29. Septiembre 2017 - 19:29 | Antonio Regidor | Noticias
Imagen de Antonio Regidor

Quizás los nombres de Flike, Scorpion-3, Kitty Hawk Flyer y Kalashnikov os suenan de algo.

Pero quizás no los relacionáis con motos eléctricas voladoras.

Y es que estos cuatro nombres que os hemos mencionado son los de las primeras motos voladoras que veréis surcar el espacio aéreo.

Y se denominan motos voladoras porque el piloto va sentado a horcajadas, como en una moto. Ese es el único parecido a una moto de dos ruedas.

Se desplazan gracias a motores eléctricos y grandes hélices como si fueran drones tamaño gigante, y pueden volar en horizontal y despegar y aterrizar verticalmente, como un dron.

El prototipo de moto voladora de Kalashnikov -sí, el conocido fabricante de armas ruso- aún no tiene nombre.

Se trata de un vehículo volador con 16 rotores con capacidad para un ocupante y que se gobierna con un par de joysticks.

No se han hecho públicos sus datos, autonomía, peso, velocidad o capacidad de carga.

La Kitty Hawk Flyer es un proyecto apadrinado por uno de los fundadores de Google, Larry Page.

Es un octorrotor monoplaza, controlado por un par de joysticks y que tiene como instrumentación una gran pantalla TFT, una especie de tablet.

Se eleva a 4,5 metros del suelo, tiene una velocidad máxima de 40 km/h y tiene una capacidad de transporte de 100 kg.

Según la empresa lo puede volar cualquiera sin necesidad de tener licencia de pilotos, aunque fuera de zonas pobladas y preferentemente sobre un lago o el mar -está equipado con flotadores como tren de aterrizaje..

Kitty Hawk ya acepta pedidos para su Flyer que, por cierto, toma su nombre del primer aparato que logró volar un centenar de metros, el Flyer de los hermanos Wright.

El Scorpion-3 es obra de la empresa rusa Hoversurf, ahora afincada en los Estados Unidos.

Es el que más aspecto de moto tiene de los cuatro proyectos que hoy os mostramos.

Es casi un chasis de moto al que se le han acoplado cuatro grandes rotores.

Hoversurf la ha limitado a una velocidad de 48 km/h y a una altura de vuelo de 10 metros, su batería aguanta hasta 27 minutos y puede llevar un peso máximo de 120 kg.

Una curiosidad es que uno de sus sponsors es Yakhnich, el que fuera patrocinador del equipo oficial de MV Agusta en SBK en 2014 y del Pramac de MotoGP en 2016.

Para acabar, el Flike, el más espectacular y de mayores dimensiones.

Es el que promete más prestaciones aunque, de momento, es el más embrionario.

Es una moto voladora con tres rotores dobles -seis hélices-, con dos frontales y uno trasero, concebida en Hungría por un grupo de ingenieros.

Cuando esté listo alcanzará los 100 km/h y una altura de vuelo de 30 m -velocidad y altura limitadas electrónicamente-.

Tendrá una autonomía de una hora y podrá cargar un máximo de 100 kg -una persona-.

Otro detalle es que además de poderse pilotar -con licencia de piloto- será capaz de realizar vuelos autónomos o de ser pilotado remotamente.

Pero antes de estos cuatro proyectos hubo otros como la Aero-X, aunque este utiliza un motor de gasolina , un prototpipo que parece estar en stand by...

 

Ninguno de estos aparatos tiene precio ni fecha de venta exacta, pero lo que podemos asegurar es que costarán lo mismo que un superdeportivo... Un sueño, un capricho caro...

Comentarios de Facebook