24. Julio 2015 - 10:03 | Manuel Pecino | Resistencia
Antonio López

La nueva R1 de Yamaha tiene buena parte de “culpa” de que Pol haya sido capaz de rodar deprisa en un circuito nuevo para él. Y no es cualquier circuito, es Suzuka, que son palabras mayores. Me divierto mucho pilotándola. Tenemos mucho grip atrás, casi más que la MotoGP. Es una moto fácil, que se mueve rápido de lado a lado, se cambia de dirección muy rápido. Hoy también hemos terminado siendo los más rápidos con un margen importante del segundo, mis compañeros de equipo están muy cerca de mí, tenemos un ritmo increíble, así que va todo perfecto, va todo genial”.

Al contrario que Stoner, que asegura que con su moto todo pasa mucho más despacio que con una MotoGP, Espargaró aseguro que su R1 “tiene mucho, mucho tacto de MotoGP;  es una MotoGP con menos potencia. Pero las sensaciones pilotándola soy muy parecidas. No creo que pase todo mucho más despacio. Al tener menos potencia genera mucho menos movimiento atrás, tienes mucho más grip. El neumático tiene el mismo agarre que el de MotoGP. Sí es verdad que en la última parte de inclinación notas que es una moto de calle, que no inclinas como en una MotoGP, pero sí que te diviertes un montón; y, como te he dicho, es súper rápida el cambio de dirección…Me atrevería a decir que más que la MotoGP. Pesa más, pero parece más ligera; la moto es muy divertida”.

Los neumáticos no es lo único que tiene en común la nueva R1 con la M1 que Espargaró y Smith suelen pilotos en los GGPP. También la electrónica es compartida, o al menos eso es lo que nos explicó Pol. Han cogido la electrónica de la MotoGP y la han puesto aquí a ver que pasaba y funciona genial. Evidentemente con menos potencia la electrónica tiene que trabajar mucho menos y nosotros nos encargamos un poquito más de gestionar la moto. Al tener tanto grip utilizamos mucho menos el control de tracción, que es prácticamente inexistente. Deslizamos mucho, patinamos mucho, pero es controlable; es como una Moto2 que controlas con el gas”.

La motivación de Espargaró es máxima, se nota hablando con él. Estar delante, ser la referencia parece como una especie de “chute” positivo en una temporada en el que las cosas no han ido de momento como esperaba. “Viendo las carreras de Superbikes, tenía la idea de que me iba a encontrar con una moto pesada, que se iba a mover mucho. A mí me gusta la moto rígida, con mucho grip, ágil y rápida; y esta moto es eso…Supongo que lo que se ve en Superbikes será más una cosa de los Pirelli, que no funciona muy bien”.

De momento, como se puede ver, todo va sobre ruedas en el Team Yamaha, un equipo 100% de fábrica. La combinación de los dos pilotos de MotoGP con el piloto japonés más rápido en las últimas temporadas se está mostrando como un equipo sólido, rápido y equilibrado, algo fundamental en las 8 Horas. “El ritmo es súper parecido y es muy superior al segundo del ritmo. Lo bueno también es que Nakasuga es muy rápido de ritmo, tal vez incluso un poco mejor que nosotros. Bradley y yo estamos igual, así que tenemos ritmos muy parecidos y eso es bueno porque el equilibrio entre todos funciona a la perfección”.

Pero en las 8 Horas la velocidad no lo es todo, probablemente no sea ni siquiera lo más importante. Algo que suponemos complicado para asimilar para velocistas como Espargaró o Smith, acostumbrados a no tener más misión que ir lo más deprisa posible. En el control de ese impulso puede estar ganar o perder las 8 Horas. “De momento no hemos llegado al punto de controlarnos. Hasta ahora han sido entrenamientos y teníamos que buscar el límite para ir rápido, pero sí, en carrera habrá que ir más tranquilos, más cautos; especialmente adelantando”.

La gestión de los doblados sea posiblemente de todos los factores necesarios para aspirar a ganar el más importante. No hay que perder de vista que a partir de la vuelta 9/10 los pilotos más rápidos comenzarán a doblar a lo más lentos. Y a partir de ahí durante ¡200 vueltas más! “Es complicado”, confirma Pol.  “No es porque sean lentos, porque en el MotoGP tenemos pilotos que van bastante más lentos que pero no  molestan porque sabes cuál va a ser su trayectoria, sabes donde va a ir, sabes de que punto a que punto se va a mover. Aquí no, aquí van lentos, pero aparte pueden sorprenderte con cualquier cosa; se cierran, se abren, son capaces de abrir todo el gas con la moto inclinada. Así que tienes que fijarte muy bien en donde los adelantas”.

Encontrar el equilibrio entre la seguridad y la necesaria contundencia es muy importante. 

“Si, pero tampoco mucho, porque cuanto más margen, más lento. Entonces es complicado, no sabes donde esta el límite de la limpieza... Si eres demasiado agresivo puedes tirar a alguien, intentando ganar tiempo”.

Comentarios de Facebook