28. Febrero 2015 - 15:18 | Jordi Hernández | Comparativas
NMS y Santi Diaz

En espacios abiertos

Para exprimir al máximo sus posibilidades hay que darles rienda suela, nunca mejor dicho, en campo abierto. Es en carretera y en trayectos de largo recorrido donde estas trail de media cilindrada se sienten verdaderamente realizadas, donde serán capaces de asombrarnos y brillar con luz propia.

Uno de los grandes argumentos de este tipo de motos frente a las de otras tipologías es la inmediata sensación de control que aportan. Los anchos manillares y confortables posiciones nos hacen sentir omnipotentes, confiados y a gusto; sin apenas esfuerzo las hace­mos ir por donde nosotros queremos; con ayuda de las llantas de 19” delanteras disfrutaremos de una gran direccionalidad, tanto en carretera como fuera de ella; por lo que la facilidad de conducción quedará patente desde el primer momento. Es en parte gracias a ello que demuestran una gran adaptabilidad al medio, a eso y a unas partes ciclo polivalentes que, sin renunciar a esporádicas escapadas por pistas de tierra, en el caso de nuestras invitadas demuestran una especial predilección por el asfalto.

A ritmo de ruta por autopista o autovía cualquiera de las dos opciones es igual de buena. En estas circunstancias, la V-Strom saca buen partido de su elevado confort de marcha y protección aerodinámica para mantenerse al nivel de su rival. Pero es justo en el momento en el que nos animamos a subir el ritmo y atacar una buena carretera de curvas cuando la Tiger se saca de encima la piel de cordero y nos obsequia con su mejor cara, al desplegar todos sus encantos y demostrar por qué es una de las trail más competitivas del momento.

Curvas y más curvas

En trazados revirados, la Tiger es una moto brillante, ágil y muy estable a alta velocidad. Su tren anterior es muy fiable, como si de una moto de carretera se tratara, se puede entrar en curva apoyando al máximo sin miedo a perder la rueda; además, en caso de nece­sidad, nos permite corregir la trazada sin problemas, debido a que sus consistentes suspensiones la mantienen totalmente pegada al asfalto. Y es que éstas tienen un tacto bastante más duro y quizás resulten algo más bruscas sobre terreno bacheado, pero cuando el firme está en buenas condiciones, su paso por curva es infinitamente más rápido y estable.

Verdaderamente, la pobre V-Strom tiene muy poco que hacer frente a la pegada de la británica; por ejemplo, en potencia, le saca casi 20 CV, por lo que os podéis imaginar que el empuje tanto a la hora de acelerar como de recuperar es simplemente brutal comparativamente hablando. Por si fuera poco, la inglesa también se luce a la hora de frenar, aunque sus discos son de menor diámetro, las pinzas Nissin utilizadas no sólo gozan de un mayor mordiente, sino también de una mayor precisión y capacidad de dosificación frente a las Tokico utilizadas por su oponente, que, además, demostraron fatigarse bastante antes en un uso continuado.

Y es que la Suzuki nos invita a tomarnos las cosas con más calma. El motor, aunque tiene unos bajos y medios muy buenos, se queda un poco corto arriba; al mismo tiempo, las suspensiones ceden más pronto, ya que al contrario que las de la Triumph, están enfocadas al confort de marcha en lugar de a la efectividad en conducción deportiva. Por ello la japonesa es el modelo más recomendable para conductores menos experimentados, es más permisiva con los errores de conducción y, a buen ritmo, no es tan exigente como la Tiger 800.

Conclusiones

Está claro que a pesar de pertenecer a la misma categoría, las diferencias entre nuestras invitadas son sustanciales; de hecho, ni siquiera tienen la misma cilindrada. Aunque tienen muchos puntos en común, como que las dos montan ABS de fábrica y tienen un equipamiento de serie muy parecido, cada una de ellas responde claramente a un tipo de usuario y necesidad. Suzuki ataca muy fuerte en aspectos como el bajo consumo y mantenimiento, un precio más asequible y una fiabilidad puesta a prueba durante los muchos años que lleva a la venta. Mientras, Triumph apela a nuestro lado más gamberro, con un producto bastante más potente y dinámicamente más equilibrado que, aunque funcional, tiene un punto más deportivo y exigente. Y se trata de su última oportunidad ante la inminente renovación de la gama. Al final, como siempre, vosotros tenéis la última palabra. ¡Suerte! 

Páginas

Más información

Comparativo Trail BMW: Sobre asfalto y sobre tierra

16.11.2014 | Comparativas
La BMW F 800 GS Adventure , la R 1200 GS y la R 1200 GS Adventure tienen un carácter propio polivalente para prácticamente cualquier superficie.
 
2015 Suzuki V-Strom 650XT ABS promo video

Suzuki V-Strom 650 XT: Obsérvala en la naturaleza

01.10.2014 | Vídeos
La promo de la Suzuki V-Strom 650 XT, que se está mostrando en el Intermot 2014, nos recuerda el significado de estas trail. Versátiles y útiles para todo.
 

Triumph Tiger 800 XRx/XCx: A tu medida

01.01.2015 | Noticias
Desde su nueva puesta en escena apostaron por las trail y los británicos no dejan de sorprendernos, pues siguen demostrando ser capaces de hacer más y mejores motos para poder alcanzar a un más amplio sector del público.
 

Comentarios de Facebook