5. Diciembre 2007 - 15:21 | solomoto.es | Pruebas
De nuevo con vosotros y desde el fantástico circuito Ascari, situado en los alrededores de Ronda, tierra de históricos bandoleros, me encuentro con una nueva creación deportiva de BMW que esconde grandes novedades y sorpresas.

Después de haber sacado al mercado hace ya tres años la primera HP2 de enduro, y pasando por la Megamoto de supermotard, aparece una versión de carretera y circuito derivada de la R 1200 S y la experiencia de la moto que actualmente compite en el Mundial de Resistencia. En esta nueva deportiva se han conseguido resultados extraordinarios que ofrecen un comportamiento deportivo del máximo nivel.

De la R 1200 S se ha aprovechado no sólo la base física de la moto, sino la experiencia acumulada de los años de competición en el campeonato Boxer Cup. Se han basado en tres premisas básicas para desarrollar esta moto: aligerar el conjunto, aumentar la potencia sin perder fiabilidad y conseguir una configuración deportiva de gran rendimiento. Todo ha sido mejorado, lo único que queda intacto es el sistema de suspensión EVO Paralever, Telelever y el árbol cardán, que ya están sobradamente probados y desarrollados.

De todos los cambios realizados, el más sorprendente es la nueva configuración de las culatas. Éstas han sido rediseñadas para alcanzar un mayor régimen de revoluciones. Para ello se montan dos árboles de levas en culata (DOHC) accionadas por cadena, con válvulas realizadas con una nueva aleación denominada Nimionic, que disipa mejor el calor. Están accionadas por un balancín muy ligero. Con esta configuración, el motor es capaz de alcanzar las 9.500 revoluciones en un plis. Las cuatro válvulas dispuestas radialmente permiten obtener una cámara de combustión más compacta, aunque para ello se ha debido prescindir de la segunda bujía.

Un detalle diferente es que los árboles de levas, de disposición horizontal, accionan independientemente una válvula de admisión y de escape, en lugar de accionar cada uno de ellos las dos de escape y las dos de admisión. Para obtener un mayor flujo de gases se ha aumentado el diámetro de las válvulas hasta alcanzar los 39 mm las de admisión y 33 mm las de escape. También se han optimizado los conductos de admisión. El accionamiento por balancín funciona igual que en los motores K 1200, con una cuña sobre la válvula.

El nuevo look exterior de las culatas es espectacular. Con una tapa de carbono y una lámina de plástico fácil de cambiar por si las rozas por el asfalto. En cuanto a los pistones, ahora forjados, son más ligeros y resistentes; la carrera permanece intacta pero las bielas han sido adaptadas para dichos pistones. Para que el motor trabaje sin problemas de calentamiento, se han dispuesto dos radiadores de aceite en paralelo situados en la parte frontal de la cúpula. Asimismo, se ha optimizado el enfoque del flujo de aire hacia los mismos.

El escape 2 en 1 de acero inoxidable ahora pasa por debajo del motor, para permitir una mayor distancia libre al suelo, lo que significa mayores ángulos de inclinación en circuito, sin que roce nada el asfalto. Además, monta una válvula parcializadora de escape, para poder pasar la pertinente homologación de la Euro 3 en cuanto a nivel sonoro, novedad también para BMW. También monta catalizador y sensores de oxígeno

Comentarios de Facebook