26. Abril 2015 - 19:28 | Antonio Regidor | Noticias
Imagen de Antonio Regidor

Recientemente hemos visto como cuatro diseñadores nipones ponían “patas arriba” sendas BMW RnineT, para darles un look totalmente nuevo. Y es que en BMW están explorando nuevos caminos que les conduzcan a nuevos nichos de mercado, y creando “adicción” por las BMW entre los preparadores…

No debemos olvidar al campeón mundial 2014 de preparaciones custom –que pudiste ver en Solo Moto-, Fred Bertrand –más conocido como Krugger-, quien creó la espectacular Nurb’s sobre la base de una BMW K 1600 GT de seis cilindros.

Pues bien, para este 2015 en BMW han decidido seguir sorprendiendo con dos nuevas preparaciones sobre la base de un chasis y un motor de seis cilindros de la K 1600 GTL. Y el resultado es increíble.

Los diseñadores japoneses designados para transformarlas han sido Kenji Nagai de Ken’s Factory y Keiji Kawakita de Hot-Dock Custom-Cycles. Sus creaciones se denominan respectivamente, Ken’s Factory Special y Juggernaut.

La Ken’s Factory Special es una custom radical minimalista en la que la moto se reduce prácticamente a un chasis, un motor y unas suspensiones, adornados con unas enormes llantas de 23 y 20 pulgadas.

Es una custom monoplaza, en la que domina el aluminio mecanizado en llantas, suspensión anterior y otros detalles. El depósito de gasolina, la placa porta faros, el embellecedor del radiador y el asiento han sido elaborados a partir de una plancha de aluminio –no hay espuma en el asiento-, a la vieja usanza, con maza y paciencia, y acabados con cepillado.

La llanta posterior lenticular de 23 pulgadas es brutal. Y ha sido mecanizada a partir de un bloque de aluminio, al igual que la llanta delantera –de 20”-.

La Juggernaut es otra cosa. Parece mentira que también aproveche chasis y motor de la K1600GTL –y en este caso también las llantas, frenos y el Duolever-, porque el resultado es totalmente diferente. De entrada es un cruce entre vehículo militar, un submarino del capitán Nemo y la moda steam punk. De formas orgánicas, tiene una estructura irreal.

Está creada a partir de un entramado de unas estructuras alveoladas de tubos de acero, soldadas y remachadas entre sí con planchas de metal. Se remata con relojes medidores de presión conectados a tuberías de presión, repartidos por los laterales de la moto, el depósito y hasta en la horquilla Duolever. No faltan las leyendas de advertencia tipo vehículo militar.

Ambas creaciones son brutales, y demuestran que las preparaciones especiales no siempre deben ir sobre una base de una custom con motor bicilíndrico en V…

Comentarios de Facebook