1. Diciembre 2007 - 20:28 | solomoto.es | Noticias
En nuestro reciente viaje a Japón con motivo de la presentación mundial de las Yamaha R6 y Tmax, tuvimos la suerte de visitar el museo de la historia de Yamaha, el Communication Plaza. Un largo viaje de más de 14 horas de avión, bien merecía aprovechar el tiempo al máximo.

La visita al museo se completaba con la proyección de un vídeo sobre el compromiso adquirido por Yamaha desde 1990 sobre el proceso de creación de una moto, de crear Kando. En Yamaha dejaron claro que tras cada una de sus motos, existe la filosofía que busca hallar el equilibrio entre los aspectos económicos, sociales y ecológicos y las expectativas creadas en el futuro cliente. El impacto social y el respeto por el entorno son básicos.

Sin embargo, para muchos de vosotros, lo más importante, lo que más os agradará, filosofías aparte, será el admirar motos que han hecho historia. Aquí se pueden contemplar motos de carreras, motos de serie, un coche, un fórmula 1 y hasta un helicóptero experimental o un planeador impulsado por fuerza humana. Vamos allá.

El Communication Plaza se compone de tres plantas. En el hall hallamos una primera parte de su exposición, con los modelos hito de su historia. Así se pueden ver su primera moto de nieve, su primer automóvil deportivo, su primera moto, su primera embarcación y su primer helicóptero teledirigido para tareas de reconocimiento. También se exhiben los modelos de la gama actual de motos y scooters; esta zona es la que, lógicamente, más cambios experimenta año tras año.

También se halla una zona reservada al merchandising Yamaha, donde se pueden encontrar desde miniaturas de motos hasta sudaderas, llaveros, pins o modelos a escala para montar. No faltan los simuladores virtuales de conducción moto; así puedes pilotar virtualmente, pero sentado en una moto de verdad, una Yamaha R1 o una gran custom XV 1900, o incluso la YZR 500 de Max Biaggi. En esta ocasión se habilitó un espacio especial en recuerdo al recientemente fallecido Norick Abe; emocionaba ver su moto rodeada de flores y de firmas.

En la segunda planta se concentran las motos más importantes de su historia, tanto de competición como de serie. En perfecto estado de revista se pueden contemplar las 500 2T de Kenny Roberts padre o el primer scooter Yamaha. La variedad está servida. También en esta planta se ha habilitado una librería, para consultar revistas y libros que hablan acerca de la marca de los diapasones. La tercera planta se reserva para el bar y las salas de convenciones.

(El reportaje entero puede leerse en Solo Moto número 1642)

Comentarios de Facebook