3. Septiembre 2017 - 17:31 | Jordi Hernández | Comparativas

Estilos propios

Las sport-turismo de hoy en día tienen poco o nada que ver con lo que se vendía hace más o menos una década, ya no son motos muy grandes y voluminosas que mucho tenían de turismo y poco de sport. La Kawasaki Z 1000 SX, por ejemplo, es una deportiva en toda regla oculta bajo una apariencia de SBK domesticada, con el manillar por encima de la tija como principal diferencia respecto a las superbikes en cuanto a ergonomía. Por lo demás, tiene un aspecto fantástico, con una estética muy agresiva que conserva perfectamente el ADN Ninja y una posición de conducción que, si bien es cierto que no es tan forzada como la de esta su hermana circuitera, sí que se encuentra más balanceada hacia la rueda delantera que en su rival de hoy.

Su oponente es la BMW R 1200 RS, mucho menos radical que la japonesa; de hecho, se propulsa mediante el boxer típico de BMW en su versión 1.200 c.c. y refrigeración líquida, y no con el tetracilíndrico 1.000 c.c. que podemos ver en algunos de sus modelos más extremos.

Utilizar un boxer es toda una declaración de intenciones por parte de la firma alemana, lo que nos da a entender que su propuesta se decanta más hacia el aspecto turístico que en la moto de Akashi. Partimos sobre la base de que ninguna de las dos es una moto de postura radical e incómoda, pero hay que reconocer que la R 1200 RS es un poco más acogedora, su posición de conducción es más plana y tiene el manillar un poco más elevado. En la Kawasaki vas un poco más “puesto”, su asiento es más estrecho por la parte anterior y tiene unas proporciones que dan más juego cuando necesitamos movernos sobre él para descolgarnos un poco en las curvas. En detalles como ese se nota que es un lobo con piel de cordero...

La estética no lo es todo

El diseño de ambas es bastante agresivo y muy espectacular, aunque definir cuál es la más bella es un tema vuestro; para gustos, colores. En lo que nosotros nos fijamos y lo que más valoramos es que toda esa deportividad que podemos observar en sus siluetas se traslade a apartados como el equipamiento y, por ende, a la conducción, dos detalles que al final acabarán siendo determinantes para la compra de cualquiera de ellas.

Las partes ciclos son fenomenales, las dos cuentan con una frenada espectacular fabricada por firmas de reconocido prestigio y con unos resultados cien por cien garantizados. Respecto a la potencia de frenado, las dos andan muy a la par, aunque debido al mayor recorrido y suavidad de la maneta delantera y a las buenas prestaciones del freno trasero, en conjunto, la alemana, goza de una utilización más fácil.

Por otra parte, en frenada, la Z 1000 SX no tiene nada de qué preocuparse, el tacto más directo y deportivo y, pese a lo contundente que puede llegar a ser, la moto no se descompone cuando tiramos del ancla con fuerza. Además, gracias a la posibilidad de bajar marchas como un poseso con la ayuda del embrague antirrebote y así aprovechar al máximo la retención del motor (con la transmisión por cardán de la BMW da algo más de respecto), acabamos apurando el espacio hasta el último milímetro.

Sport... y un poco GT

Por otro lado, el chasis de la Kawasaki es bastante más rígido que el de la BMW, lo que en circunstancias normales no se nota en absoluto, pero cuando se trata de sacar a relucir su deportividad, la de Akashi, en tramos rápidos, cuenta con más argumentos de SBK. Cuando queremos ir rápido, la japonesa nos invita a trabajar más con todo el cuerpo; presionando sobre las estriberas y el depósito, descolgándonos, etc. Con ello puede parecer una conducción algo más cansada y, con el tiempo, seguramente lo sea, pero lo que también os podemos asegurar es que es muy muy divertida. Su tetracilíndrico es una bestia con potencia y par de sobras para que en carreteras de montaña sea casi innecesario jugar con el cambio, pero como buen cuatro cilindros, si queremos que se nos pongan los pelos de punta, tenemos que escuchar el motor chillando más allá de las siete y ocho mil vueltas; donde es pura adrenalina. El cambio y el embrague son suaves, precisos y eficaces, disfrutarlos es una gozada en cualquier circunstancia, incluso en los kilómetros que pudimos conducirla por ciudad.

Por su parte, la R 1200 RS también tiene su faceta deportiva y es rápida en carretera, solo que se conduce de forma algo distinta. Su bajo centro de gravedad, debido al motor boxer, le confiere una estabilidad impresionante y, gracias a ella, nos sentimos muy confiados y seguros en el paso por curva, donde, por cierto, no tenemos que hacer muchos esfuerzos para entrar en ellas. Con basar nuestra conducción solamente en el contramanillar, tenemos más de medio trabajo hecho, y utilizando esta técnica sin demasiado esfuerzo, incluso, los cambios de peso son relativamente rápidos y sencillos.

En cuanto a la respuesta del boxer, es más parsimoniosa y mucho menos puntiaguda. En la gama media de revoluciones está lo interesante, ahí empuja y responde con mucha fuerza, por lo que es especialmente eficiente en carreteras reviradas como puertos de montaña o similares, donde el motor se ve obligado a trabajar a bajas vueltas.

Al final, un poco por su tacto y carácter más pausado, la alemana acaba implantando la idea en nuestro subconsciente de que resulta una moto más cómoda y fácil de conducir, algo cierto, aunque en realidad tampoco lo es más que su rival. 

Páginas

Más información

Comparativo: Yamaha TMax vs Kymco AK 550

13.08.2017 | Comparativas
El comparativo más esperado del año, sin duda, el nuevo AK550 contra el TMax 530, dos megascooters que comparten mucho, incluso el ansia de ser el mejor del mercado… ¿El AK es mejor que el TMax?
 

Comparativo Scooter GT: Sym Joymax 300i vs. Sym Maxsym 400i

26.02.2017 | Pruebas
La importancia del carnet A2 es vital para muchos fabricantes de scooters, en ella comparten espacio modelos de todos los tipos, pero son los maxiscooters los que dominan a placer. Sym, uno de los principales fabricantes del sector, nos ofrece dos modelos bien diferenciados, dos maxiscooters con los que exprimir al máximo tu recién sacado carnet.
 

Comparativo Gran Turismo: BMW vs. Kawasaki vs. Yamaha

12.02.2017 | Pruebas
Este comparativo está formado por tres viajeras de excelentísimo nivel, tres motos de gran cilindrada, tamaño y peso, que cumplen con los estándares más exigentes en equipamiento, comodidad y tecnología. Con ellas, darse la vuelta al mundo es solo cuestión de tiempo.
 

Comentarios de Facebook