17. Julio 2017 - 9:47 | Antonio Muniente | Noticias

GregorioQUIK 20170722 092317

Imagen de Antonio Muniente

Casi no llegamos a la entrevista por un problema de tráfico, menuda paradoja. En todo caso no sería culpa de Gregorio Serrano, pues la causa es un accidente en la M30 competencia del Ayuntamiento de Madrid. Nos recibe en un despacho acorde al cargo, talla XL. Su trato es cálido, invita a hablar. Consigue que nos olvidemos de que estamos ante el máximo responsable de Tráfico de nuestro país. Nos muestra su último tweet, celebrando que en la jornada pasada no hubo ningún fallecido en nuestras carreteras: “Suelo poner un tweet para darnos ánimos cuando estamos en cero fallecidos. Es un día que suelo celebrar con alegría”.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, Gregorio Serrano es, entre otras cosas, profesor universitario de Derecho Financiero y Tributario. Gracias a su actividad docente, es motorista: “Me compré una Yamaha Majestic para llegar a tiempo a las clases”. Prácticamente toda su carrera política ha sido en Sevilla, su ciudad natal y una de sus pasiones. En el ámbito municipal ha sido teniente alcalde y ha ocupado todo tipo de responsabilidades, siempre junto a Juan Ignacio Zoido, el actual ministro del Interior, en aquella época alcalde de la capital andaluza. Nacido en 1967, está casado y es padre de dos hijas.

En España hay 5.198.944 vehículos de dos ruedas entre motos y ciclomotores ¿Qué pasaría si una de sus hijas le pidiera una moto?

“Intentaría explicarles las ventajas e inconvenientes que tienen y que ellas decidieran”. Vacila, está contestando el padre no el director, pero se lanza: “Yo no tengo derecho a intentar disuadirlas del uso de la motocicleta cuando yo lo hago, no sería congruente”. Remata: “Te tengo que decir también, no sé si por suerte o por desgracia, mis hijas, ninguna de las dos, han planteado nada de motos, no he tenido ocasión de probarme a mí mismo respecto a ese asunto, pero bueno, creo que sería coherente”. Ha puesto extremo cuidado en contestarnos, sabe bien lo que dice, pero no evita revelar su sentimiento. “La moto es un vehículo vulnerable. Como padre no puedo ocultarte que tendría preocupación”.

Los permisos de moto son complejos, mucho. Gregorio Serrano abre la puerta a su reformulación.

“Hemos creado un grupo para revisar toda esta pléyade de permisos que tenemos. Vamos a intentar ser más operativos y coherentes, y si se entiende que es absurdo repetir un mismo examen, vamos a verlo con detenimiento. No tenemos una posición cerrada sobre este asunto, estamos abiertos a todas las sugerencias que tengan sentido.

Por último nos recordaba su experiencia en el Gran Premio de Jerez viéndolo a pie de carretera: “Estuve allí presente, en la rotonda donde se regulaba el tráfico, al lado de los guardia civiles, en mitad de la vía, viendo cómo ellos regulaban el tráfico. Allí hubo una evacuación de más de 20 mil motos y no hubo ni un solo percance. Salían en manadas como los ñus cruzando el Serengueti, todos a la vez, tremendo.” Simpática, la comparación.
 

¿Cómo estamos respecto a Europa en accidentabilidad?

“De los 28 países de la UE, somos los cuartos empatados con Dinamarca. Cuando se produzca el Brexit, y salga Gran Bretaña, como no hay mal que por bien no venga, pasaremos al tercer puesto. Tenemos una tasa de 37 fallecidos por millón de habitantes, cuando la media europea es de 52. El año pasado tuvimos 1.160 fallecidos; también es verdad que tenemos cerca de 5.000 heridos graves, otra cifra muy preocupante”.

Después de cada crisis, con el repunte económico, los accidentes se incrementan. Más vehículos circulando, más accidentes. Gregorio Serrano le pone cifras a la teoría: “Los 18 millones de desplazamientos de más en 2016 respecto a 2015, por un mero cálculo de probabilidades, puede ser otro factor que influya en la accidentabilidad. En 2016 hubo 700.000 coches más que en 2015, de incremento neto, y 18 millones de desplazamiento más, y eso algo, inevitablemente, influye. No es una excusa, es constatar un dato”.

¿Cómo se prevé 2017?

El primer semestre del año hemos acabado con 9 fallecidos más que en la misma fecha del año anterior, pero viendo el incremento de desplazamientos que se está produciendo en las carreteras, el Ministro del Interior, Juan Antonio Zoido, presentó una batería de medidas calificadas de urgentes.

Gregorio Serrano nos recordaba algunas de ellas: “La mayoría de ellas están dirigidas a las propias vías, desde las bandas sonoras centrales para evitar los cambios involuntarios de carril hasta el establecimiento de cruces inteligentes donde te advierten de la llegada a un cruce y de que hay un vehículo esperando para cruzar”. Nos remarcaba especialmente la siguiente medida: “Vamos a hacer una reconfiguración de las zonas de adelantamiento, si hay que ampliar el tramo de la prohibición o señalizar mejor”.

También nos citaba otras actuaciones, más tecnológicas, que, de momento, están teniendo un carácter concienciador: “Hemos instalado avisadores de velocidad (no denuncian, solo indican la velocidad) y cámaras para vigilar el uso del cinturón de seguridad. Estas medidas, aunque están funcionando, ahora tienen un carácter informativo, digamos concienciador más que punitivo”.

Sobre la titularidad de las carreteras, nos hacía una aclaración: “Todo el mundo hace responsable de las vías al Ministerio de Fomento (N.del R.: El Estado central), pero hay un desconocimiento total; de los 170.000 kilómetros, solo 26.000 pertenecen al Ministerio de Fomento. Tenemos un festival de titulares de vías, comunidades, diputaciones, ayuntamientos…”.

Reforma de la Ley de Seguridad Vial, consenso, consenso, consenso.

Hace días que se conoce la intención de la DGT de reformar las diferentes leyes del tráfico, le preguntamos a su máximo responsable:

“Tenemos un objetivo  concreto y muy ambicioso, que es la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Lo primero que vamos a hacer es escuchar a los expertos y a los sectores, a la sociedad”.

Nuestro entrevistado no tenía reparo en citar a un predecesor suyo, Pere Navarro: “Él decía: la seguridad vial no es de izquierdas ni de derechas. Es cuestión de sentido común y de tomar las decisiones que son más acertadas, con el consenso mayor posible. El consenso es un principio general que va a regir nuestro paso por la dirección general de tráfico”.

Páginas

Comentarios de Facebook