30. Marzo 2010 - 1:00 | Jordi Aymamí | Comparativas
Fotos: Juan Pablo Acevedo
Imagen de Jordi Aymamí
La nueva Kawasaki Z 1000 ha revolucionado el sector de las grandes naked deportivas, con su potente motor de casi 140 CV y con una estética de rompe y rasga. Si el anterior modelo ya se caracterizaba por un look agresivo y deportivo, la 2010 va un paso más allá, con un diseño digno de un Transformer, con unos plásticos que parecen un ordenado puzzle, lleno de ángulos y cargando mucho estéticamente el frontal, una solución que ya adoptó la Moto del Año de la SWA en 2008, la Honda CB 1000 R, su principal rival a batir. Ésta, sin embargo, prefiere la armonía y la suavidad de líneas, que sin perder la imagen de deportividad, transmiten al mismo tiempo elegancia. Buscando sus avatares en coches deportivos, la Z 1000 podría ser un Lamborghini Reventon, y la CB 1000 R, un Aston Martin Vanquish.

En los dos casos se pone especial énfasis en los acabados y equipamiento, empezando por la pintura, en ambas con un ligero metalizado, y siguiendo por la exquisita terminación de estriberas y manillares (anodizados), las ópticas delanteras y los pilotos por leds, o las instrumentaciones totalmente digitales. En ninguno de los dos casos, nadie podrá quejarse al respecto.

Técnicamente, los conceptos son muy similares, pero varían en dos puntos importantes, que a la postre definirán sus comportamientos: el chasis, un doble viga en aluminio para la Kawasaki, con el amortiguador en posición casi horizontal para centrar masas; en la Honda, el bastidor, si bien también es de aluminio, se trata de un monoviga central. Y el otro aspecto donde se diferencian es en los motores, el de la CB está derivado del de la CBR 1000 RR, y por tanto, es compacto y ligero, con una potencia rebajada hasta los 120 CV. En la Kawasaki, sin embargo, el propulsor es una evolución del anterior modelo, con una arquitectura más clásica y más voluminosa (y pesada). El aumento de cilindrada lo ha llevado hasta los 138 CV, pero especialmente lo ha llenado a medio régimen, que era lo que más necesitaba la naked de Akashi. La Z 1000 de 2010 es una moto totalmente nueva, pero ¿suficiente como para batir la Honda?

Para lucirse

Como hemos comentado, en cuanto a diseño y estilo son muy distintas, pero ambas crean expectación. Entre el público más joven, la Kawasaki, con su aspecto más manga, es la que más mola. Para los atrevidos hay un asiento opcional que imita la piel de serpiente. Los más maduros prefieren la elegancia de la Honda, que en el brillante color blanco atrae muchas miradas. Circulando con ellas en distintas ocasiones por Barcelona me sentí centro de muchas miradas y también de algunos comentarios a pie de semáforo: “¡Jo, qué guapa!”, me dijo un chaval respecto a la Z 1000. “La línea es realmente preciosa, una pasada”, comentó un usuario de un Scoopy 300 acerca de la CB 1000 R.

En su vida del día a día, la ergonomía de la Honda está fuera de toda duda: tanto estriberas como manillar o asiento caen en el lugar preciso y se llega al suelo con ambos pies sin esfuerzo. En la Kawasaki, el estudio ergonómico para la versión 2010 ha sido profundo, y la nueva Z 1000 está a un nivel similar al de la Honda, con un asiento que ya no es una piedra como antes y que tiene unas asas para el pasajero integradas en el colín, como en la CB. Tan sólo una superior altura de asiento y el elevado depósito (debido al gran motor y a los tubos del chasis) la sitúan algo por detrás.

En uso urbano se defienden más que bien, por su comentada ergonomía, la suavidad general y el par motor de sus propulsores. La Honda se mueve con mayor soltura gracias a sus 30 kg menos, su volumen algo inferior y a que su radio de giro es también menor, lo que le permite maniobrar con mayor agilidad, tanto en parado como a baja velocidad. No obstante, con la Kawasaki tampoco será ningún problema desplazarse a diario por la urbe.

