30. Agosto 2017 - 19:31 | Antonio Regidor | Noticias
Imagen de Antonio Regidor

Las toneladas de CO2 presentes en nuestra atmósfera, un gas contaminante fruto de nuestra actividad industrial, son un problema que puede solucionarse con un nuevo proceso para lograr gasolina a partir de este gas.

Bosch ya está trabajando en plantas piloto experimentando con la fabricación de gasolina sintética a partir del CO2 presente en nuestra atmósfera.

El proceso no es barato ni sencillo, pero es posible, y sería 100% limpio si se realiza con energías renovables, como la solar o la eólica.

La idea no es nueva ya que desde hace un tiempo ya existen iniciativas para capturar el CO2 del aire y convertirlo en nanotubos de carbono o en material de construcción.

El proceso para fabricar la gasolina sintética comienza con la hidrólisis del agua, separando el hidrógeno del oxígeno.

El segundo paso es capturar el CO2 de la atmósfera mediante filtros.

El tercer paso es combinar el CO2 con H2 para fabricar gasolina, gas oil o gas sintéticos.

Según la experiencia de Bosch el precio de producción, antes de impuestos, de la gasolina sintética es elevado, entre 1 y 1,40 euros.

La gasolina sintética es una solución al agotamiento de los combustibles fósiles, siempre y cuando se produzca con energías renovables.

La ventaja de la gasolina sintética es que no habría que cambiar la red de distribución actual de los dispensadores -gasolineras por enchufes o expendedores de hidrógeno, por ejemplo. 

De momento aún estamos lejos de ver gasolina sintética en nuestros surtidores.

Será una realidad cuando el precio de producción de los combustibles tradicionales alcance el de la gasolina sintética.

Comentarios de Facebook