23. Abril 2017 - 1:08 | Joan Carles Vázquez | Enduro y Raids
Equipos

Apenas dos semanas después de arrancar, el Campeonato del Mundo de Cross-Country Rallies ya ha vuelto a ponerse en marcha. En esta ocasión, con la disputa de la segunda de sus cinco citas para este 2017: el Qatar Sealine Cross Country Rally, una prueba que esta temporada cumple seis ediciones.

Este segundo envite de la temporada se ha desarrollado en el desierto qatarí, un escenario tan o más exigente en cuanto a dureza y altas temperaturas que el desierto de Liwa, al sur del Golfo Pérsico,  de hace ahora 15 días. Pero con novedades respecto a años anteriores.

Para empezar, ha estrenado un nuevo formato de carrera, de cuatro jornadas, y ésta ha sido mucho más pedregosa y con menos arena que en ediciones precedentes. Es decir, mucho más exigente en cuanto a navegación y en donde la estrategia ha tenido, sin duda, un papel mucho más determinante.

El Circuito de Losail –sí, el del GP de Qatar de MotoGP– ha sido el campamento base de este Qatar Cross Country Rally, y además de albergar los procedimientos de acreditaciones administrativas y técnicas, también ha sido el inicio y fin de cada una de sus cinco etapas.

La carrera arrancó el pasado martes 18 de abril con una Super Especial de poco más de 5,6 kilómetros, para completar cerca de 2.000 kilómetros, siendo un total de 1.373,82 kilómetros de especiales cronometradas, por terreno qatarí hoy sábado 22.

¿Cómo fue la etapa prólogo? Como decíamos, una corta especial espectáculo, de menos de cinco kilómetros por los alrededores del trazado de Losail que sirvió de aperitivo para que los participantes empezaran a familiarizarse con lo que a partir del día siguiente se iban a encontrar por doquier: terreno muy compacto y pedregoso. Lógicamente, todos se la tomaron con calma y buscaron el equilibrio justo entre agresividad y prudencia para evitar acabar besando el suelo.

Diferencias insignificantes entre los primeros clasificados. Eso sí, los tres primeros, los pilotos del KTM Factory: el francés Antonie Meo, el alemán Matthias Walkner y el británico Sam Sunderland, ganador del pasado Dakar, así como del Abu Dhabi Desert Challenge hace ahora dos semanas. A continuación, el también francés Pierre-Alexandre Renet, del Husqvarna Factory, y los dos pilotos del Monster Energy Honda, el argentino Kevin Benavides, que sigue con su recuperación de la muñeca derecha y a quien le tocó descubrir el trazado, y el portugués Paulo Gonçalves. El chileno Pablo Quintanilla, compañero de Renet, séptimo tras esta primera toma de contacto. Entre estos siete pilotos, apenas 30 segundos.

Al día siguiente, la primera etapa, de 334 kms, sirvió para que Sunderland se encaramara hasta el primer puesto tras adjudicarse la especial cronometrada con cerca de 10 minutos de ventaja, por delante de Gonçalves y Benavides. Mucha navegación y mucha piedra, aunque con algunas dunas en la parte final del tramo. Quintanilla y Renet, clasificados a continuación y no demasiado lejos. Lo mismo que Walkner. Quien sí perdía comba a las primeras de cambio, Meo, que cedía ya más de 36 minutos.

El pasado jueves se disputó la jornada más larga, donde el odómetro acabó marcando un total de 503 kilómetros al final del día tras disputar la especial más larga del rally: 353 kilómetros. Transcurrió por la misma zona que la etapa anterior, aunque en sentido inverso e incluyendo nuevas pistas que obligaron a los participantes a trabajar nuevamente en la navegación.

Pues bien, en este tercer día de carrera, con permiso del vencedor de la etapa, Walkner, quien mejor parado salió fue Gonçalves. No en vano, saliendo desde la segunda posición el luso supo mantener dicha plaza hasta el final del día y consolidarse en la misma en la provisional; muy cerca del líder, a escasos 6 minutos y medio del mismo. ¿Qué hizo Sunderland? El ganador en Abu Dhabi dos semanas antes cruzó la meta en una aparentemente cómoda cuarta posición tras Walkner, Gonçalves y Quintanilla para ceder muy poco a sus rivales.

