21. Julio 2014 - 10:48 | Manuel Pecino | MotoGP

Buenas noticias: finalmente son dos de los nuestros, Aleix Espargaró y Maverick Viñales, los pilotos que se vestirán de Suzuki la próxima temporada en el retorno de la fábrica de Hamamatsu a MotoGP. Si el tiempo y la autoridad no lo impide, el anuncio oficial -léase la firma de los contratos, se realizará mañana martes.

Para Aleix Espargaró pasar a tener status de piloto de fábrica supone un nuevo paso adelante en su carrera deportiva. Y digo "un nuevo paso" porque a Aleix de momento es mejor no ponerle techo. Paso a paso -con alguno hacia atrás para coger carrerilla-, con mucho esfuerzo, ha ido abriéndose camino. No sé exactamente por qué, pero en su caso parece que todo le ha resultado más difícil que para el resto. Pero al final la perseverancia ha impuesto justicia: Aleix finalmente es piloto de fábrica. Es más, será la referencia de una fábrica como Suzuki.

El fichaje de Aleix Espargaró por Suzuki se fraguó durante el pasado GP de Alemania, pero el interés por el piloto de Granollers se remonta a principios de temporada. Si no recuerdo mal, ya en Argentina, Davide Brivio, mánager del futuro Team Suzuki de MotoGP, sondeó al mánager de Aleix. Fue una primera aproximación que se ha materializado, todo hay que decirlo, tras el "plantón" que Dovizioso le dio a Suzuki. El italiano era la primera opción, pero una vez descartado, la figura de Aleix estaba clara. Incluso por delante de pilotos como Cal Crutchlow, cuyo representante estuvo hasta última hora ofreciendo a su representado. Pero por trayectoria, actitud, proyección y experiencia, en Suzuki lo tuvieron muy claro.

El fichaje de Maverick Viñales es también un tema de convicción. En este caso, en Suzuki están más que seguros de la proyección de futuro de Maverick. Le tienen por el piloto con más futuro de la era post Márquez y por ello consideran un bingo el hecho de que Viñales haya aceptado subirse a su proyecto. Ambas partes mantuvieron varias reuniones en el pasado GP de Alemania, y nos consta que la sintonía fue muy buena; satisfacción por ambas partes. Confieso que la irrupción en escena de Sito Pons, desaconsejando vehementemente a su todavía piloto dar el salto a MotoGP con la poca experiencia que tiene y dentro de una proyecto por construir, haría recular a Viñales. Pero, por lo que nos han dicho desde Suzuki, no ha sido así.

Espargaró y Viñales en Suzuki, Márquez y Pedrosa en Honda, Lorenzo y Pol Espargaró en Yamaha... No, no vamos mal.

Comentarios