26. Noviembre 2017 - 20:31 | Joan Carles Vázquez | Noticias

El paraíso de las normas peculiares es, como para tantas otras cosas, Estados Unidos. Es obvio que conducir a ciegas es, cuanto menos, una temeridad. Una osadía o mejor dicho una imprudencia de dimensiones descomunales que, en principio, nadie en su sano juicio intentaría. Pues bien, en el estado de Alabama, situado en la región sur del país; en la división centro sureste, existe una ley expresa que  prohíbe conducir con los ojos cerrados. Los ‘ideólogos’ de la norma, según cuenta la leyenda, alegaron cuando la redactaron y aprobaron que un día un conductor decidió probar suerte y que tras ser detenido (o de haberse estrellado), alegó que “esto es un país libre y ninguna ley prohíbe conducir con los ojos tapados”. De ahí que por si las moscas, dicha situación esté formalmente reglada. Así que si circuláis con vuestra moto por sus carreteras, ya sabéis: ¡¡eyes wide open!! (ojos bien abiertos). Nada de parpadeos largos.

Si cambiamos de estado y viajamos un poco a la derecha del mapa; hasta Florida, toparemos con una de las leyes viales más… sorprendentes. Sobre todo, porque parece más propia del continente africano o asiático. ¿Por qué? Y es que si por casualidad decidís aparcar por unas horas o días vuestra moto y alquilar un.. ¿¡elefante!? Debéis saber que si por un casual lo dejáis amarrado en un parquímetro, tendréis que abonar la tarifa pertinente como si de un turismo se tratara. ¿Aceptamos elefante como animal de compañía?

Y hablando de animales ‘poco americanos’, en Nevada está terminantemente prohibido desplazarse en camello.

No queda claro, en cambio, el objetivo de una ley de Massachusetts, todavía más al norte. Y es que allí los taxistas tienen terminantemente prohibido mantener relaciones sexuales en los asientos delanteros de su coche mientras se encuentran cumpliendo con su jornada laboral. Vamos, que no podrías emular al protagonista de la película ‘¿Cuánto me amas?’ en la que un hombre gana la lotería y pretende gastárselo en la prostituta interpretada por Mónica Bellucci, quien le ofrece un adelanto en el asiento del copiloto. Los taxistas sólo pueden hacer un ‘home run’ en su propio vehículo y estando con la bandera levantada en los asientos traseros. Las otras opciones que se nos ocurren para esquivar la ley serían ‘ligar’ cuando ya no están de servicio o hacerlo como pasajeros de otro taxista. Por cierto, si no eres taxista, tranquilo, puedes explayarte sin miedo a sanción alguna.

En Pennsylvania hayamos una norma que seguro que a día de hoy sigue haciendo las delicias de la Asociación Nacional del Rifle, o su acrónimo en inglés NRA (National Rifle Association). ¿Por qué? Resulta que si circulas de noche por cualquiera de sus caminos sin asfaltar en coche o moto deberás llevar siempre contigo una arma de fuego o una pistola lanzabengalas. No en vano, cada milla de tu recorrido o kilómetro y medio deberás parar, disparar al aire tu arma o bengala y esperar diez minutos antes de reemprender tu trayecto y una vez que nos hayamos asegurado de que el camino está despejado de cualquier tipo de fauna. El motivo es que hay que espantar al abundante ganado, así como a los animales no domésticos, que nos podemos topar en dicho estado norteño.

Por cierto, muchísimo menos considerados con la vida animal fueron en su día los legisladores de Virginia Occidental, puesto que allí tienen legalmente permitido comerse los animales que atropellan con sus coches o motos en las carreteras.

Y de una costa, a la otra; a California. Sol, playa… Seguramente esto último explica la excepción a una de las normas más raras del planeta. Y es que allí, en el estado en cuya bandera se puede ver un majestuoso oso grizzly (ya extinto, por cierto), está prohibido disparar desde un vehículo en movimiento. Es más, incluso te pueden sancionar (se considera un delito menor) si juegas a indios y cowboys ya seas un crío o algo más mayorcito y viajas como pasajero o conduciendo. Sin embargo, el ‘pistolero’ tiene tecnicismo legal para salvarse: si el blanco de sus disparos fingidos o reales es… ¡¡una ballena!! Curioso, ¿verdad?

Pero no abandonemos California. Y es que el estado en el que Arnold Schwarzenegger llegó a gobernar hace ahora unos años es ilegal saltar de un vehículo en marcha a más de 65 mph (o si se prefiere 104 km/h). Sin embargo, a 64 mph o 103 km/h es ¡¡completamente legal!! Hay quien asevera que en esta norma se entrevé la alargada sombra del Screen Actors Guild (SAG); en español, el Gremio de Actores de Cine de Hollywood.

Recordáis Massachussetts, ¿verdad? Pues en la liberal ciudad de San Francisco tienen vigente una curiosa normativa que afecta a los propietarios de un centro de lavado de vehículos. Y es que si eres el dueño de un establecimiento dedicado a la limpieza de automóviles o motos no puedes usar ropa interior para secarlos so pena de sanción severa. Si eres un particular y estás en un autoservicio, sin problema: seca y abrillanta tu coche o moto como quieras. ¿Dándole una segunda vida a tus calzoncillos de la suerte?   

Si viajamos al Far West, a Colorado, andaros con ojo a la hora de escoger el color de vuestra moto o coche para moveros por Denver. ¿Por qué? Los vehículos de color negro no pueden circular… ¡¡en domingo!!. Sí, el día del señor deberás buscarte otro medio de transporte o dejar lo que tengas que hacer para el día siguiente. Pensaréis que es una ley un tanto obsoleta y que probablemente no se aplique en la práctica. Bueno pues resulta que Colorado encabeza el ranking de los estados más estrictos a la hora de sancionar las infracciones de tránsito. Avisados estáis.

El paseo por las leyes de tránsito raras de Estados Unidos lo terminamos en Alaska. Allí, no puedes circular con un perro atado al techo de tu vehículo. ¿Será porque es más fácil llevarlo dentro del coche o furgoneta? ¿Será porque los legisladores notaron que las bajas temperaturas invernales de ese Estado tienden a ser perjudiciales para estos animales? Nos queda la duda de si esa era una práctica habitual antes de existir la ley. ¿Qué pensáis vosotros?

En cambio, si tu mascota es un pájaro, llévatelo siempre contigo en Utah. Más que nada porqué en ese Estado todas las aves tienen preferencia de paso en todas las carreteras. Eso sí, si es un dulce y tierno pollito evita que visite la capital de los EE.UU. En Washington tienen prohibido cruzar cualquier calle. ¡¡Ah, sí!! Y si decides cambiar tu moto por un caballo asegúrate de que es un bello corcel. Si los agentes de la ley encuentran que es feo… ¡te multarán!

 

Comentarios de Facebook