6. Octubre 2017 - 19:26 | solomoto.es | Motos

Marcel Van Hooijdonk aceptó un reto realmente duro de completar: diseñar una moto a partir del motor de un coche.

A priori, por el tamaño de un motor de este tipo se preveía prácticamente imposible crear una moto homologada para recorrer las carreteras de Nueva Zelanda. Pero Van Hooijdonk, para ver si era factible, simplemente juntó el motor Subaru con dos neumáticos sueltos y dio unos pasos atrás para verlo con perspectiva. Rápidamente consideró que se podía hacer y se puso manos a la obra.

Eso sí, costó lo suyo. Más de cinco años fueron necesarios, en los que se tuvieron que rectificar algunas cosas y modificar otras, para juntar todas las piezas del Madboxer y lograr una moto apta para circular. Una faena espectacular que al final ha dado su frutos.

Custom

Más información

White Phantom, la BMW R80RT de Kingston Customs

28.07.2017 | Motos
Dirk Oehlerking, de la alemana Kingston Customs, ha rediseñado una BMW R80RT para lograr este espectacular resultado, con aire retro, que nada se parece a la moto original.
 

La Yamaha XV920 custom de Blank Slate Cycles

22.07.2017 | Motos
El primer encargo de Darrick Bartley, de Blank Slate Cycles, le llevó a personalizar una Yamaha Virago XV920, y este fue el resultado final...
 

The Beast, la Yamaha XV920 de Ruthless Customz

14.07.2017 | Motos
Sergei es el artista que ha remodelado esta Yamaha XV920, obteniendo un resultado espectacular, a la que ha apodado como 'The Beast' (La Bestia).
 

Tempus Fury, una custom muy particular

16.07.2017 | Motos
La Tempus Fury es una creación realizada por Anthony Partridge, en colaboración con Yamaha y TW Steel, que destaca por tener un frontal muy peculiar.
 

Comentarios de Facebook