29. Noviembre 2007 - 12:50 | solomoto.es | Noticias
De los 20,3 millones de motos producidas por el póquer de ases japoneses (Honda, Yamaha, Suzuki y Kawasaki) en 2006, sólo 1,8 millones fueron fabricadas realmente en el país del sol naciente.

Con este hecho, la industria motera de Japón demuestra que ya se ha adaptado totalmente a las nuevas tendencias de la producción mundial, que no sólo afectan al sector de las dos ruedas sino a los productos manufacturados en general. Y es que las marcas japonesas, que se mantienen como principal productor mundial de motos con el 46 % del total, han sido también punteras en adaptarse a la evolución del mercado internacional. De esta forma han logrado mantener su cuota de producción a pesar de la creciente competencia provocada porque numerosas empresas locales o nacionales han visto un filón en la posibilidad de trasladar sus fábricas a países emergentes.

En este marco, China se ha convertido ya en el principal país productor de motocicletas y scooters, con un total de 21,44 millones de unidades fabricadas en 2006. India, con 8,38 millones, e Indonesia, con 4,46 millones, son los otros países favoritos para deslocalizar fábricas. Los productores no son ni chinos, ni indios, ni indonesios, pero es en estos países donde se centra buena parte de la producción de fabricantes de todo el mundo.

Con todo ello, no es de extrañar que más del 90 % de motocicletas producidas en 2006 fueran fabricadas en un país asiático. No en vano, Asia es también el principal consumidor de vehículos de dos ruedas con un total de 32,91 millones de motos vendidas en 2006. Le sigue Sudamérica, con 2,75 millones frente a los 2,47 de Europa y los 1,85 de América del Norte.

Los movimientos del mercado internacional, sin embargo, no afectan sólo a Asia, sino que los percibimos muy de cerca en los países europeos. En Francia, por ejemplo, son precisamente las marcas exóticas de China, Taiwán o Corea las que están permitiendo al sector minimizar las caídas de ventas. Si hace unas semanas Anesdor anunciaba un estancamiento del crecimiento del sector en España, en Francia ya hace varios meses que las ventas registran ligeros descensos. Para los franceses no es nuevo, y mientras estas caídas sean de un 3,9 % en las grandes cilindradas y del 1,7 % en las motos más pequeñas como ocurrió el pasado septiembre, los datos se consideran positivos.

Volviendo a Francia, si sumamos las ventas de los constructores exóticos más conocidos, como Daelim, SYM o Baotian, nos encontramos con cuotas de mercado del 25 %.

Comentarios de Facebook