2. Febrero 2018 - 11:29 | Román de Arquer | Noticias

Con el reciente veto de las paddock girls en la Fórmula 1, la polémica ha vuelto a reflotar. ¿Debería MotoGP, y el motociclismo en general, seguir el mismo ejemplo?

El debate ha resurgido tras un comunicado de Sean Bratches, Director General de Operaciones Comerciales en la F1, en el que explicaba el nuevo rumbo tomado por la competición: “Si bien la práctica de emplear chicas, ha sido un elemento básico de los Grandes Premios de F1 durante décadas, creemos que esta costumbre no resuena con nuestros valores de marca y claramente está en desacuerdo con las normas sociales modernas. No creemos que esta práctica sea apropiada o relevante para la Fórmula 1 y sus seguidores, antiguos y nuevos, en todo el mundo".

Al poco de saberse este noticia, diversas fuentes de Dorna, pilotos y otros involucrados en el mundo del motociclismo han tardado poco en dar su opinión al respecto. Incluso el propio Bernie Ecclestone, ex propietario de la Fórmula 1, ha sido escéptico con esta decisión tras dar su opinión en el diario británico The Sun: “No puedo entender cómo puede ser ofensivo para alguien el hecho de que haya una chica guapa con un número delante de un coche de F1.

En MotoGP parece ser que coinciden con la opinión del ex magnate británico, y que por ahora no se prescindirá de las paddock girls. Aprovechando la Gala Cetelem de los Campeones del Mundo que organiza la RFME, varios pilotos y el propio Carmelo Ezpeleta hablaron del tema. El Director Ejecutivo de Dorna fue tajante al decir ante los medios queen MotoGP no se va a regular absolutamente nada. Prosiguió explicando su desacuerdo a la decisión de la F1 “decir que no pueden ser chicas las que sostienen los números en la salida me parece una discriminación contra las chicas”.

Por otro lado, Marc Márquez, que recibió la medalla del Real Orden de Mérito Deportivo durante la gala, tampoco considera apropiada este tipo de medidas en su deporte, “no lo veo bien ya que muchos chicos y chicas se pagan su carrera o su máster haciendo este tipo de trabajos totalmente respetables". Y como solución al tema, sugiere que se regule la vestimenta de este colectivo y así aminorar la polémica. Joan Mir, otro de los invitados, no quiso meterse en lios y fue muy conciso con su respuesta, “opinar de esto por un lado puede salir mal y por otro también. Lo que digan ellas, son ellas quien mandan.

En otras modalidades del motociclismo también es habitual contar con paddock girls. El diario AS en una entrevista a Sandra Gómez, subcampeona del mundo de trial, quiso recoger su opinión respecto la polémica. Para Gómez esto se solucionaría siendo equitativos con ambos sexos, estoy a favor de las azafatas pero también de los azafatos. Es un mundo de todos, somos chicas y chicos. En las carreras estamos muy metidas y veo bien que haya un equilibrio. Si no quieren ni chicos ni chicas, ninguno. Y si no, los dos".

El debate también ha llegado a los platós de televisión, donde han resonado las palabras de la periodista Esther Jaén en ‘Los Desayunos de TVE’, que se ha mostrado muy crítica con los pilotos y su defensa de las paddock girls. Jaén ha sido contundente, me parecía y parece absolutamente denigrante que lleven a chicas que son estupendas, que además van porque ganan dinero, pero que van a sujetar un paraguas, a sujetar unas flores, o a que al gañán que ha ganado agite la botella de champán y te la tire por hacer la broma… Me parece denigrante. Es un cliché de la mujer deleznable”. Sin embargo, coincide con Sandra Gómez en la propuesta de contar tanto con chicas como con chicos para esta función, “si quisieran poner azafatos y azafatas, sería razonable”.

Otro punto de vista interesante es el de las agencias que se encargan de emplear a las azafatas para los eventos deportivos. Vicky Valdazo, directora gerente de Grande Rasgos, tampoco le ve sentido a todo este debate generado, en palabras al diario Marca, "es una estupidez. Estamos hablando de una profesión. Es como quitar de la mina a los mineros. Es un trabajo como otro cualquiera. Están eliminando un puesto de trabajo. Alguien tiene que dar los trofeos o las botellas en un congreso". Además quiso matizar que "solo el 30 por ciento de las azafatas son paragüeras. El resto está en palcos, VIP Village, etc".

Por lo visto, parece claro que las paddock girls seguirán vinculadas al mundo del motociclismo, y sus empleos están fuera de riesgo. Ahora quedará ver cómo le sale la jugada a la Fórmula 1 y si su negocio se verá resentido por esta polémica decisión. Pero también queremos conocer vuestra opinión, la de los aficionados a este apasionante deporte. ¿Es un acierto prescindir de las paddock girls?

Comentarios de Facebook