5. Octubre 2017 - 12:27 | Miriam Panisello | Noticias

Hasta los más fuertes y valientes necesitan tener un buen amigo. Es por eso que los chicos de Beautiful Machines decidieron que la Monster’, su brutal Harley-Davidson sobrealimentada, necesitaba a alguien acompañarla en su aventura hacia el Art of Speed, por lo que le dieron un hermanito pequeño: ‘Lil’ Monster.

Basado en una mini moto Comel, ‘Lil’ Monster es pura diversión, y el acompañante ideal para la gran Monster. Tras una época de destierro, en la que ‘Lil’ Monster sirvió para hacer recados por la ciudad, por fin volvieron a él para ponerlo al día y afrontar el Art of Speed.

Lo que los chicos de Beautiful Machines querían, era llevar un soplo de aire fresco al evento, con un modelo divertido, completamente diferente a todo lo que se había visto. De hecho, les llegaron a decir que la moto recordaba a un chicle. En parte, por su brillante pintura Cyan, acompañada de grafitis en rosa brillante y marfil.  Sin duda alguna, una pintura que aporta al ‘Lil’ Monster una personalidad muy marcada.



Al asiento le dieron un acabado en color marfil, con rayas rosas, que rompía todos los esquemas. Pero el detalle más divertido, está gravado en unos de sus costados. El pequeño ‘Lil’ farda de familia y lo grita a los cuatro vientos: “Mi hermana es una Harley”. Un entusiasmado Julian explica que así, todos sabrán con quién anda ese pequeñajo.

El viejo asiento negro de serie fue sustituido por otro más pequeño, en piel color camel. Pero estos no son todos los trucos que esconde. Cuanto más trabajaba el equipo de Beautiful Machines en el pequeño Monster, más ideas locas se les ocurrían. Y así, decidieron que esta sería la moto ideal para los skaters y le fabricaron un porta monopatines. Realizado en metal, se le dio una capa de pintura rosa y usaron cuero para proteger el monopatín de golpes. Evidentemente, tampoco podía faltar un skate a juego en el que pintaron un pulpo y las iniciales BMMC, con una gama de colores a juego con la mini moto.

Pero este pequeñajo no sólo podía ser bonito, también debía funcionar bien.  Para conseguirlo, el cilindro OHC recibió una toma de aire completamente nueva y el tubo de dirección  se hizo un poco más grande, con una envoltura térmica para evitar quemaduras. También trabajaron en una nueva sección de silenciador trasero, que se ajustó para recordar a una Honda clásica.



Los espejos, palancas y agarres a tamaño completo, son el detalle perfecto para darle a ‘Lil’ Monster ese aire cómico que buscaban sus creadores. El faro, con la envoltura metálica de una vieja Honda, le aportan el toque nostálgico.

El nuevo  conjunto de amortiguadores traseros, la suspensión delantera reconstruida y las ruedas fueron los toques finales para dejarlo listo para la acción.

Ahora, la gran Harley-Davidson Monster de Malaysia’s Beautiful Machines ya puede viajar y presentarse a todas sus citas con su hermano pequeño, el ‘Lil’ Monster.
 

Más información

Beautiful Machines Monster, atrevimiento malayo

12.01.2017 | Noticias
Desde Malasia llega esta impresionante realización basada en una Harley-Davidson Heritage Softail .
 

Comentarios de Facebook