1. Junio 2015 - 8:11 | Josep Lluis Merlos | Blogs
Imagen de Josep Lluis Merlos

Entre los del primer grupo, Ramón Forcada.

Una semana tan asquerosa como esta, solo podía terminar para él con un título del Barça y una victoria de Lorenzo.

La tercera consecutiva, y en un circuito donde minimizar los daños ya era todo un éxito. Y va, y gana. Con tal autoridad, que uno ya duda de si eso de que la moto no cuenta es tan cierto como dicen. Sobre todo cuando es una moto que cuida alguien tan genial y buena gente como Ramón.

Sobre todo cuando ves cómo sufre ahora Márquez.

Sobre todo cuando ves cómo Rossi se quitó de encima a Pedrosa, para perpetuarse una semana más en un liderazgo que durará solo lo que quiera Lorenzo.

Sobre todo cuando sabemos que Rossi es un genio, pero no una buena persona. Porque para ganar tantos títulos, hay que ser un cabrón.

Para adelantar a Dani como lo hizo Vale, no basta solo con tener una buena moto. Porque, incluso solo con una buena moto, no basta para sacarse de encima a un rival de la dimensión de Pedrosa, aunque hace ya tiempo que se dio de baja de las luchas cuerpo a cuerpo.

Genios, pero extraños.

Comentarios de Facebook