes controles de tracción para gestionar unas potencias de 125 CV en la BMW, 145 CV en la Yamaha y 160 CV en la Kawasaki. Esto nos ayuda a controlarlas en cualquier circunstancia, pero también a disfrutar como locos sobre ellas y a sacarles el máximo partido con total seguridad.

Respecto al funcionamiento, FJR y GTR tienen un tacto similar. La de Iwata es un poco más suave y vibra un poco menos, pero la Kawasaki es más contundente a bajas vueltas. Mientras, la R 1200 RT es la que más se diferencia del resto, lógicamente; el tacto del boxer, aunque en esta versión LC se ha suavizado muchísimo, sigue siendo un poco más áspero que en los tetracilíndricos, sobre todo a alto régimen, pero a pesar de ello no es un punto que se le pueda recriminar, pues le imprime ese carácter tan típico y a la vez buscado de las mecánicas germanas.

Páginas

Más información

Comparativo Trail Asfálticas: BMW vs. Kawasaki vs. Yamaha

29.01.2017 | Pruebas
Si buscas una moto asequible, tecnológicamente avanzada, extremadamente fácil de conducción y con la que poder hacer prácticamente de todo, quizás estés buscando una moto como nuestras invitadas. Su particular estilo, a medio camino entre una moto de carretera y una trail, las convierte en tres de las alternativas más versátiles de la cilindrada media.
 

Comparativo maxitrail: Ducati MTS 1200 Enduro vs. KTM 1290 Superadventure

21.01.2017 | Pruebas
Tienen la potencia, las suspensiones, la estabilidad y la frenada de una SBK de hace apenas cinco años. También ofrecen el confort y la autonomía de la mayor de las ruteras. Por si fuera poco, son aptas incluso para uso intensivo en el campo. Y lo mejor es que se adaptan a ti pidas lo que pidas, no exigen nunca que seas tú el que se tenga que adaptar a ellas. Con todos vosotros, las maxitrail más poderosas del mercado.
 

Comentarios de Facebook