Benavides, por su parte, a unos 100 kilómetros del final, se equivocó en un waypoint. No lo encontró y tuve que buscarlo, perdiendo allí bastante tiempo. ¿Consecuencias? Del tercer puesto en la provisional bajaba al quinto, viéndose superado por Walkner y Quintanilla en ese orden.

La penúltima etapa del Rally de Qatar se disputó ayer en la parte norte de la península del país, con un total de 461,46 kilómetros; 337,76 de ellos, cronometrados.

El cambio de escenario trajo consigo una etapa complicada para los participantes, con continuos cambios de rumbo y que obligaron a los pilotos a seguir fielmente el libro de ruta para evitar no saltarse ningún waypoint. Los 337 kilómetros de esta difícil especial cronometrada, sin embargo, no conllevaron ningún cambio en el podio provisional de la carrera. Pero sí sirvió para que Benavides mejorara una posición. Y eso que el argentino, tras el reportaje y ya en la parte final de la carrera, cometió un error que le dejó sin premio al buen trabajo de la primera mitad de etapa; parte en la que había sido el más destacado. Aún así ganó plaza para situarse cuarto, a poco más de un minuto de Walkner, su predecesor. Primero y segundo, una etapa más, Sunderland y Gonçalves.

¿Y hoy? La segunda prueba del  Campeonato del Mundo FIM de Cross-Country Rallies ha llegado a su punto y final en el Circuito de Losail después de 532 kms. La cuarta especial, disputada en este quinto y último día de competición, ha unido las zonas noroeste con la sudeste de la península de Qatar, con un total de 343 kilómetros de cronometrada; muy pedregosa en la parte inicial y terminando en las dunas del frente marítimo Sealine del país.

El vencedor de la etapa ha sido Quintanilla, con Gonçalves prácticamente entrando junto a él. Walkner, Renet y Sunderland, a quien el portugués le ha recortado a la postre 5 minutos en la tabla, han entrado a continuación.

La clasificación final, no obstante, la han acabado copando Sunderland, Gonçalves y Walkner, por ese orden, siendo Quintanilla y Benavides, cuarto y quinto, respectivamente. “La victoria aquí, en Qatar, es un excelente resultado porque fue una carrera muy dura. Ahora tenemos un poco de descanso antes de ir a Chile para la tercera cita del Campeonato del Mundo de Rallyes de FIM”, nos comentaba el británico con residencia en Dubai y vencedor este año del Dakar.

Con esta su segunda victoria de 2017, y segunda también en el Qatar Sealine Cross Country Rally, Sunderland se consolida al frente de la clasificación provisional del Mundial de Cross-Country Rallies con un total de 62 puntos. Por su parte, el segundo puesto de Gonçalves aquí le hace ascender hasta esa misma posición en el campeonato; aunque con los mismos puntos que Quintanilla. Walkner es cuarto con 38 puntos, a uno del portugués y del chileno, respectivamente.

Dentro de cuatro meses, del 12 al 18 de agosto, llegará la tercera prueba del Mundial de Cross-Country Rallies 2017: el Atacama Cross-Country Rally; en Chile.

Más sobre el Qatar Sealine Cross Country Rally en http://qatarcrosscountry.com.


Clasificación Final Qatar Sealine Cross Country Rally 2017
1. Sam SUNDERLAND (KTM), 15h50:18 segundos.
2. Paulo GONÇALVES (Honda), a 7:42 segundos.
3. Matthias WALKNER (KTM), a 13:11 segundos.
4. Pablo QUINTANILLA (Husqvarna), a 15:02 segundos.
5. Kevin BENAVIDES (Honda), a 17:48 segundos.


Así va el Mundial de Cross-Country Rallies 2017
1. Sam SUNDERLAND (KTM), 62 puntos.
2. Paulo GONÇALVES (Honda), 39 puntos.
3. Pablo QUINTANILLA (Husqvarna), 39 puntos.
4. Matthias WALKNER (KTM), 38 segundos.
5. Pierre-Alexandre RENET, 28 puntos.

 

Comentarios de Facebook