30. Abril 2016 - 17:25 | Jordi Aymamí | Pruebas
Imagen de Jordi Aymamí

Honda dispone de dos claras líneas de motos para aquellos que sean poseedores del carnet o per­miso A2, el que permite conducir motos de 35 kW o 48 CV: por un lado, la gama NC750S/X/Integra, unas motos tranquilas y prácticas, pensadas para gente con cierta experiencia y que requiera una moto para des­plazarse a diario, contando con una buena capacidad de carga, un motor muy dócil y lleno y un bajo consumo.

Pero para aquellos más jóvenes o de espíritu joven, la marca del ala dorada lanzó la gama CB/CBR500, unas motos más ágiles, alegres y dinámicas que quieren llegar a aquellos que acaban de acceder a este permiso y que les guste divertirse en moto, pero siempre dentro de un orden.

También a los que tuvieron moto hace años pero a los que las circunstancias les obligaron a deshacerse de ellas y que, hartos del denso tráfico urbano, quieren volver a disfrutar de las dos ruedas y han pensado en comprarse una moto y no un scooter. Los años pasan, la competencia aprieta, y eso requiere actualizarse. Así lo han hecho las CB/CBR500 y hemos de decir que les ha sentado muy bien.

Lo que cambia
 

La ganancia estética en las dos motos es eviden­te, y ello contando con que los anteriores modelos distaban mucho de ser feos. Pero la CB ha dejado ciertas redondeces por unas líneas mucho más afi­ladas y contemporáneas, con un faro y máscara frontal triangulares. Un faro que, por cierto, pasa a ser de tecnología led, como el piloto trasero. Hablando de trasero, el colín está más levanta­do y es más triangular.

El depósito es también de nueva factura y dispone de un litro más de capacidad, siendo esta de 16,7 litros, depósito que ahora cuenta (¡por fin!) con un tapón con bisagra. Con un consumo que, según Honda, es de unos 4 l/100 km, la autonomía se sitúa en unos 490 km nada menos. A la instru­mentación digital, de clara lectura, le echamos en falta un indicador de marcha engranada y un nivel de temperatura del motor en lugar del testigo de temperatura excesiva.

Más cosas: algunas quejas sobre la suavidad del cambio de las anteriores 500 ha motivado una revisión de este y una notable mejora. En cuan­to al motor, un revisado sistema de admisión del aire y un nuevo filtro permiten una respuesta más inmediata al abrir el gas. Recordemos que este motor trabaja con el cigüeñal calado a 180º (es decir, que los pistones suben y bajan alternativa­mente, no al mismo tiempo) y que está diseñado para reducir al mínimo posible los rozamientos internos. Por otro lado, el escape es también nue­vo, más ligero, compacto y con un mejor sonido, más deportivo.

Si bien el chasis no ha cambiado, la horquilla de los dos modelos es ajustable en precarga de muelle (como el amortiguador trasero). Los dis­cos de freno son lobulados e incorporan ABS de serie. Los ajustes de serie se han variado, en busca de una mayor progresividad.

Concretamente en la CBR destaca el bello y minimalista doble faro de led, en cuya parte supe­rior hay una apertura en el carenado para suavizar la presión del aire sobre el frontal y facilitar la maniobrabilidad. Luego, unos conductos internos llevan parte de este aire hasta el airbox para mejo­rar la respuesta del motor. El peso, entre el nuevo escape y el carenado, ha descendido en 2 kg respecto a la anterior, y se queda en 190 kg para la CB y 194 kg en la CBR, con todos los llenos.

Todo el diseño de la CBR500R está basado en ángulos y flechas, bajo una premisa: agresividad. Por cierto, preciosa la CBR…

Páginas

Más información

Honda CB 500 F ABS, asequible y funcional

03.07.2013 | Pruebas
La nueva CB 500 F va un poco más allá de lo que suele ser una naked destinada a la categoría A2. Su carácter, de aires deportivos gracias a su nuevo motor, nos proporcionará horas y horas de diversión, sin renunciar a la funcionalidad y practicidad que se espera de una moto lógica.
 

Honda CBR 500 R, práctica y divertida

08.08.2013 | Pruebas
Como buena CBR, la nueva versión de medio litro tiene un carácter muy polivalente. A diario es una moto dócil y funcional, pero cuando llega el fin de semana, se transforma en una radical y divertida deportiva, diseñada para disfrutar al máximo de su conducción.
 

Comentarios de Facebook