5. Julio 2012 - 9:00 | Jordi Hernández | Comparativas
Fotos: J.P. Acevedo / S. Díaz (Estudio)

Estaremos todos de acuerdo en que la mejor forma de aprender algo es poco a poco, tomándonos nuestro tiempo. El mundo de las dos ruedas no es ninguna excepción, de ahí que nuestro Gobierno haya ideado una serie de carnets que ayuden a los jóvenes conductores a ir ganando experiencia y a obtener los conocimientos necesarios para conducir un vehículo de dos ruedas de la forma más progresiva y eficaz posible. Obviamente, los fabricantes son los encargados de crear los vehículos con la especificaciones pertinentes para llevar a cabo el plan del Gobierno, algunos de ellos, con el prestigio y las garantías necesarias, como los que hoy os presentamos.

Motos para cada día
La llegada de la Honda NC 700 X ha revolucionado el segmento de las motocicletas englobadas en el carnet A2. Gracias a su tecnología, eficiencia y, sobre todo, a su asequible precio, la marca japonesa ofrece a todos los usuarios poseedores de este carnet la posibilidad de disponer de una motocicleta pensada para disfrutar de ella todos los días de la semana y que, además, de forma insólita, llega con un habitáculo para guardar un casco integral donde habitualmente se encontraría el depósito de combustible.

Hoy se enfrenta a la G 650 GS de BMW, posiblemente el modelo más económico y accesible de la firma bávara, que, al igual que la Honda, ha sido concebida para que sus usuarios no sólo disfruten de un vehículo económico y muy fácil de conducir, sino también de una moto práctica y funcional, perfecta para los desplazamientos diarios.

Ambos modelos se basan en una filosofía que permite calificarlas de trail-asfálticas ligeras. De las trail heredan su posición de conducción, y de las segundas, algunos elementos técnicos, como unas suspensiones y frenos pensados para rodar por carretera, y en especial, unos neumáticos que ofrecen su máximo agarre sobre asfalto.

Gracias a todo lo adquirido de las trail, tanto la NC-X como la GS resultan sumamente eficaces para desplazarse por ciudad. Al ser motocicletas de uso diario, es lógico que gran parte de su vida útil la pasen rodando por este medio, donde gracias a sus largas suspensiones, elevadas posiciones de conducción y anchos manillares se mueven como pez en el agua.

Plenas garantías
Ambas invitadas son motos muy sencillas, sin grandes complejidades, lo que les otorga una extraordinaria durabilidad y resistencia al uso. Son motos muy duras y fiables, pero al mismo tiempo, gracias a su extraordinaria facilidad de conducción, se muestran como las maestras perfectas con las que comenzar a aprender a dominar una motocicleta de mayor peso, potencia y prestaciones que aquellas a las que estaban acostumbrados los usuarios provenientes del carnet A1.

Para comenzar, en las dos nos sentiremos muy a gusto desde el primer momento, con una postura muy natural; sujetos en un ancho manillar que nos ayudan a controlarlas perfectamente y aposentados en unos asientos bastante estrechos que nos permiten llegar con facilidad al suelo a pesar de su considerable altura.

Comparativamente, la Honda resulta un poco más cómoda que su rival: su asiento es más acogedor y dispone de un mejor mullido, y su manillar, aunque elevado, se encuentra en una posición que nos permite relajar un poco más los brazos en marcha.

En ambos casos, desde el puesto de marcha no hay mucho que ver; las dos llegan con unos cuadros de instrumentos bastante sencillos en cuanto a diseño (el del la NC-X es completamente digital), aunque, eso sí, con la información necesaria para que no echemos nada en falta en nuestros desplazamientos.

Al ser más actual, la japonesa tiene un nivel de acabados algo mejor que su rival, con detalles más elaborados que presentan un aspecto algo más sofisticado.

Facilonas
Si hay que destacar una de sus virtudes, ésa será sin lugar a dudas su facilidad de manejo. No son motos muy pesadas, por lo que dominarlas no supone un problema excesivo, pero lo más destacable es la respuesta de sus motores, que, con unas potencias de 47 y 48 CV (la normativa del carnet A2 las limita a 35 kW), son lo bastante potentes para que disfrutemos de su conducción y, al mismo tiempo, lo suficientemente dóciles como para aprender con confianza. Hoy nos encontramos ante dos motores muy distintos. Por un lado, el monocilíndrico 4T LC DOHC 4V de la G 650 GS, que, como buen mono, tiene un tacto más rudo -deja notar las características pistonadas- y una respuesta especialmente interesante en bajos.

