20. Julio 2017 - 12:16 | Miriam Panisello | Motos

A BMW le encantan las personalizaciones japonesas, y no es de extrañar con trabajos tan extraordinarios como el proyecto de la R nineT de Shiro Nakajima, Brat Style, Hidemo y Cherry's Company, o la K 1600 GTL de Ken's Factory y Hot Dock.

En esta ocasión BMW le dio la oportunidad a Heiwa, tienda propiedad de Kengo Kimura, el responsable de la maravillosa R nineT que aquí os presentamos. Tal y como él mismo explica, el trabajo fue duro, pues se encontró con varias complicaciones, pero que solucionó sobradamente bien. La primera de ellas fue que nunca había personalizado una BMW. ¡Ni si quiera había tenido una!

Así que se puso manos a la obra con su primera misión. Probar la moto, llevarla a todas partes y saber a qué se enfrentaba. La usó para ir a trabajar, a través de la ciudad e hizo algunas escapadas con sus amigos. Su opinión final fue contundente: "Es mucho más fácil de manejar de lo que parece. El motor tiene una curva de par plana, y es sorprendentemente ligera. No tuve problemas para seguir a mis amigos que montan motos de cuatro cilindros japonesas ".

Para BMW, la creación de Heiwa iba a finalizar en una moto de exposición. Sin embargo, Kimura quiso ir más allá y hacer no sólo una moto expectacular, sino una que también fuese útil para una conducción diaria.

"Personalizamos una moto de exposición cada año, y ponemos toda nuestra destreza en ella", dice Kimura. Pero “esas motos serían decepcionantes en el uso diario. Esta vez queríamos crear una motocicleta que los clientes quisieran montar”.

Conseguirlo no iba a ser fácil, sobre todo porque afrontaban un trabajo diferente al que estaban acostumbrados. Sin embargo, aunque tuvieron que rehacer el chasis casi desde cero, en esta ocasión no llegaron a los extremos a los que suelen llevar sus motos de exposición.

El subchasis trasero es totalmente nuevo, y aunque la parte delantera del bastidor es esencialmente la misma, Heiwa tuvo que reconstruirlo. En el modelo de serie, la gran tapa del tanque oculta esta parte del subchasis, pero Kimura quería usar un tanque más pequeño con un diseño más clásico.

Reducir el depósito significaba reubicar la bomba de combustible, que ahora está oculta bajo el asiento en un sub-tanque, que tuvo que rehacer en varias ocasiones hasta obtener suficiente volumen para que la bomba funcionase correctamente. "La bomba original es considerablemente más grande, y ponerla en el nuevo tanque reduciría drásticamente la capacidad", dice Kimura. "El nuevo sub-tanque se conecta al tanque principal a través de una manguera de combustible, y aloja la bomba”.

También construyó una nueva caja del filtro de aire, que quedó escondida detrás de un panel lateral compacto, que también oculta parte del sistema eléctrico reposicionado y que ahora está alimentado por una pequeña batería de litio.

Aún así, los cambios son tan sutiles e inteligentes que, tal y como dice Kimura, "de un simple vistazo no es tan obvio que las líneas laterales han sido modificadas".

Páginas

Comentarios de Facebook