15. Julio 2017 - 11:04 | Miriam Panisello | Noticias

KTM siempre había sido conocida como fabricante de motos off-road. Sin embargo, ya hace años que sorprendió a los aficionados con versiones para carretera. El objetivo era claro: renovarse o morir. Y visto el éxito obtenido, la marca no pierde pistolada y da un paso adelante abriendo un nuevo centro de investigación I+D en Rosenheim (Alemania).

Las nuevas instalaciones concentrarán su esfuerzo en el desarrollo de la electrónica para el segmento de la motocicleta. Allí, las mentes más brillantes de la marca trabajarán en la creación de nuevas ideas de desarrollo preliminar, el diseño de prototipos y la implementación de nuevos procesos mediante conceptos innovadores.

En unos tiempo donde la conectividad se ha convertido en un básico de nuestras vidas, resulta impensable que esa tendencia no se traslade al mundo de la motocicleta. Para alcanzar el objetivo de "motocicletas conectadas", KTM desarrollará en Rosenheim nuevos sistemas que faciliten la conectividad digital entre la moto y el piloto para, a largo plazo, intentar llegar a una interconexión de vehículos con el fin de prevenir el mayor número de acidentes posibles. 

Con una superficie de 480 m2 y capacidad para acomodar hasta 30 empleados, el centro de Rosenheim ya forma parte del Departamento I+D de Mattighofen (Austria), con quienes también compartirán información. Pese a que la plantilla actual cuenta con tan solo siete empleados, pocos en comparación con los cerca de 500 trabajadores de Mattighofen, su objetivo es ampliarla. Y ahí es donde entra el motivo de la ubicación elegida, muy cerca de un centro de estudios superiores que proporciona la posibilidad de disponer de ingenieros de desarrollo competentes, y de la zona. Una gran oportunidad para la marca de conseguir expertos adicionales, y seguir creciendo.
 

 

Comentarios de Facebook