16. Diciembre 2017 - 17:31 | Edu Parellada | Pruebas
Imagen de Edu Parellada

Me subí a la Bultaco Albero, debo reconocerlo, lleno de escepticismo. Veía una bicicleta con matrícula y, como tal, no la podía imaginar desarrollándose con soltura en medio del tráfico de una gran ciudad.

Me bajé de ella como un niño con zapatos nuevos, cansado después de haber disfrutado de una hora y media de la más infantil de las diversiones por las calles y colinas de Málaga.

Tiene pedales, sí, aunque si los usamos sin el apoyo del motor eléctrico integrado en el eje de la rueda trasera sus 42 kg la convierten en una bici demasiado pesada.

Y es que, a diferencia de las bicis eléctricas, la Albero es un ciclomotor con todas las de la ley. Eso sí, al ser eléctrico, el puño de gas nos entrega de forma constante sus 2 kW de potencia hasta alcanzar los 45 km/h a los que su velocidad está limitada por normativa.

¿Qué sentido tienen, entonces, los pedales, que no sea el de dejar con la boca abierta a los cocheros a los que adelantamos pedaleando sin sudar?

Lo bueno llega en las costas pronunciadas, donde la fuerza de nuestras piernas se convierte en un divertido “turbo” para el motor. Y es que la Albero invita a pedalear, pero con esta función de ayudar al motor, y no viceversa.

Una nueva forma de conducir, efectivamente, en la que podemos jugar con tres modos de potencia y en la que debemos calcular de qué forma se va gastando la batería de Litio-Ion. Bien jugada, su capacidead de 1,3 kWh nos dará hasta 100 km de autonomía.

Todo dependerá, como decíamos, de como juguemos con los tres modos de potencia (Sport, Tour y Eco) de la Albero y de como apoyamos al motor con nuestras piernas.

En lo que al motor eléctrico se refiere, el modo Sport da los 2 kW de potencia con 60 Nm de par máximo para lograr una autonomía de 50 km, el Tour da 1,5 kW de potencia con el mismo par para prolongar la autonomía hasta los 75 km y el modo Eco llega hasta los 100 km rebajando la potencia a 0,8 kW.

Este motor está gestionado por una unidad de control eléctronico que ofrece un sistema de diagnosis y autoprotección para evitar sobrecalentamientos y prolongar su vida útil, y se controla mediante un puño de gas como el de una moto.

En cuanto a la parte "ciclista" de la Albero, disponemos de un cambio de nueve velocidades con un sistema Overdrive que da el mismo efecto que un cambio de plato mediante desmultiplicación interna.

Con todo ello, la Albero es un ciclomotor, una "motobike" como dicen los responsables de Bultaco, sobre la que hay que aprender a conducir de nuevo. Al principio cuesta encontrar el punto, puesto que pasas de no encontrar fuerza suficiente en las piernas para moverla a que los pedales se muevan libres sin resistencia alguna. En un rato, sin embargo, empiezas a aprender a sincronizar la fuerza de las piernas, el cambio de marchas de bicicleta y el puño de gas, para empezar a disfrutar. Y es en este punto en el que te das cuenta de que sobre la Albero te pasarás semanas aprendiendo.

Uno de los momentazos de la presentación fue la subida al Castillo de Gibralfaro, cuando pudimos subir la cuesta apretando el gas a fondo y dando un plus de potencia al motor a base de pedales. En serio, merece la pena probarlo.

En el apartado suspensiones, antes de repasar rápidamente sus especificaciones, comentar que alcantarillas y badenes son el hazmerreír de las Albero. Se nota aquí su herencia de la Brinco.

En el tren delantero monta una horquilla invertida regulable con un recorrido de 130 mm y en el tren trasero un monoamortiguador regulable en compresión, extensión y precarga con un recorrido de 150 mm.

El conjunto ciclo se comporta perfectamente a los 45 km/h que alcanza la Brinco, y muestra señales de ser capaz de aguantar bien a velocidades muy superiores.

En el apartado de frenada, destacar los discos de 203 mm que monta en los dos ejes, con pinza de 4 pistones delante y 2 pistones detrás. Ambos frenos son hidráulicos. Para cumplir la normativa de ciclomotores, la Albero monta faro delantero y retrovisor (más bien testimonial), además de luz de freno.

Sobre la Albero, pues, nos divertimos, pero aún así las dudas sobre sus posibilidades de posicionamiento dentro de nuestro mercado se mantienen. En Bultaco son conscientes que su precio de 5.800 € la convierte en un vehículo exclusivo y están dispuestos a recorrer el duro camino de abrir mercado.

FICHA TÉCNICA BULTACO ALBERO

Peso: 42,26 Kg
Potencia: 2,72 CV
Carnet: AM/B
Precio: 5.800€
Tipo de motor: Motor eléctrico brushless
Cilindrada: Equivalente 50 cc
Potencia: 2,72 CV
Embrague: No
Cambio: Bicicleta (9 vel + Overdrive)
Transmisión: Directa
Tipo chasis: Monoviga aluminio
Basculante: Doble brazo aluminio
Suspensión delantera: Horquilla invertida regulable. Recorrido 130 mm
Suspensión trasera: Monoamortiguador regulable. Recorrido 150 mm
Freno delantero: Hidráulico. Disco 203 mm, con pinza 4 pistones
Freno trasero: Hidráulico. Disco 203 mm, con pinza 2 pistones
Neumáticos: 24x2,35
Fabricante: Bultaco Motors

BultacoBultaco Albero

Más información

Bultaco Albero, la moto-bike urbana

29.11.2017 | Noticias
Bultaco amplía su gama de moto-bikes con un modelo pensado para la ciudad, capaz de alcanzar 45 km/h.
 

Comentarios de Facebook