1. Enero 2017 - 17:15 | Jordi Hernández | Noticias
Fotos: Santi Díaz

La familia MT ha sido y es uno de los aciertos más importantes de Yamaha en los últimos tiempos, es una saga que destaca por su modularidad y capacidad de transformación a cualquier formato partiendo de una base común, ya sea en la cilindrada de los 900 cc como ahora en los 700.

Hoy le toca el turno a la Tracer 700, la nueva y pequeña sport-turismo de Yamaha desarrollada con gran coherencia a partir de la MT-07 y filosóficamente muy en sintonía con su hermana ma­yor, la Tracer 900. Como ella, es una moto muy polivalente, pero en esta versión lo es todavía más si cabe, ya que el tipo de cliente potencial es mayor y más variado. Esto se debe a que existe la posibilidad de limitarla a 48 CV para que pueda ser utilizada por los propietarios con carnet A2, lo que le da acceso a un amplio sector del público y a la potencial cantera de futuros conductores de motos mayores y más potentes.

Aun­que, eso sí, si por ello estáis pensando que es una moto exclusiva para principiantes, nada más lejos de la realidad, pues la pequeña Tracer es capaz de satisfacer y sorprender incluso al conductor más bregado.

A pesar de todo, la versión de algo más de 74 CV que hemos probado es una auténtica pasada; su pequeño tamaño y ligereza nos confieren una inmediata sensación de seguridad, y, aunque comparada con la versión naked es obviamente un poco más voluminosa, continúan te­niendo unas cotas muy reducidas y fácilmente controlables. Esto se debe también a que en la transformación hacia el estilo sport-turismo se ha conseguido una posición de conducción mucho más cómoda gracias a la recolocación del manillar en una posición más elevada.

Como siempre, esta situación aporta varios beneficios, aunque los dos principales son una postura más natural, con una espalda más erguida y sin cargar peso sobre los brazos y, desde el punto de vista de la conducción, una actitud que favorece el dominio sobre la moto. Y es que eso es precisamente lo que sientes en todo momento sobre la Tracer 700: el control lo tienes tú. Por resumirlo de algún modo, su conducción sería un compendio entre facilidad, equilibrio y diversión, sabemos que muchas motocicletas de su categoría cumplen con estos tres requisitos, pero ninguna de ellas lo hace, al menos por el momento, al nivel de la Yamaha.

Por un lado tenemos una parte ciclo muy bien equilibrada, sin ex­centricidades que encarezcan el producto y formado exclusivamente por buenos componentes de eficiencia contrastada. Al mismo tiempo, tiene la suerte de contar con uno de los mejores propulsores de la cilindrada media, una bestia bicilíndrica en línea transversal fabricado bajo el concepto Crossplane, que no deja de impresionarnos por su excelente entrega par y una suavidad de funcionamiento exquisita. Y es que a cualquier régimen empuja con mucha fuerza; desde las 3.000 hasta las 9.000 rpm se muestra lleno y siempre a punto para la acción, lo que le confiere una excelente banda de utilización y una versatilidad muy interesante ante cualquier uso.

La suma de propulsor y parte ciclo da como resultado una moto que da lo mejor de sí en las tres fases necesarias para superar una curva. En la entrada, es rápida, precisa y permite efectuar correcciones de cualquier tipo. En el ápice, se muestra estable y fiable, indiferentemente del radio del viraje, con reacciones predecibles que se controlan fácil­mente. Por último, en la salida, nos obsequia con unas aceleraciones vertiginosas gracias a la generosa entrega de par y a su capacidad para transmitirlo, casi sin pérdidas, al asfalto. Sin duda, Yamaha ha sabido dar con un conjunto muy bien compensado y balanceado en carretera.

Páginas

Más información

La nueva Yamaha MT-07 2017, al estilo de la MT-10

06.09.2016 | Noticias
Unos bocetos de Yamaha de su superventas revelan un cambio estético para 2017.
 

Yamaha Tracer 700: Encuentro en las alturas

20.08.2016 | Pruebas
La nueva Tracer va destinada a motoristas con experiencia o jóvenes con ganas de descubrir el placer de viajar y buscar nuevas sensaciones a un precio muy razonable. Descubrimos sus encantos en las alturas.
 

Comentarios de Facebook