Con pasajero, ninguna destaca especialmente, ya que los asientos son justos: sólo para desplazamientos cortos o medianos. Por lo menos, las dos tienen asas para el de atrás…

Son deportivas

En el banco de potencia, las dos han registrado excelentes cifras. La Kawasaki, casi calcando con 137 CV la potencia anunciada, y la Honda, con 127 CV reales, ha entregado 7 CV más de los declarados, y ambas superan los 10 kgm de par motor, casi al mismo régimen.

Las curvas de potencia son de manual, y casi idénticas hasta el final, donde la Kawasaki saca sus genes de carreras y logra esa diferencia de 10 CV, y 5 décimas más de par.

En autopistas y a velocidades legales van realmente sobradas para sus motores y chasis. No existen prácticamente vibraciones (en la Z 1000, la adopción de un segundo eje de equilibrado ha sido definitivo), los asientos no son piedras y las máscaras de los faros llegan a desviar algo el aire de la marcha.

Sin embargo, si queremos disfrutar de sus cualidades al máximo, deberemos ir a carreteras de curvas. El comportamiento de cada una es distinto, y no es tanto por la geometrías ni la distancia entre ejes, bastante similares, como por el reparto de pesos y las suspensiones.

En la Kawasaki se trabajó muy profundamente en el reparto de pesos para conseguir la manejabilidad que no tenía, y la verdad es que el que haya probado una de las versiones anteriores y se monte por primera vez en la 2010, alucinará. La Z 1000 es ahora ágil y entra bien en curva, cosa que no podía decirse de la anterior. Te parece de lo mejor en este sentido, si quitamos excepciones como la KTM Superduke o la Triumph Speed Triple, pero la Honda aún lo es más y entra en curvas con la mayor facilidad posible. También sale de ellas menos abierta que la Z 1000, y posiblemente se trata más de un tema de inercias que de geometrías, que hemos comentado que son parecidas. Por su parte, el aplomo de la Kawasaki parece superior, en especial la horquilla delantera funciona muy bien. La CB viene con unos ajustes de suspensión bastante blandos, lo que da cierta sensación de imprecisión, en especial de la horquilla al frenar fuerte. Requeriría una precarga de muelle más fuerte, en especial en la horquilla, con el consiguiente ajuste de extensión hidráulica. En general, la Kawasaki copia mejor el terreno, aunque en conducción muy fuerte, el amortiguador trasero parece desbordado.

Poco más hay que comentar de los motores, dos delicias. En los dos casos hay potencia y par de sobra, aunque la Z 1000 ofrece un extra, con un rugido de admisión muy trabajado (las tomas que hay en el depósito buscan más el rugido de la admisión que un beneficio en potencia). Por el contrario, y debido a las mayores inercias internas, retiene mucho al cortar gas, a veces bruscamente. Las transiciones abrir-cerrar en la CB son más suaves.

Los cambios están bien escalonados, aunque en ambas cuesta encontrar el punto muerto en parado; cosa, por otro lado, frecuente en motos deportivas. Los frenos están a la altura de la situación. La potencia es la necesaria en una moto de estas características y el tacto no es brusco como en las hiperdeportivas. Puestos a afinar, nos gusta un poco más el de la Z 1000 por su mayor mordiente inicial. En la Honda es necesario apretar algo más la maneta.

En definitiva, dos motos que de manera distinta buscan un mismo objetivo: ser atractivas, excelentes deportivas y, al mismo tiempo, fáciles de llevar. Y lo consiguen, cada una destacando en diferentes apartados: la Honda, en su agilidad y facilidad de ser conducida; la Kawasaki, por su potencia, agresivo diseño y aplomo en curvas.

¿Desbancará la Kawasaki a la CB 1000? Argumentos no le faltan… aunque a la Honda tampoco.

