14. Septiembre 2016 - 17:30 | solomoto.es | Offroad
Texto: Alfonso Sánchez / Fotos: Santi Díaz

Hace ya algunos años, bastantes, unas máquinas de dos ruedas comenzaron a rodar por carreteras y pistas de todo el mundo, el Dakar daba sus primeros pasos y las grandes trail marcaban la ruta. Con el tiempo, esas aventureras se “aburguesaron” y dejaron de lado el polvo de los caminos pensando solo en la negra cinta de asfalto.

Pero la vida sigue y, como en casi todo, la vuelta a los oríge­nes era inevitable. Ahora las grandes trail apuntan de nuevo a terrenos más salvajes, las nuevas Africa Twin, la Multistra­da 1200 Enduro, la familia Adventure de KTM, las R 1200 GS Adventure… son máquinas que no conocen fronteras.

Y para pilotarlas hay que mantener la cabeza en su sitio… y bien protegida. Para esos pilotos ávidos de viajes y aventura hacía falta un casco que encajara en las nuevas necesida­des, un modelo que se adaptase tanto a largos recorridos por carretera como excursiones por los terrenos más agres­tes. Así nacieron los modelos Adventure, una nueva clase de casco integral de moto que en poco tiempo iría convirtiéndose en una categoría en si misma.

Estos cascos debían cumplir con una serie de requisitos muy específicos, adaptarse a un uso mixto, ya que iban a recorrer largas distancias por autopista, carretera o campo, a bordo de trails de alta cilindrada. En las siguientes páginas listaremos algunos de los modelos más representativos del segmento. Encontaréis cascos Shoei, Acerbis, Givi, AGV, Held... Y es que actualmente, no hay casi ningún fabricante que no quiera estar en el segmento.

Para tales menesteres hace falta un casco confortable, con una cuidada aerodinámica para los tramos más rápidos, que al mismo tiempo aísle bien del exterior y disponga de un perfecto sistema de ventilación; cascos que incorporen elementos prácticos y de confort, visores solares, láminas antivaho o intercomunicadores. 

En cuanto a su construcción, como en el resto de las especiali­dades, hay que poner atención sobre los materiales empleados para la fabricación de la calota, los de tipo plástico que suelen ser más económicos y los de fibras, más caros en función de la materia empleada o de sus mezclas, vidrio, carbono, kevlar…

Los primeros cumplen perfectamente su función, incluso con altos grados de calidad, pero como en casi todo, el empleo de fibras nobles mejora la resistencia a impactos y abrasiones.

Además, en el caso que nos ocupa, los requerimientos variarán considerablemente en función de la práctica escogida. En el caso de viajar por autopista necesitaremos un buen diseño aerodinámico, una visera que no moleste y una pantalla que encaje bien y disponga de Pinlock para evitar el empañamiento en caso de frío o lluvia, mientras que si practicamos el off-road con cierta intensidad, valora­remos una buena ventilación para respirar en condiciones y evacuar el calor. Una regulación de las entradas de suave accionamiento ayudará, al igual que el empleo de rejillas o filtros, a evitar que el polvo entre en el interior. Finalmente, el empleo de gafas de cross puede ser una opción más que interesante.

En cuanto a las pantallas, habrá que tener en cuenta si dispone de gafa solar interna o no y, en caso negativo, pen­sar en una que nos proteja bien del sol y los reflejos pero sin llegar a ser molesta en condiciones de luz pobres. De cualquier modo, la mayoría de los modelos ya incorporan el visor solar retráctil que nos permite, mediante un sencillo mecanismo, disponer de una protección solar muy eficaz.

Otro detalle importante es el sistema de cierre. La mayoría de los cascos utilizan una cómoda y sencilla hebilla micro­métrica para ajustar la correa, aunque hemos encontrado también algunos modelos que optan por la doble argolla, algo más farragosa de colocar –sobre todo con guantes– pero considerada la más segura.

Y para acabar, un aspecto que no siempre tenemos pre­sente pero que entraña una gran importancia, la homologa­ción del casco.

La etiqueta de todos los modelos que se venden en la Unión Europea debe llevar la letra E acompañada de un número que corresponde al país donde se ha realizado la homologación y, lo que es más importante, su tipología o novel de seguridad; a saber, P (protectivo) en el caso de los cascos integrales y algunos modulares; N/P (no protectivo) en los que la mentonera no protege y J para los tipo jet o abier­tos. Además, puede darse el caso de modelo con doble homologación, habitualmente P/J.

Y algo que seguramente parecería más que obvio mencio­nar pero que nunca está de más: escoge bien la talla. De nada sirve gastarse medio sueldo en comprar un casco de carbono superligero, con todos los gadgets conocidos y un aspecto estratosférico si al colocarlo, nos baila o al cabo de unos kilómetros nos tortura como una prensa. Recuerda que el casco debe encajar sin holguras, pero sin apretar demasiado.

Páginas

Más información

"The Blues Brothers", el casco de Rossi en Misano

11.09.2016 | MotoGP
Como ya es tradición, Valentino Rossi luce un casco con diseño especial para el GP de Misano, en el que aparecen él y "Uccio" caracterizados como "The Blues Brothers".
 

El casco con el que Arai celebra el 30 aniversario de la Honda NSR250R

31.08.2016 | Para motorista
Se trata de un Arai RX-7X con los tradicionales colores de Honda que por el momento solo estará disponible para el mercado japonés.
 

Comentarios de Facebook