8. Septiembre 2017 - 19:31 | Jordi Hernández | Comparativas

Se han transformado en unas motos a las que se les exige ser las mejores en ruta, las más rápidas y divertidas en las excursiones y, cómo no, ser nuestro medio de transporte habitual por ciudad. Además, la llegada a la categoría de muchísimos usuarios sin experiencia en conducción por campo ha incrementado exponencialmente el porcentaje de su uso en asfalto, por lo que no es de extrañar que cada vez más fabricantes se muestren a favor del estilo crossover heredado del mundo del automóvil y tan de moda últimamente.

Es dentro de estos parámetros donde motos como la MTS 950 o la V-Strom sacan a relucir sus muchas cualidades y pueden competir con dos bestias del segmento como la japonesa y la austríaca. Las delatan detalles como las llantas delanteras de 19” o unas suspensiones que, a pesar de tener unas carreras de 170 y 160 mm delante y 170 y 150 mm detrás, no tienen absolutamente nada que ver con los extralargos recorridos de motos auténticamente todoterreno como la KTM y, muy especialmente, la Africa Twin, cuya horquilla y amortiguador sobrepasan incluso los 200 mm.

Dadas sus aspiraciones asfálticas, a Ducati y a Suzuki les sobra con lo que tienen; de hecho, incluso optan por unos setting de serie más consistentes muy enfocados al uso por carretera. De todos modos, este no en un factor definitivo ni mucho menos, ya que en las cuatro podremos llevar a cabo gran cantidad de reglajes, salvo, como ya sucediera en la 1050 Adventure, en el caso de la horquilla WP de la KTM, que sigue sin poder regularse.

No podemos pasar por alto en este aspecto que solo en el caso de la Honda y la Suzuki dispondremos de sistemas progresivos por bieletas, un argumento técnico que les confiere un tacto más agradable y que, en viajes de largo recorrido o sobre asfalto degradado, incrementa muchísimo la sensación de confort y de estabilidad de los cuartos traseros.

Sin Límites

No es de extrañar que las trail cada vez logren seducir a más gente. Las ventajas que nos ofrecen es aspectos como en la comodidad de marcha o en la facilidad de manejo son cada vez mayores, por lo que cada vez resultan más accesibles y menos intimidantes. Su fama como motos validas para todo va en aumento, y han llegado al punto de ser consideradas por la mayoría ideales para prácticamente todo.

Una de sus cualidades más preciadas son sus capacidades ruteras. Las cuatro destacan en este sentido, aunque KTM, Honda y Suzuki formarían el podio como las mejores. En cuanto a protección, muy importante si vamos a llevar a recorrer largas distancias, la V-Strom con su nuevo parabrisas, es la que mejor tapa por la parte de arriba, mientras que la 1090 protege muy bien las piernas. La Africa Twin y la Ducati son un poco más equilibradas en este sentido, aunque es de agradecer que, en todas, se puede variar la altura del parabrisas (en la Suzuki solo se puede en inclinación, ya que se necesitan herramientas para variar su altura), para adaptar su protección a las distintas circunstancias que podamos encontrar.

Otro de los aspectos que también atrae a una legión de seguidores es su conducción, y no os creáis, no hablamos solo de poder disfrutar de una conducción suave y relajada por todo tipo de firmes, sino de que disponen de unas capacidades que dejarán perplejos a más de uno.

La Multistrada es la que nos propone la alternativa con tintes más deportivos, es ágil, rígida de chasis y rápida de movimientos. El motor es el segundo más potente, aunque está entre los más toscos de tacto y también entre los que más vibran. Electrónicamente es las más evolucionada, con varios niveles de actuación tanto del ABS como del control de tracción. Además, dispone de hasta cuatro modos de uso, lo que nos permite aprovechar al máximo su potencial y trasladar todas sus prestaciones al asfalto sin pérdidas.

Páginas

ComparativaTrail

Comentarios de Facebook