21. Agosto 2014 - 18:48 | Manuel Pecino | MotoGP

No, no andan las cosas muy bien en el Team VR46 de Valentino Rossi. En las filas del equipo italiano cundió el desánimo en Brno cuando un nuevo problema mecánico les obligó a echar mano de su quinto motor en lo que va de temporada. Y esto ha supuesto utilizar el último de los que el reglamento de Moto3 permite por temporada. Con las carreras de Brno, Silverstone, Misano, Aragón, Motegi, Phillip Island, Sepang y Valencia por delante parece imposible completar la temporada sin tener que recurrir a un motor extra... imposible.

Por lo que hemos podido averiguar hablando con unos y otros, en líneas generales todos los equipos de KTM han tenido problemas mecánicos, todos, pero el Team VR46 aparentemente ha sido especialmente aciago en este sentido. Si no recuerdo mal, en alguna de nuestras crónicas de GP ya comentamos que los monocilíndricos de KTM estaban teniendo problemas con los muelles de válvulas y cómo la marca austriaca había llegado a un acuerdo con DORNA para cambiar estos muelles en los motores a estrenar.

Un mantenimiento sobre el papel no permitido, ya que el reglamento obliga a que los motores sean sellados en su desarrollo a principio de temporada. Pero como por lo visto en este caso los problemas llegan por una deficiencia en el material de las piezas suministradas a KTM por un proveedor, se ha abierto esta ventana. El VR46 ha sido especialmente afectado por las roturas -ahora comentaremos detalles-, pero también han pasado por caja el Team Aspar, el propio Team Ajo, etc. Es decir, nadie se ha librado.

En el caso del Team VR46, ha roto cuatro motores. De estos tres han sido roturas de los mencionados muelles de válvulas y una cuarta digamos que ha sido "un problema técnico". Obviamente estas incidencias han repercutido en el rendimiento de Romano Fenati en los últimos GGPP. De aspirante a todo ha pasado a piloto de pelotón... En las carreras siempre hay un por qué. Pero en este caso este por qué tiene una segunda vertiente: el ambiente de crispación que se respira en el box del equipo. Las relaciones entre piloto y equipo técnico no son buenas; bueno, es más preciso decir que son malas, que son tensas.

Rossano Brazzi, "capo técnico" del VR46, tiene un perfil de la vieja escuela y sus choques con Fenati son continuos. Y al joven Romano este ambiente le esta afectando anímicamente. Y de ahí a notarse en la pista hay un paso. Y Vito Guareschi, mánager del equipo, no está consiguiendo gestionar la situación. Así las cosas, el equipo salió de Brno en sus horas más bajas. La situación demanda la intervención o la entrada en escena de alguien que ordene lo que está sucediendo. Una dinámica, por otra parte, que es bastante "normal", ya que poner en pie un equipo desde la nada siempre conlleva pasar por los seguros problemas de juventud. De hecho, los mentores del VR46 tienen muy claro que de cara a la próxima temporada el equipo necesitará una vuelta de calcetín. Cuando termine la temporada, habrá renovación a fondo. 

Ah, se me olvidaba. ¿Qué dice el reglamento cuando un piloto ha de recurrir a un motor extra durante la temporada? Pues especifica que cada vez que un piloto estrena un motor extra fuera del cupo de los cinco es obligado a salir desde el el fondo de la parrilla de salida... sólo la primera vez. En el caso del equipo VR46, sobre el papel con un motor extra podrían completar la temporada. Lo lógico sería que sucediese en Aragón, y a partir de ahí llegarían hasta Valencia. Queda también la puerta abierta a que algunas de las mecánicas "rotas" pase por "el manto de la virgen" y vuelva a ser utilizable... Estaremos atentos al tema. 

 

 

 

Moto3Romano FenatiKTM

Comentarios de Facebook