10. Julio 2017 - 16:55 | solomoto.es | Noticias

Tras una toma de contacto en las instalaciones de Honda, en Santa Perpetua de la Mogoda, los cuatro ganadores del concurso de esta edición de Barcelona (está prevista esta misma acción en Madrid y Valencia) se fueron para casa sentados sobre un  X-ADV. Durante dos días se movieron con él igual que lo harían con su moto, así que llegados al sábado, día en el que estaba prevista una ruta por los prepirineos, ya conocían perfectamente el carácter y las particularidades del megascooter de Honda.

Lluís Morales, responsable del departamento de pruebas de Solo Moto, había trazado una ruta que iba a permitir a los participantes probar el X-ADV profundamente y en todo tipo de circunstancias.

 

Nos vamos de ruta

El sábado, el lugar de encuentro y de partida volvía a ser en Honda, concretamente el HIS (Honda Instituto de Seguridad). Desde allí, y con el cielo amenazando lluvia, partía la expedición con rumbo hacia el norte, buscando siempre carreteras comarcales que diesen la posibilidad a los cuatro invitados a poner a prueba el X-ADV en una conducción más exigente que la que habían llevado a cabo hasta ahora.

La primera parada estaba prevista en El Puig de la Balma, un conjunto histórico que pertenece al Ayuntamiento de Mura y al que para acceder se debe transitar una pista de tierra durante unos 5 kilómetros, momento en el que los participantes pudieron comprobar el buen comportamiento del X-ADV en este tipo de pistas.

En el espectacular enclave del Puig de la Balma pudimos descansar y recuperar fuerzas con un buen almuerzo a base de tablas de embutidos y quesos. Hasta ese punto ya se habían recorrido 60 kilómetros.

 

Camino del Santuario de Bellmunt

 La sobremesa se alargó algo más de lo esperado debido a que fuera estaban cayendo algunas gotas y todo hacía predecir que no iba a durar mucho esa situación, así que mejor esperar charlando de motos.

Con el cielo todavía gris pero sin lluvia iniciamos el camino hacia la segunda parada prevista, en el Santuario de Bellmunt, ya en pleno prepirineo. Nos separan de nuestro segundo destino unos 80 kilómetros, que transcurren de nuevo en su mayor parte por carreteras secundarias y, aunque no llueve, con algunos tramos con asfalto  mojado.

El Santuario de Nuestra Señora de Bellmunt se eleva a 1.246 metros sobre el nivel del mar, una situación privilegiada que permite admirar desde su parte más alta toda la Plana de Vic.

En ese escenario de lujo los participantes se relajan, descansan y comparten sus opiniones respecto a lo que les está pareciendo el X-ADV hasta ese momento. Más tarde, y con el cielo todavía amenazante, descendemos la revirada carretera de acceso al Santuario con el objetivo de plantarnos en el restaurante Ca l’Ermità, en el que nos espera una comilona de esas que no se olvidan fácilmente.

 

Comilona en Lourdes de Puig Agut

El restaurante escogido no podía ser más pintoresco. Se trata de una antigua iglesia católica reconvertida en restaurante.

Llegamos, nos sentamos en la mesa que nos tenían reservada y dos hora más tarde… salimos rodando de allí. La comida, además de buenísima, fue abundante, exageradamente abundante diría. Menos mal que los tempos entre platos nos permitían charlar un rato y así ir bajando la comida poco a poco.

Tras el avituallamiento nos disponemos a deshacer la pista de tierra que nos trajo hasta el restaurante para ir a buscar la C-17, la autovía que nos llevará de regreso a Honda, dando por concluida así la mega prueba del X-ADV.

Un día de motos perfecto gracias en primer lugar el X-ADV, que sorprendió a los participantes, incluso a los más escépticos, pero también a la ruta trazada por Lluís Morales y al hecho de que finalmente el cielo nublado nos protegiese del sol y a cambio no nos diese mucha lluvia.

Ahora le toca el turno al Honda X-ADV Experience Madrid, del 14 al 16 de septiembre, y más al Honda X-ADV Experience Valencia, del 2 al 4 de noviembre. No dejes escapar esta oportunidad y participa, que además de una auténtica prueba a fondo del Honda X-ADV disfrutarás de un día genial de ruta, gastronomía y buena compañía.

Comentarios de Facebook