14. Enero 2008 - 15:07 | solomoto.es | Pruebas
La manejabilidad de una moto de off-road, unida a la efectividad de una parte ciclo de asfalto, es un cóctel realmente efectivo en carreteras muy reviradas. Ya en las carreras en cuesta de principios de los ochenta, la moto perfecta para este tipo de competiciones era una moto de cross con motor de dos tiempos, con suspensiones, llantas y frenos de una superbike de calle. ¡Y no había quien las pillara!

Unos cuantos años más tarde, ese estilo pervive, pero se civiliza en motos como la XTX o la Strada. Ya dotados de motores monocilíndricos de cuatro tiempos

Comentarios de Facebook