Muchas veces, cuan­do hablamos de elaboradas prepara­ciones de scooters, lo primero que nos viene a la cabeza es un T-Max o un modelo similar equipado con fibra de carbono y con un motor y parte ciclo potenciada. Pero para poder realizar este tipo de preparaciones hay que tener un elevado presupuesto, tanto para adquirir la moto de serie como para dejarla al gusto del preparador. Y por supuesto, no todo el mundo se lo puede permitir, por lo que no hay que extrañarse del elevado auge que se ha dado en los últimos años de preparaciones basadas en un Honda Zoomer.

De hecho, en EE.UU. y sobre todo en los países asiáticos hay una verda­dera pasión por la customización de este modelo; se pueden encontrar multitud de clubs, concentraciones e inclusos carreras, de tipo dragster la mayoría, que se basan exclusivamen­te en el Zoomer.

¿Y qué tiene este scooter de espe­cial para haber tenido tanto éxito en el sector de las preparaciones? Sin duda alguna, la combinación de un precio de serie accesible, con una base mecánica muy simple pero efi­caz, como es su motor 4T de 50 c.c. de refrigeración líquida, y un chasis tubular de acero que permite, junto con sus anchos neumáticos y su ex­tensa plataforma plana, dar pie a una gran variante de modificaciones.

Ruckster Customs
 

No se puede hablar de preparaciones de Honda Zoomer sin mencionar al taller californiano Ruckster Customs, especializado en este modelo, que puede presumir de tener a la venta cientos de accesorios, escapes, asientos, luces, frenos, amortigua­dores, diseñados específicamente para personalizar el Zoomer. Una muestra de ello lo podemos ver en modelos como el Ruckus LV Project, que además de multiplicar por tres su cilindrada, sorprende por detalles como su espectacular llanta trasera de 7 pulgadas, discos de freno Brem­bo, escape Yoshimura, o el sillín Louis Vuitton.

O el Top Secret, que al igual que su hermano, ve subida la cilindrada has­ta los 180 c.c., luce una llanta trasera de 7 pulgadas y tiene muchas horas de trabajo detrás, para conseguir una imagen limpia y musculosa, reforza­da por la pintura naranja.

Igual que sucede con Ruckster, podemos encontrar otros Zoomer artesanalmente preparados por los japoneses Rat Kabou, k3t.style, Akira Cycles… o por los miles de apasio­nados que no han podido resistir la tentación de personalizar su Zoomer.

Échale un vistazo a la galería con las preparaciones más llamativas del Honda Zoomer.

Comentarios de Facebook