 

KAWASAKI

Solo +
-Motor potente y lleno
-Agilidad
-Suavidad
-Estéticamoderna e impactante

Solo -
-Visibilidad instrumentación mejorable
-Espacio para el pasajero
-Nerviosismo al límite

 

HONDA

Solo +
-Suavidad impresionante
-Facilidad de uso
-Instrumentación completa
-Comodidad

Solo -
-Motor muy plano
-Visibilidad instrumentación al sol
-ABS opcional con frenada integral

 

CÓMO VA EN…

KAWASAKI

CIUDAD
Aunque no se trata de una moto excesivamente ligera, la nueva ergonomía permite moverla con cierta facilidad en ciudad.

CARRETERA
La agilidad de la Z 1000 ha pasado de ser un problema a una virtud, y la nueva naked es realmente ágil y divertida. El nuevo motor, más lleno, también ayuda.

AUTOPISTA
Las vibraciones se han reducido al mínimo, la moto es cómoda y va sobradísima de motor. El único que no lo pasará tan bien es el pasajero, con poco espacio.

 

CÓMO VA EN…

HONDA

CIUDAD
Estrecha y bastante ligera, tiene un más que razonable ángulo de giro con el que se desenvuelve bien en la urbe.

CARRETERA
Fácil como… una Honda. Una moto con la que casi cualquiera puede ir deprisa con suma facilidad, en cualquier carretera.

AUTOPISTA
Sin problemas de ningún tipo a velocidades legales. No hay vibraciones, la posición es confortable y el viento no molesta.

 
 
EQUIPAMIENTO

KAWASAKI

n Indicador de nivel de gasolina

n Indicador de nivel de reserva

n Chivato de reserva

n Velocímetro digital

n Tacómetro digital

n Reloj horario

n Odómetro parcial doble

n Indicador temperatura del refrigerante

✖ Indicador temperatura ambiente

✖ Warning

✖ Ordenador de a bordo

✖ Cronómetro

✖ Indicador de velocidad insertada

✖ Avisador de régimen máximo

n Antirrobo electrónico

✖ Pantalla regulable

✖ Manillar regulable

✖ Asiento regulable

n Asientos separados

✖ Respaldo

✖ Regulación maneta embrague

n Regulación maneta freno

✖ Estriberas regulables

✖ Estriberas conductor con goma

✖ Estriberas pasajero con goma

n Asas para pasajero

✖ Asa para colocar caballete

✖ Guanteras

n Hueco para antirrobo

n Ganchos para pulpos

✖ Maletas

✖ Caballete central

● Tapa de colín

✖ Amortiguador dirección

● ABS

✖ Freno combinado

n Disponible ✖ No disponible ● Opcional

 

EQUIPAMIENTO

HONDA

n Indicador de nivel de gasolina

n Indicador de nivel de reserva

n Chivato de reserva

n Velocímetro digital

n Tacómetro digital

n Reloj horario

n Odómetro parcial doble

n Indicador temperatura del refrigerante

✖ Indicador temperatura ambiente

n Warning

✖ Ordenador de a bordo

✖ Cronómetro

✖ Indicador de velocidad insertada

✖ Avisador de régimen máximo

n Antirrobo electrónico

✖ Pantalla regulable

✖ Manillar regulable

✖ Asiento regulable

n Asientos separados

✖ Respaldo

n Regulación maneta embrague

n Regulación maneta freno

✖ Estriberas regulables

✖ Estriberas conductor con goma

✖ Estriberas pasajero con goma

n Asas para pasajero

✖ Asa para colocar caballete

✖ Guanteras

n Hueco para antirrobo

n Ganchos para pulpos

n Maletas

✖ Caballete central

● Tapa de colín

✖ Amortiguador dirección

● ABS

● Freno combinado

n Disponible ✖ No disponible ● Opcional

 

Artículo publicado en el numero 1764 de la revista Solo Moto
Si quieres el número, puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones

Comentarios de Facebook