En el extremo opuesto se sitúa el bicilíndrico 4T LC SOHC 8V de la NC 700 X, una dulzura de motor con una respuesta muy progresiva y un funcionamiento tan extraordinariamente suave, que los conductores más expertos lo definen como un poco soso.

Como el resto de la moto, ambas mecánicas han sido diseñadas para proporcionar a sus propietarios las máximas facilidades, de ahí que las dos ofrezcan lo mejor de sí mismas en la parte baja-media del cuentavueltas. Esto nos permite disfrutar de un buen par que nos vendrá de maravilla tanto al circular por ciudad en tráficodenso como para disfrutar de una buena entrega de potencia en una revirada carretera de curvas.

Valorando el funcionamiento conjunto de motor, embrague y cambio, la NC 700 X nos ofrece el pack mejor conjuntado. El tacto de embrague es agradable y, con la precisión de su cambio, se engranan las marchas de forma perfecta y sin imprecisiones.

La G 650 GS es un poco más tosca en este aspecto. El comportamiento de la caja de cambios no está nada mal, pero la excesiva esponjosidad de su embrague hace que en ocasiones cueste encontrar, por ejemplo, el punto muerto.

En algo en lo que sí están completamente de acuerdo ambas mecánicas es en su bajo consumo, un dato importantísimo en motocicletas en las que dada su funcionalidad es fácil que realicemos un gran número de kilómetros sobre ellas.

En condiciones normales y con una conducción relajada, las dos pueden garantizarnos un consumo medio de 4,4 litros a los 100 km en la NC-X y 4,6 litros en la GS. Son cifras espectaculares, pues comparativamente no están muy alejadas de los cuatro litros de media que ofrecen algunos scooters de 125 cc, pero si además le sumamos la gran capacidad de sus depósitos de gasolina (de 14,1 litros en la Honda y 14 en la BMW), nos obsequiarán con una autonomía superior a los 300 km...

Bien pensadas
Otro de los aspectos que favorecen la conducción en nuestras invitadas es la buena elección de los elementos que forman su parte ciclo, que, como ya hemos dicho, se asemeja en muchos aspectos a la de una trail. Para comenzar dispondremos de un apartado de suspensión formado por componentes de gran recorrido que son capaces de absorberlo prácticamente todo. De las dos, quizás la más trail sea la BMW; sus suspensiones tienen un tarado un poco más blando de serie, por lo que en conducción por carretera suelen comprimir con bastante más facilidad. La Honda es más consistente en este sentido, se nota que su horquilla y amortiguador han sido diseñados específicamente para un uso carretera, mientras que en el caso de la G 650 GS se ha dejado un pequeño margen para que podamos circular con relativa comodidad (también con la ayuda de sus llantas de 19 y 17 pulgadas y sus gomas un poco más estrechas) por pistas forestales amplias y bastante llanas.

Pero como ya hemos dicho, esta dualidad en cuanto al comportamiento de las suspensiones se deja notar, sobre todo, en carreteras de curvas. La NC 700 X resulta más neutra y sumamente estable; su dirección pisa con firmeza y ofrece una sensación de mayor aplomo que la de su rival. Esto se debe en gran parte a que Honda ha seleccionado unos neumáticos y llantas más asfálticos, lo que se agradece a la hora de alcanzar grandes inclinaciones o en la entrada en curva.

Por su parte, la GS goza de una extraordinaria agilidad de movimientos. Puede que no disfrute de la misma sensación de estabilidad de su competidora, pero resulta bastante más rápida en los cambios de apoyo, y en ciudad goza de un radio de giro y ligereza que le permiten ratonear entre el tráfico con mayor desahogo.

La mejor frenada
Para los que quieran iniciar su período de aprendizaje de la forma más segura posible, ambos fabricantes ofrecen versiones con sistemas de frenada muy mejorados, a través de la incorporación de ABS en el caso de la BMW y ABS y CBS en el de la Honda.

La verdad es que es toda una garantía disponer de tan magníficos argumentos de seguridad en este tipo de motos, además de que el nivel de intrusión de los ABS en ambas es bastante bajo, por lo que podremos conducir a placer sin que éstos tiendan a alargar nuestra frenada innecesariamente.

