6. Diciembre 2007 - 19:05 | solomoto.es | Pruebas
Lejos han quedado ya los tiempos en que comprarse una Ducati era hacer un voto de confianza ciega en una moto que posiblemente no era tan fiable como los productos japoneses. A día de hoy Ducati responde a adjetivos como deportividad o personalidad, pero también a calidad y exclusividad. Cambiar esa mala fama no ha sido fácil y han realizado un inmenso trabajo por parte de un equipo humano con recursos mucho más limitados que otras grandes marcas. Les ha costado lo suyo, pero ahora las Ducati son 100 % fiables y su mantenimiento se ha reducido un 50 %, lo que siempre es una alegría para el bolsillo.

Siempre fieles a sus ideas, en Ducati han decidido volver a intentar con su nueva 848 el abordaje a los corazones más escépticos. Cogiendo como base la ya conocida y exitosa 1098 se ha decidido dar la posibilidad de disfrutar de todas las sensaciones de una SBK pero con una potencia más que suficiente para la mayoría de los mortales, 134 CV. Para ello se ha empleado toda la parte ciclo de la 1098 pero equipándola con un nuevo motor más racional y ameno.

Los cambios no se han limitado a reducir la cilindrada y en consecuencia la potencia, el peso ha sido uno de los objetivos prioritarios a batir. Con cinco kilos menos que su hermana mayor, la 848 promete esa ligereza que se le exige a una supersport, quedando su peso en 168 kg en seco. Esto se ha logrado con un nuevo proceso de fabricación de los cárteres

Comentarios de Facebook