4. Agosto 2017 - 16:20 | solomoto.es | Noticias

"Queda poco por decir de mi querido amigo, compañero de batallas y hasta padrino de bodas, Ángel, que no se haya contado en las últimas horas. Sin embargo, no quería dejar de recordar el legado que nos ha dejado personal y profesionalmente, tanto al mundo de la alta competición como al conjunto del sector Dos Ruedas.

Conocí a Ángel en torno al año 76, época en la que yo estaba al mando de las Carreras de Velocidad de Bultaco. Nieto ya brillaba por aquel entonces al manillar, y con nuestra perseverancia y las ganas que teníamos de comernos el mundo, nos esperaba un gran año de competición. Ganamos dos mundiales, y se nos escapó –aunque por poco– el campeonato de 125 cc. Años más tarde, nos encontramos de nuevo en Derbi, cuando ya había alcanzado su madurez deportiva y se había consolidado como uno de los pilotos más laureados de la historia del Motociclismo. Por delante, le esperaba otra carrera imprescindible para este sector.

Ángel nos ha enseñado mucho a todos los que pudimos compartir su vida con él. Como persona, siembre ha destacado por su profesionalidad y exigencia, además de detallista: ¡No se le escapaba una! También, competitivo, en el buen sentido de la palabra; ¡mal perder hasta para jugar al parchís! Pero, precisamente esa perseverancia, hacía que todos diésemos siempre lo mejor de nosotros mismos a su lado. Aunque, si tuviese que destacar un valor por encima de todos, ese sería su humanidad: siempre pendiente de su familia, amigos, de su gente. Sin duda, los tres años que compartimos juntos han marcado mi vida profesional y personal: en Ángel he tenido un buen espejo en que mirarme.

Al margen de la faceta personal, no quiero olvidarme de la parte deportiva y de su decisiva contribución a este sector. Ángel hizo historia en el Motociclismo en un momento muy distinto al actual, donde las victorias de nuestros pilotos no eran el pan de cada domingo. Él forjó el camino de Crivillé, Aspar, Lorenzo o Márquez… y de tantos pilotos que hoy están en lo más alto de su carrera deportiva. Él hizo que miles de aficionados creyesen en este deporte; en definitiva, Ángel democratizó el Motociclismo en nuestro país.

Muchos se preguntarán cómo logró forjar su camino y llegar a lo más alto del Motociclismo. Su inteligencia le hacía aguantar la presión como pocos, arriesgaba, era agresivo al manillar, pero conocía sus límites en cada carrera y sabía obtener el 100% de sus motos porque no descuidaba nada. Y para muestra, una de las miles de anécdotas que guardo de nuestra época como compañeros de equipo: en su circuito, Assen, me llamó un domingo a las 8:00 h, y me dijo: “César, hay que cambiar la sexta”. “¿Por qué?”, contesté yo. Su respuesta: “No ves que el viento sopla en contra…”. Hicimos ese cambio y ganó la carrera. Ese es Ángel Nieto, en estado único, puro e irrepetible entre los grandes, y así te recordaremos siempre.

Gracias."

César Rojo, presidente de ANESDOR, la Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas. 

César RojoÁngel Nieto

Comentarios de Facebook