Puestos a valorar la frenada sin la ayuda del ABS o el CBS, en el caso de la Honda observaremos que la NC 700 X ofrece un mejor mordiente en el eje anterior, gracias a la pinza de tres pistones y al disco de 320 mm seleccionados. En este mismo sentido, la GS peca de un poco de esponjosidad en su leva izquierda, lo que en cierto modo nos obliga a presionar con más fuerza para obtener los mismos resultados que en su rival.

El eje posterior está más igualado, incluso diremos que el freno trasero de la BMW nos sorprendió por su potencia y tacto, algo muy útil al maniobrar o la hora de timonear con el freno en las curvas.

Un muy buen detalle por parte de la G 650 GS es que el ABS se puede desconectar, lo que la convierte, sin lugar a dudas, en la mejor opción si, esporádicamente, debemos circular por montaña.

Buena valoración
A nuestro modo de ver, ambos fabricantes han llevado a cabo un muy buen trabajo con sus dos criaturas. A pesar de las diferencias, las dos pueden llevar a cabo la labor de motoescuela de forma ejemplar, ya que serán completamente capaces de ofrecernos todo lo necesario para que nuestra conducción progrese de forma espectacular en el mundo de las dos ruedas.

Lo mejor de todo es que, al ser tan distintas en muchos aspectos, la posibilidad de elección es mayor. Por un lado podremos disfrutar de la suavidad y dulzura de una motocicleta 100 % de carretera como la NC 700 X, y por otro, de una personalidad trail más agudizada con la G 650 GS.

Si me permitís una licencia, el que esto suscribe os aconseja que os hagáis con uno de los modelos aquí presentes, es decir, con ABS o C-ABS, en el caso de la Honda, pese a la diferencia de precio. Y es que a la hora de aprender todo cuenta y, sobre todo en esta etapa, la seguridad es lo que más importa. ¡Disfrutadlas!

BMW G650GS
Solo+

Facilidad de conducción
Respuesta motor bajos
Consumo medio
ABS
Solo -
Algunos acabados
Potencia frenada
Tacto embragu
Cómo va en…
Ciudad
Es muy ágil de dirección y tiene un radio de giro muy cerrado, por lo que logra colarse fácilmente entre el tráfico; además, el blando tarado de sus suspensiones se comporta de maravilla en el desgastado asfalto ciudadano.
Carretera
Como buena trail, se muestra muy fácil de conducir en este escenario; lo malo es que sus suspensiones son un poco blandas y en las frenadas fuertes ceden en exceso. Por otro lado, la llanta de 19 pulgadas anterior no ofrece toda la confianza que de ella se espera.
Autopista
Es cómoda, y aunque la protección aerodinámica no es su fuerte, a velocidades legales el conductor no sufre en exceso. El más perjudicado es su sencillo monocilíndrico, que en largos recorridos sufre un poco más que el propulsor de su oponente.

Honda NC 700 X
Solo +

Finura de funcionamiento
Espacio para el casco
Consumo medio
Frenada C-ABS
Precio
Solo -
Motor algo soso
Altura asiento
Cómo va en
Ciudad
Como su competidora, se muestra como una magnífica ciudadana, con un motor muy agradable de conducir y un respuesta inmediata. Su dirección no es tan ágil, pero de todos modos disfruta de una facilidad de maniobra excelente entre el tráfico.
Carretera
En carretera se siente como pez en el agua, nos ofrece una estabilidad increíble y su equilibrada parte ciclo nos lo hará pasar en grande por carreteras muy reviradas. Además, disfruta de la mejor frenada del comparativo.
Autopista
La posición de conducción es sumamente relajada; brazos y piernas quedan perfectamente colocados. Todo esto, unido al exquisito funcionamiento de su motor, nos permitirá realizar un gran número de kilómetros sin ni siquiera inmutarnos.

Artículo publicado en la revista Solo Moto número 1874
Si quieres el número, puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones
 

Más información

BMW G 650 GS: Genial y Sencilla

28.02.2011 | Pruebas
Con esta puesta al día, podríamos hablar de la BMW G 650 GS como una moto nueva debido a la gran cantidad de novedades que aporta sobre el modelo anterior.
 

Comentarios