26. Enero 2015 - 9:10 | Antonio Regidor | Blogs
Imagen de Antonio Regidor

No sé si os habéis dado cuenta, pero con la implantación de los radares por doquier, a todos los conductores nos han obligado a efectuar un nuevo e involuntario ritual al manillar y al volante. ¿Qué hacemos todos cuando pasamos ante un radar? – uno que sepamos dónde está colocado–. Dos cosas: Primero bajar la cabeza y mirar al velocímetro, perdiendo de vista el tráfico rodado que nos precede durante uno o dos segundos, para cerciorarnos que no sobrepasamos el límite de velocidad establecido. Y, segundo, mirar por el retrovisor a ver si el radar nos hace la foto –acto totalmente estúpido porque cuando te hacen la foto ya no hay remedio; se hace para tener la conciencia tranquila, básicamente, supongo–.

Durante la ejecución de este par de rituales, perdemos de vista la carretera durante al menos dos segundos, nada mal, lo que traducido a metros son 45 a 80 km/h y 67 metros a 120 km/h.

Esto se evitaría si hubiese un sistema automático para limitar la velocidad, porque, no nos engañemos, no existe ningún control cruise autónomo que autorregule la velocidad.

Y si añadimos las vías con velocidad variable, el lío está servido. Y es que vas conduciendo todo el rato con la mirada puesta en el velocímetro, porque ahora tienes que ir a 120 km/h, un kilómetro más adelante a 100, dos minutos más tarde a 80, un poco más adelante vuelves a poder ir a 120… ¡Una locura! Así no hay quien pueda olvidarse del velocímetro y dedicarse a conducir. Tienes que estar desviando todo el rato la vista de la calzada, y eso es muy peligroso. Necesitamos ver constantemente la carretera y tener siempre a la vista, proyectado en la visera de nuestro casco, la velocidad a la que vamos. Y ello debería de estar subvencionado por el Gobierno, porque aumenta considerablemente la seguridad, en algo que ellos nos han impuesto.

Yo ya estoy harto de ir vigilando el velocímetro. Y no es que corra. Es que la velocidad variable vuelve loco. Nunca sabes qué señal te vas a encontrar en 500 metros… Y en un tramo de 120 km/h no vas a ir todo el rato a 80, por si las moscas… ¿No?

Comentarios de Facebook