10. Agosto 2017 - 18:31 | Miriam Panisello | Motos

Lo que hace el equipo de Bad Winners se sale de cualquier otra preparación que hayamos podido presentar. No por lo impresionante que pueda ser, eso siempre depende mucho del gusto de cada uno, sino por la filosofía de su trabajo.

Les gustan los trabajos con motos de pequeña cilindrada, que se suelen dirigir a un público más joven, ya que en algunas zonas de Europa no necesitan una licencia completa para poder llevarlas. Son conscientes de que los reyes en zonas urbanas y con un público joven son los scooters, pero ellos lo tienen claro: “¿quién en su sano juicio elegiría una moto hecha completamente de plástico si pudiera tener esto?”.

Bad Winners hacen estas Suzuki GN125 casi como si las fabricaran en serie. En este caso concreto, la moto original dio un cambio radical en muy poco tiempo, dando a luz esta maravilla de tanque azul con blancas líneas racing y neumáticos Avon Roadrider. Lo que está claro a primera vista es que las escapadas off-road se dejan atrás y serán mínimas porque el asfalto urbano es su terreno favorito.

Pero, ¿qué dice tu experiencia si enfrentas tu bolsillo con un trabajo de Bad Winner? Para Wallid, uno de los ‘bad boys’, obtienes lo mejor de los dos mundos. No deja de ser una moto de segunda mano, pero también un modelo que ya ha sido largamente probado y que se sabe lo bien que va. Ellos lo que hacen es ofrecer un montón de opciones de personalización, y entre todas ellas, tú eliges hasta dónde quieres o puedes llegar. Puedes tener una Suzuki GN125 personalizada por algo menos de 5.000 euros. Puede que sea un precio elevado para esta moto, pero comparado con los precios que alcanzan la mayoría de customizaciones, no resulta muy descabellado.

El trabajo comienza desmontando por completo la Suzuki donante y hacen una reconstrucción completa del motor, lo que otorga al futuro propietario una garantía. Sólo por ese detalle, ya estaría valiendo la pena el precio de compra. Pero el equipo de Bad Winners no se detiene ahí. Fabrican toda una serie de piezas personalizadas y luego las pintan, junto con cualquier pieza original que necesite una nueva imagen para ir a juego.

Mientras, también cosen un nuevo asiento. En este caso, se ha optado por un aspecto clásico y una buena cantidad de relleno que lo hará muy cómodo para el nuevo propietario.
Al tanque original se le da un diseño distintivo y se vuelve a pintar. Y si lo pides amablemente y te comprometes a coger el paquete de Edición Limitada, podrían hacer absolutamente lo que quisieras en ese tanque.

Una vez están todas las piezas pintadas, proceden a hacer todo el cableado nuevo de la moto y la equipan con un montón de gadgets como el Tiny Speedo, el cuadro M-Unit y los botones M-Switch. El diseño se remata con un escape clásico Megaton, un faro Bates, barras Renthal y nuevas luces LED en los intermitentes y en la parte trasera.
 

CustomSuzukiPreparaciones

Más información

Bel Air 1200 de Deus Ex Machina Customs

25.07.2017 | Motos
Solo apta para unos pocos afortunados, esta Café Racer reúne lo mejor del pasado y el presente.
 

Thiverval, la última preparación de Fred Krugger sobre una XDiavel

01.07.2017 | Noticias
Mañana 1 de julio se mostrará la última obra del preparador Krugger, esta vez sobre una Ducati XDiavel, bautizada como Thiverval.
 

Tempus Fury, una custom muy particular

16.07.2017 | Motos
La Tempus Fury es una creación realizada por Anthony Partridge, en colaboración con Yamaha y TW Steel, que destaca por tener un frontal muy peculiar.
 

Una Royal Enfield ‘café racer’

03.07.2017 | Motos
Se trata de la Surf Racer, una preparación que se ha hecho para la propia marca de la India.
 

Comentarios de Facebook