26. Diciembre 2016 - 18:15 | solomoto.es | Otras competiciones
Texto: Carlos López

Cuando en 2013 una serie de carambolas me llevaron al Palau Sant Jordi a echar una mano a RPM en la increíble logística que supone organizar un evento como es el Dirt Track Superprestigio, nunca habría imaginado poder llegar a escribir estas líneas.

En aquel primer Superprestigio del Sant Jordi, un americano que venía de ganar el campeonato AMA de Dirt y Flat Track, estaba en el espacio que la organización le había asignado como box junto a su moto, que en aquel momento era una KTM cedida por KTM España. Lo vi sentado, se­rio y con el semblante de alguien que necesita algo pero no sabe por dónde empezar a pedir. Me acerqué y enseguida nos pusimos a hablar.

Brad empezó a pedir montar esto y/o aquello en la moto, cambiar desarrollos y montar otros, dónde tenía que llevar las llantas, cambiar los neumá­ticos y cuántos tenía para toda la carrera, incluso dónde podía comprar algo de comida como pláta­nos, almendras, etc. Enseguida me puse manos a la obra y en breve, y coordinando con RPM, con­seguimos que unos chavales de Monlau llevaran a la práctica todo lo que Brad pedía y un servidor les traducía: comida, información; vamos, que el hombre ya se sintió más cómodo.

A partir de este momento me quedé toda la carrera con él y así nos fuimos haciendo amigos. Después del Superprestigio seguimos todo el año en contacto hasta que volvió para la segun­da edición del dirt-tack. Esta vez, ya con Honda y coordinado tiempo antes de su llegada, las co­sas fueron mucho más sencillas. La verdad es que Brad es un chaval que yo definiría de trato fácil y cercano, al tiempo que superprofesional y exigente.

En esta segunda edición, Brad sufrió una dura caída en los entrenos que lo obligó a pasar por la clínica. Diagnóstico: una luxación de clavícula. De vuelta al Sant Jordi desde la clínica, ya por la tarde, Brad, viendo toda la gen­te que había venido a ver el espectáculo, quiso salir, pero pensando en sus compromisos en el campeonato AMA, aceptó el consejo y, muy a su pesar, no tomó parte.

Desde el primer momento hasta ahora nuestra amistad ha ido creciendo y actualmente me sien­to orgulloso de pensar que él me confía toda la logística de sus visitas a España. Junto con la inestimable ayuda de Xavi Arenas y el concesio­nario Honda Impala, hemos ido preparando año tras año todas las necesidades que un piloto de este nivel requiere, y la confianza de Brad en no­sotros ha sido cada vez mayor.

Os preguntaréis por qué cuento todo esto y qué tiene que ver con mi párrafo del principio. El mío fue ni más ni menos que un breve WhatsApp de Brad en el que me decía: “Carlos, vendré unos días antes del Superprestigio para una carrera del Campeonato de España y luego ya me quedo hasta el día 17 de diciembre para el Palau. Entre tanto ¿te apetece que pasemos unos días en el Rancho de Valentino?”.

En aquel momento casi se me cae el teléfono de las manos y un escalofrío cruzó mi cuerpo de arriba abajo y de izquierda a derecha. ¡¡¡¡Al rancho de Valentino Rossi!!!! Contesté por whats con un YES! que recordaré siempre cuando apareció en la pantalla. ¡¡No me lo podía creer!! Nos íbamos al rancho de Rossi!!!!!!!!!!!!!!! Os juro que tenía el corazón a tope y casi me da un ataque.

Páginas

Más información

Rossi contra Baker en el rancho en vídeo

12.12.2016 | Vídeos
Mano a mano en el Rancho entre Valentino Rossi y Brad Baker, antes de pelear con Marc Márquez por el triunfo final en el Superprestigio Dirt Track. ¿Quién ganará?
 

Márquez y Baker se calientan en Rufea

15.12.2016 | Otras competiciones
Brutal... Si hacen esto en un entreno, imaginaros el sábado en el Palau Sant Jordi. El Superprestigio Dirt-Track de Barcelona ya ha empezado.
 

Comentarios de Facebook